A Ja­mes Ro­drí­guez hay que dar­le la pe­lo­ta

AS (Levante) - - Bayern-real Madrid - SA­RAH CASTRO

Ja­mes ha­bla con el ba­lón en los pies. Lo hi­zo en Ban­fi­eld, en la Co­pa del Mun­do de Bra­sil-2014 e in­clu­so en el Ma­drid cuan­do en­con­tró con­fian­za des­de el ban­qui­llo. Hoy lo ha­ce en Ale­ma­nia, en una entrevista en la que las pa­la­bras pesan por la ma­du­rez y el res­pe­to ha­cia un club que en los pró­xi­mos días se­rá ri­val, pe­ro que fue su ca­sa y el lu­gar en el que hi­zo gran­des ami­gos. Tras un adiós que tar­dó más de lo ne­ce­sa­rio, los ca­pri­chos del fút­bol lo co­lo­can an­te una nue­va opor­tu­ni­dad pa­ra se­guir for­jan­do su ca­rre­ra co­mo crack del fút­bol mun­dial.

Mú­nich tam­bién ha si­do un re­to pa­ra el co­lom­biano. La tem­pra­na sa­li­da de An­ce­lot­ti su­pu­so una do­ble adap­ta­ción tan­to al es­ti­lo co­mo a las pre­fe­ren­cias del nue­vo en­tre­na­dor.

Heync­kes lle­gó al res­ca­te del

Ba­yern y de pa­so del cen­tro­cam­pis­ta al que ana­lis­tas y fa­ná­ti­cos em­pe­za­ron a mi­rar con des­con­fian­za cuan­do por de­ci­sión téc­ni­ca pa­só a ser ac­tor de re­par­to en la se­gun­da uni­dad del equi­po ma­dri­dis­ta. En el Ba­yern en­ri­que­ció su jue­go par­tien­do unos me­tros más atrás, po­ten­ció su ca­pa­ci­dad fí­si­ca y re­cu­pe­ró la con­fian­za. Al 10 (aho­ra 11) hay que dar­le la pe­lo­ta. “Cuan­to más jue­go, más pue­do dar­le al equi­po. El mís­ter lo sa­be”, ase­gu­ra el de Cú­cu­ta a mi com­pa­ñe­ro de As y los da­tos lo ava­lan.

Lle­ga­rá a la se­mi­fi­nal de la Co­pa de Eu­ro­pa con más de 30 par­ti­dos ofi­cia­les en la tem­po­ra­da (diez de ellos de Cham­pions), ade­más de la mo­ti­va­ción por ate­rri­zar en for­ma en el Mun­dial de Ru­sia. Ja­mes siem­pre bri­lló con en­tre­na­do­res que cre­ye­ron en él: Fal­cio­ni, Pé­ker­man, Vi­lla­sBoas... Na­ció y se for­mó pa­ra ser pro­ta­go­nis­ta. El pró­xi­mo 25 de abril en­fren­te no es­ta­rán Zi­da­ne ni el Real Ma­drid, sino su pro­pia his­to­ria.

MO­TI­VA­DO. El buen mo­men­to que atra­vie­sa Ja­mes le con­vier­te en una pie­za cla­ve del Ba­yern.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.