Siem­pre te que­da­rá la te­le­vi­sión

AS (Las Palmas) - - Las Palmas - PABLO CHE­CA ■

Se me ocu­rren va­rios es­ce­na­rios más generosos con el te­dio que las sa­las de es­pe­ras de los ae­ro­puer­to cuan­do tu avión van con re­tra­so. Por eso, la ale­gría es do­ble cuan­do, ha­cia el mis­mo des­tino que tú, vue­lan per­so­nas que co­no­ces, que siem­pre te son­ríen, se te acer­can, te sa­lu­dan con gus­to. Y ha­blar con ellos, cla­ro, es un pla­cer. Él es abo­na­do de to­da la vi­da, su­fre con su equi­po co­mo el que más, pe­ro no es de esos que com­pi­te con na­die pa­ra me­dir al­go im­po­si­ble, co­mo es el amor por tu equi­po de fút­bol. No lo ne­ce­si­ta, pe­ro yo sí ne­ce­si­ta­ba ha­blar con él an­tes de me­ter­nos en un avión, de vuel­ta a Gran Ca­na­ria, el mar­tes por la noche. Ve­nía de

Bil­bao aun­que no pu­do ver el par­ti­do, co­sas de un ca­len­da­rio cruel con el que pa­ga y via­ja. Es­ta­ba con­ten­to, pues su equi­po del alma me­jo­ra le­ve­men­te.

Es afi­cio­na­do, pe­ñis­ta, su­fri­dor. Pe­ro son­ríe ha­blan­do de Las Pal­mas.

Con sus ar­gu­men­tos, de­fen­día la pos­tu­ra del club de y las en­tra­das a 5 €. Me de­cía que ha­bía que apro­ve­char es­ta bue­na ini­cia­ti­va y que ya en ju­nio se­ría el mo­men­to de exi­gir. “El año pa­sa­do hi­cie­ron lo mis­mo, has­ta una en­cues­ta, y no pa­só na­da”, le in­sis­tía, en­ten­dien­do que le es­ta­ba ha­cien­do el jue­go al club, que qui­so ‘cla­var’ tam­bién a sus abo­na­dos. La afi­ción se re­be­ló y des­pués hu­bo rec­ti­fi­ca­ción. Su­rrea­lis­mo que no se cree. A la afi­ción que que­rer­la siem­pre, no cuan­do con­vie­ne. Otra opor­tu­ni­dad de oro des­per­di­cia­da. An­te to­do, la pas­ta. Y el no abo­na­do que no quie­ra o pue­da, que lo vea por la te­le.

Pablo Che­ca es re­dac­tor del Diario AS y editor en Cam-PDS Edi­to­res / Ca­na­ria­seBook

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.