Un Atlético fuer­te pa­ra mar­car di­fe­ren­cias

Hu­bo bue­ní­si­mas sen­sa­cio­nes

AS (Levante) - - Atlético De Madrid - KIKO NAR­VÁEZ

Si­meo­ne lo tu­vo cla­ro des­de el ini­cio, sin ata­ques de entrenador

El par­ti­do an­te el Sevilla de­jó ver un Atle­ti a pun­to pa­ra el tra­mo de­ci­si­vo.

Yo­tra vez más lo hi­cie­ron los ro­ji­blan­cos. Y van... Es ju­gar un par­ti­do de­ci­si­vo o de­ter­mi­nan­te y sa­can su gen com­pe­ti­ti­vo co­mo po­cos en el mun­do, no de­cep­cio­nan nun­ca, al menos en la eta­pa

Si­meo­ne. Una de­rro­ta an­te el Sevilla era que­dar­se a 8 pun­tos y goal ave­ra­ge, a fal­ta de 10 partidos y ju­gan­do

Cham­pions en­tre semana. Ga­nar se an­to­ja­ba cru­cial en las ex­pec­ta­ti­vas ro­ji­blan­cas. El Si­meo­ne enemi­go de ex­cen­tri­ci­da­des e in­mu­ne a ata­ques de entrenador lo tu­vo cla­ro des­de el prin­ci­pio. Su 4-4-2 ce­rran­do por den­tro y con fuer­te rit­mo de par­ti­do des­de el pri­mer mi­nu­to se im­po­nía a la lí­nea de tres se­vi­llis­tas, con Es­cu­de­ro en tie­rra de na­die. Es­to lo apro­ve­chó un muy buen Ca­rras­co pa­ra com­pli­car a Sa­ra­bia. Des­pués vi­nie­ron de­ta­lles que mar­can la di­fe­ren­cia, co­mo es el gol de Go­dín, don­de to­das las to­rres se­vi­llis­tas es­ta­ban en la ba­rre­ra, pro­vo­can­do menos cen­tí­me­tros en mar­ca­je hom­bre con hom­bre a Sa­vic y al uru­gua­yo (¡que ale­gría ver al cen­ti­ne­la de

Oblak de nue­vo en su me­jor versión!). Fue un par­ti­do re­don­do a ni­vel co­lec­ti­vo, de prin­ci­pio a fin. Ko­ke, en la iz­quier­da sin ba­lón, me­tién­do­se por den­tro pa­ra per­fi­lar­se a su pier­na bue­na, pro­du­ce mu­cho fút­bol, sea pa­ses o cen­tros de fue­ra ha­cia den­tro; y Saúl ca­da día es más cons­cien­te de que de­be do­mar sus ca­ba­llos pa­ra ta­par pri­me­ro y lue­go ele­gir bien el mo­men­to de des­col­gar­se.

OG­riez­man, de nue­vo en plan pack de tres, en un ju­ga­dor top. So­li­da­rio, asis­ten­te y go­lea­dor, fut­bo­lis­ta en pe­li­gro de ex­tin­ción que gas­ta su li­ber­tad al ser­vi­cio del equi­po. Pe­ro el que mar­có de nue­vo las di­fe­ren­cias fue Ga­bi. Si mu­chos ju­ga­do­res son la pro­lon­ga­ción del entrenador en el cam­po, de nue­vo lo vi­mos en el Atle­ti en la per­so­na del ca­pi.

Nas­ri, por par­te del con­jun­to se­vi­lliis­ta, fue lo más ne­ga­ti­vo.

Si es cues­tión de sen­sa­cio­nes, los ro­ji­blan­cos de­mos­tra­ron que lle­gan fuer­tes al tra­mo im­por­tan­te de la Li­ga, don­de se ga­nan los pre­mios por cum­plir ob­je­ti­vos. Ya se­rían cin­co tem­po­ra­das y me­dia con éxi­tos las con­se­gui­das por el

Cho­lo y su gen­te, por­que es­tá bien eso de ser ju­ga­dor de la semana o entrenador del mes, pe­ro lo que marca las di­fe­ren­cias con los gran­des es cum­plir me­tas a fi­nal de año. Es sa­ber ro­tar, do­si­fi­car y con­ven­cer a una gen­te, des­pués de ju­gar mu­chos partidos al año, de que lle­gar al úl­ti­mo tra­mo de tem­po­ra­da así de bien es lo que marca las di­fe­ren­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.