Llu­via de sor­pre­sas: Gatlin, Gu­li­yev, per­dió Mo Fa­rah...

Los Mun­dia­les de Lon­dres de­ja­ron re­sul­ta­dos ines­pe­ra­dos

AS (Las Palmas) - - Atletismo - JUAN­MA BELLÓN /

Los Mun­dia­les de Lon­dres, que ter­mi­na­ron ayer, se­rán re­cor­da­dos co­mo los de la llu­via de sor­pre­sas. Bolt per­dió en 100 me­tros con Gatlin y se le­sio­nó, un blan­co co­mo Gu­li­yev ga­nó en 200, Fa­rah per­dió. Es­tos fue­ron los gran­des bom­ba­zos ines­pe­ra­dos:

Usain Bolt, des­tro­na­do y le­sio­na­do. Ni el guión más cruel ha­bría si­do así. Usain Bolt se des­pe­día del atle­tis­mo con una de­rro­ta en 100 me­tros an­te Gatlin, su eterno ri­val. El Re­lám­pa­go bus­có re­den­ción en 4x100 y se en­con­tró con una le­sión en la úl­ti­ma rec­ta de su vi­da. Tre­men­do. Ade­más, Gran Bre­ta­ña ga­nó el oro. Nun­ca pa­só.

Edris ter­mi­nó con el ‘Mo­bot’ de Fa­rah. El ges­to que ha­ce Mo Fa­rah cuan­do ga­na (dos ma­nos en la ca­be­za) se co­no­ce con el Mo­bot. El bri­tá­ni­co na­ci­do en So­ma­lia lo ha­bía he­cho de ma­ne­ra inin­te­rrum­pi­da des­de 2012, cuan­do en Lon­dres hi­zo do­ble­te de 5.000 y 10.000. Des­pués ven­drían más do­ble­tes en gran­des even­tos. Ayer as­pi­ra­ba al sex­to si ga­na­ba en 5.000, pe­ro el etío­pe Edris se cru­zó en su ca­mino y le hi­zo el Mo­bot.

Gu­li­yev, el blan­co que tum­bó a Van Nie­kerk en 200. Ra­mil Gu­li­yev, na­ci­do en Azer­bai­yán y na­cio­na­li­za­do tur­co, fue el sor­pren­den­te ga­na­dor de la fi­nal de 200 me­tros en la que Van Nie­kerk as­pi­ra­ba al do­ble­te de Mi­chael John­son (200 y 400), pe­ro Gu­li­yev se cru­zó en su ca­mino y se con­vir­tió en el se­gun­do blan­co de la his­to­ria que ga­na el 200 tras Ken­te­ris. En ese do­ble hec­tó­me­tro se dio el ca­so Mak­wa­la, no una sor­pre­sa pe­ro sí una si­tua­ción su­rrea­lis­ta.

Co­burn ba­te a Áfri­ca en obs­tácu­los. Em­ma Co­burn, de Boul­der (Co­lo­ra­do), se lle­vó la vic­to­ria en la fi­nal fe­me­ni­na de 3.000 obs­tácu­los por de­lan­te de las afri­ca­nas. Pa­ra que el pú­bli­co que­da­se más oji­plá­ti­co, otra es­ta­dou­ni­den­se co­mo Fre­richs se lle­vó la pla­ta. Ke­nia só­lo ca­zó el bron­ce con Jep­ke­moi. Kip­koech, cuar­ta se pa­só una ría de lar­go.

Pear­son ba­te a Ha­rri­son, la plus­mar­quis­ta mun­dial.

La aus­tra­lia­na Sally Pear­son fue cam­peo­na olím­pi­ca de 100 va­llas en Lon­dres 2012 y lue­go se des­tro­zó un bra­zo y pa­só un cal­va­rio de le­sio­nes. Es­ta­ba re­cu­pe­ra­da pa­ra la éli­te en 2017, lo que no pen­só es en que de­rro­ta­ría a la es­ta­dou­ni­den­se Ken­dra Ha­rri­son, la plus­mar­quis­ta mun­dial (12.20), que ni si­quie­ra subió al po­dio en Lon­dres. Pear­son gri­ta­ba y Ha­rri­son llo­ra­ba.

Kars­ten War­holm, un oro pa­ra No­rue­ga. Kars­ten War­holm en­tró en la fi­nal de 400 va­llas co­mo un si­len­cio­so es­can­di­na­vo de 21 años y aca­bó co­ro­na­do con un cas­co de vi­kin­go co­mo cam­peón del mun­do por de­lan­te del tur­co-cu­bano Co­pe­llo y de Ke­rron Cle­ment, el cam­peón olím­pi­co. War­holm ru­gía.

Bos­se se ju­gó to­do a do­ble o na­da. El fran­cés Pierre-Am­broi­se Bos­se es un gran afi­cio­na­do al ca­sino y se ju­gó to­do al ro­jo en la fi­nal de 800 con un ata­que le­ja­ní­si­mo, ca­si sui­ci­da. Pe­ro la es­tra­te­gia le sa­lió per­fec­ta y se col­gó la me­da­lla de oro por de­lan­te de Kszc­zot y Bett. “To­da­vía es­toy en la lu­na”, de­cía el de Nan­tes, que sue­le ha­blar con su ga­to. Un per­so­na­je.

EL ‘MO­BOT’ CAM­BIÓ DE DUE­ÑO. Muk­tar Edris ha­ce el ges­to tí­pi­co de Fa­rah tras ba­tir­le en 5.000.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.