Ma­né, con un hat-trick, hi­zo añi­cos al Oporto

Arra­só el Li­ver­pool. Jo­sé Sá fa­lló en el pri­mer gol red

AS (Las Palmas) - - Oporto-liverpool - JA­VIER MAR­TÍN

De­ma­sié pa­ra el Oporto. Una tri­tu­ra­do­ra pa­só por el es­ta­dio de los dra­go­nes (ejem). Los dra­go­nes fue­ron arra­sa­dos por un Li­ver­pool po­de­ro­so, in­ten­so, de prin­ci­pio a fin. Mar­có cin­co go­les y de­jó acla­ra­da la di­fe­ren­cia en­tre el ac­tual cam­peo­na­to in­glés y el por­tu­gués y, si se apu­ra el res­to. Y es­te Li­ver­pool ex­plo­si­vo ni si­quie­ra fi­gu­ra en las qui­nie­las pa­ra ga­nar la Cham­pions.

La vo­lun­tad, la ilu­sión del Oporto du­ra­ron unos mi­nu­tos, los que tar­da­ron Ma­né, Sa­lah y Fir­mino en ha­cer de las su­yas. El plan­tea­mien­to del equi­po lo­cal de pre­sio­nar so­bre la de­fen­sa, la par­te más dé­bil -es un de­cir- del Li­ver­pool se des­mo­ro­nó en cua­tro mi­nu­tos, del 25 al 29, cuan­do los in­sa­cia­bles Ma­né y Sa­lah mar­ca­ron sus go­les, el pri­me­ro con cier­ta ayu­da del por­te­ro Sá, el sus­ti­tu­to de Ca­si­llas, que veía des­de el ban­qui­llo el des­a­gui­sa­do que se ave­ci­na­ba. Es di­fí­cil pre­sio­nar cuan­do atrás hay un fe­nó­meno co­mo Van Djik que po­ne el ba­lón a los pies de un de­lan­te­ro co­lo­ca­do a 50 me­tros, na­da que ha­cer.

La con­sis­ten­cia gru­pal del Oporto du­ró po­co por­que el Li­ver­pool nun­ca se sin­tió ame­na­za­do. Los agui­jo­na­zos de Brahi­mi se pro­du­cían de­ma­sia­do le­jos del área y la po­ten­cia fí­si­ca de Ma­re­ga lan­gui­de­cía con el dis­cu­rrir de los mi­nu­tos. Otá­vio, es ver­dad, es­tu­vo a punto de abrir el mar­ca­dor pe­ro el Li­ver­pool iba ha­cién­do­se con el cam­po, im­pe­tuo­so, ex­plo­si­vo, in­sis­ten­te.

Es cier­to que en su ím­pe­tu -ata­ca has­ta con seis hom­bre­sel equi­po in­glés se ol­vi­da de su por­te­ría, pe­ro pa­ra apro­ve­char esos agu­je­ros ha­ce fal­ta una de­ter­mi­na­ción que el Oporto ha­bía per­di­do con los mi­nu­tos. Pa­ra de­ses­pe­ro de Klopp, sus de­lan­te­ros se per­mi­tie­ron al­gu­na fri­vo­li­dad que im­pi­die­ron ir­se al des­can­so con un mar­ca­dor más fa­vo­ra­ble.

El se­gun­do tiem­po se ini­ció con la mis­ma idea del Oporto, pre­sio­nar y pre­sio­nar, pe­ro aún con peo­res fru­tos. A los ocho mi­nu­tos Ma­né ya mar­có el ter­ce­ro. El téc­ni­co lo­cal sa­có la ban­de­ra blan­ca a fal­ta de me­dia ho­ra pa­ra aca­bar: qui­tó a Brahi­mi, el úni­co que ha­cía al­go ofen­si­va­men­te. Lo peor es que que­da­ba me­dia ho­ra de jue­go y a Klopp no le gus­ta bai­lar, con el bai­le se pier­de tiem­po, se mar­ca el pa­so, y el Li­ver­pool no jue­ga al pa­so, jue­ga al tro­te, a ve­lo­ci­dad de vér­ti­go, sin mi­rar el mar­ca­dor. Así que ca­ye­ron dos go­les más. Has­ta cin­co.

EL SE­GUN­DO DE SUS TRES. Ma­né ba­te a Jo­sé Sá, que ha­bía des­pe­ja­do un re­ma­te. Era el 0-3 del Li­ver­pool, que ha­ría dos más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.