El Pa­seo de Le­yen­das, lo más vi­si­ta­do en la pre­via

To­rres, el Cho­lo y Luis, los fa­vo­ri­tos La pla­ca de Hu­go, mal­tra­ta­da

AS (Levante) - - Atlético De Madrid-Málaga - F. JA­VIER DÍAZ

La afi­ción del Atlé­ti­co vi­vió una jor­na­da his­tó­ri­ca en el Wan­da Me­tro­po­li­tano. Des­de pri­me­ra ho­ra. Al­gu­nos ma­dru­ga­do­res vi­si­ta­ron la tien­da ofi­cial del club, abier­ta des­de las diez. En la tien­da no pa­ra­ron un mi­nu­to. Se ven­die­ron ca­mi­se­tas, se­ri­gra­fías, ca­mi­se­tas con­me­mo­ra­ti­vas del par­ti­do... Na­die es­pe­ra­ba tal ava­lan­cha de gen­te. Otros fue­ron acer­cán­do­se al nuevo es­ta­dio a me­dia ma­ña­na. Eso su­ce­dió con las pe­ñas que lle­ga­ron de fue­ra de Ma­drid: des­de Lor­ca, Ali­can­te, Sa­la­man­ca, Cuen­ca... Los pe­ñis­tas fue­ron los más ma­dru­ga­do­res. Jun­to a ellos mu­chas fa­mi­lias que lle­ga­ron jun­to a sus hi­jos. En la mi­ra­da de los ni­ños se no­ta­ba que era un día es­pe­cial. Fue una jor­na­da de fo­tos, de sel­fies, de in­mor­ta­li­zar el mo­men­to. La gran ban­de­ra ro­ji­blan­ca rei­na­ba des­de lo más al­to y se ha­cía vi­si­ble a mu­chos me­tros. La afi­ción apro­ve­chó pa­ra acu­dir a las zo­nas de ani­ma­ción si­tua­das fue­ra del es­ta­dio. Los más pe­que­ños es­tu­vie­ron en una don­de In­di fue el gran pro­ta­go­nis­ta. Los más ma­yo­res pre­fi­rie­ron la de los con­cier­tos.

El gran con­tin­gen­te de afi­cio­na­dos lle­gó a pri­me­ra ho­ra de la tar­de. El tiem­po acom­pa­ñó en Ma­drid y la gen­te acu­dió pron­to, tal y co­mo ha­bían re­co­men­da­do des­de el club. “Te­ne­mos nue­va ca­sa, vuel­ven a en­vi­diar, no­so­tros es­tre­na­mos, ellos a re­for­mar”, se leía en una de las pan­car­tas que por­ta­ron unos afi­cio­na­dos a mo­do de re­cuer­do de la ya fa­mo­sa del Cal­de­rón del año 66. “Es­ta­mos en nues­tra ca­sa y na­die nos ha hu­mi­lla­do, mien­tras a otros les cae la llu­via, no­so­tros no nos mo­ja­mos”, se leía en otra.

El Pa­seo de Le­yen­das se lle­vó la pal­ma. Mi­les de afi­cio­na­dos se con­gre­ga­ron an­te las pla­cas de los ju­ga­do­res que ha­bían dispu­tado más de 100 par­ti­dos con el Atlé­ti­co. La de Hu­go Sánchez pa­re­cía un ba­su­re­ro. La afi­ción no guar­da un gran re­cuer­do del me­xi­cano. La de Agüe­ro tam­bién apa­re­ció pi­so­tea­da, pe­ro no lle­gó al pun­to de la de Hu­go. Por con­tra, la gen­te se arre­mo­li­nó an­te la de To­rres. La de Luis y la de Si­meo­ne tam­bién tu­vie­ron mu­chos vi­si­tan­tes. La gen­te re­cor­dó a sus ju­ga­do­res fa­vo­ri­tos... Pe­ro les fal­ta­ba la emo­ción más fuer­te, en­trar en el Wan­da Me­tro­po­li­tano. Al ha­cer­lo la gen­te pa­re­ció en­trar en otra di­men­sión. Tres cuar­tos de ho­ra an­tes del par­ti­do el es­ta­dio ya ru­gía lleno. Cuan­do el equipo sa­lió a ca­len­tar to­dos en­ten­die­ron que la ma­gia del Cal­de­rón ya se ha­bía tras­la­da­do al Me­tro­po­li­tano...

Mu­chos afi­cio­na­dos vi­si­ta­ron la tien­da ofi­cial. Ma­no­le­te char­la con se­gui­do­res an­tes del en­cuen­tro.

La pa­ra­da de Me­tro­po­li­tano, lle­na de col­cho­ne­ros.

Mu­chos afi­cio­na­dos vi­si­ta­ron la pla­ca de Luis Ara­go­nés. ODIADO. La pla­ca de Hu­go.

QUE­RI­DO. NO TAN­TO. La pla­ca, pi­sa­da.

PRE­CIO­SA IMA­GEN. El Wan­da Me­tro­po­li­tano se vis­tió de ga­la con el de­but del Atlé­ti­co fren­te al Má­la­ga en la que se­rá su nue­va ca­sa. El e

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.