Esos dos pe­nal­tis de Ser­gio Ra­mos...

AS (Las Palmas) - - Tema Del Día -

An­da­mos tan so­bra­dos que ya has­ta sa­be mal un 3-3 en San Pe­ters­bur­go an­te Ru­sia. Y se en­tien­de, por­que fue un par­ti­do feí­llo, aun­que ha­brá que ad­mi­tir­lo co­mo al­go na­tu­ral, da­do lo que hay. Y lo que hay es que una vez cla­si­fi­ca­dí si­mos (mien­tras ve­mos có­mo Ita­lia se que­da fue­ra) y tras go­lear a Cos­ta Ri­ca, es­te par­ti­do no po­nía mu­cho a na­die. Lo­pe­te­gui tra­tó de sa­cu­dir el am­bien­te con cier­tos al­bo­ro­tos en la ali­nea­ción, ya de sa­li­da y con los cam­bios, y has­ta en el sis­te­ma, que fue evo­lu­cio­nan­do du­ran­te el par­ti­do, en una es­pe­cie de ejer­ci­cio de geo­me­tría va­ria­ble. Días así sir­ven pa­ra pro­bar co­sas ra­ras, da­do que el equi­po ya es­tá he­cho. La no­ti­cia de la no­che fue­ron los dos go­les de pe­nal­ti trans­for­ma­dos por el ca­da día más po­pu­lar Ser­gio Ra­mos. No es nor­mal que a na­die le piten dos pe­nal­tis fue­ra de ca­sa. Que eso nos ocu­rra su­po­ne que ya se nos mi­ra en se­rio, y más si son co­mo los de ayer. Mu­chos se ex­tra­ña­ron de que los ti­ra­ra Ser­gio Ra­mos. Car­gan so­bre él el re­cuer­do de aquel del Ba­yern en la tan­da y el de Croa­cia, de con­se­cuen­cias des­di­cha­das, pe­ro na­da le res­ta atre­vi­mien­to. Ya se vio con el ‘pa­nen­ka­zo’ en la tan­da an­te Portugal. Su pro­me­dio (5 me­ti­dos y 2 fa­lla­dos en par­ti­do, 2 y 1 en tan­das, sal­vo error u omi­sión, o sea, 7-3 en to­tal) no des­ta­ca ni por bueno ni por ma­lo. Mien­tras, se va com­ple­tan­do la re­la­ción de mun­dia­lis­tas. Di­na­mar­ca se me­tió ayer, go­lean­do 1-5 en Ir­lan­da. En las pró­xi­mas ho­ras se sa­brán los dos úl­ti­mos, que sal­drán del Aus­tra­lia-Hon­du­ras y el Pe­rú-Nueva Ze­lan­da. Mien­tras, si­gue vi­va la con­vul­sión por la au­sen­cia de Ita­lia, ese clá­si­co que no fal­ta­ba des­de el 58. Co­mo de­cía Maldini (el nues­tro) al fi­nal de la trans­mi­sión, dan­do por sen­ta­do que el uso de ra­zón fut­bo­lís­ti­ca lle­ga a los diez años, na­die que ten­ga me­nos de se­ten­ta sa­be lo que es un Mun­dial sin Ita­lia. Allí to­do es llan­to y cru­jir de dien­tes. No qui­sie­ra es­tar en la piel de Ven­tu­ra. No ima­gino dón­de po­drá es­con­der­se pa­ra es­ca­par de es­to.

“...NA­DIE QUE TEN­GA ME­NOS DE SE­TEN­TA SA­BE LO QUE ES UN MUN­DIAL SIN ITA­LIA”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.