Cris­tiano y el pa­pel que le to­ca asu­mir con Por­tu­gal

Se ve for­za­do a ex­ten­der sus fun­cio­nes ofen­si­vas

AS (País Vasco) - - Mundial Rusia 2018 -

El ad­ver­sa­rio. Di­gi­rien­do aún la sa­cu­di­da del ban­qui­llo, Es­pa­ña com­pa­re­ce en el Mun­dial an­te una ame­na­za no me­nos im­por­tan­te co­mo es Cris­tiano. Se atri­bu­ye bue­na par­te de la res­pon­sa­bi­li­dad ofen­si­va de Por­tu­gal, for­za­do a apro­piar­se de com­pe­ten­cias que no le to­can en el Ma­drid y a mul­ti­pli­car su pro­ta­go­nis­mo en la ge­ne­ra­ción de las ju­ga­das. En la se­lec­ción se ve a un Cris­tiano más par­ti­ci­pa­ti­vo en zo­nas in­ter­me­dias y más ata­rea­do en las aso­cia­cio­nes. Con­tra Ar­ge­lia, en el amis­to­so pre­vio, su­mó 18 pa­ses de cons­truc­ción y tres de fi­na­li­za­ción (en­tre­ga al com­pa­ñe­ro en po­si­ción de gol), ci­fras por en­ci­ma de su me­dia ha­bi­tual.

Fal­so me­dia­pun­ta. La ac­ti­vi­dad de Cris­tiano en fa­ses del juego en las que no acos­tum­bra a in­mis­cuir­se en el Ma­drid es­ti­mu­lan su pro­duc­ti­vi­dad co­mo asis­ten­te. Ha da­do seis pa­ses de gol en los 12 par­ti­dos que ha ju­ga­do con Por­tu­gal en el úl­ti­mo año na­tu­ral; en el con­jun­to blan­co só­lo con­tó ocho en un to­tal 44 en­cuen­tros. Cuan­do su se­lec­ción se atas­ca, Cris­tiano am­plía su re­la­ción di­rec­ta con los cen­tro­cam­pis­tas. In­ter­vie­ne con ma­yor fre­cuen­cia en­tre la lí­nea de­fen­si­va y del me­dio­cam­po del ri­val, ba­ja a re­ci­bir e in­ten­ta gi­rar o sol­tar rá­pi­do a los cos­ta­dos. Ca­si se con­vier­te en un me­dia­pun­ta en mo­men­tos pun­tua­les. Tan­tas ac­cio­nes de es­pal­das oca­sio­nan di­fi­cul­ta­des ló­gi­cas pa­ra Cris­tiano. Su pro­me­dio de pér­di­das por cho­que se dis­pa­ra has­ta las 12 (tres más que con el Ma­drid).

Re­gre­so al ori­gen. Con Por­tu­gal, Cris­tiano tam­bién acen­túa su vie­jo rol de ex­tre­mo, ca­da vez más mi­núscu­lo en el Ma­drid. Es una op­ción re­cu­rren­te pa­ra ayu­dar a su­pe­rar los pro­ble­mas de su se­lec­ción en los ata­ques po­si­cio­na­les. Se in­ter­cam­bia con An­dré Sil­va o Go­nça­lo Gue­des y des­de ahí bus­ca lí­nea de fon­do o lan­zar dia­go­na­les. A mo­do de ejem­plo, acu­mu­ló trein­ta ac­cio­nes en el ca­rril iz­quier­do y só­lo 15 en el pa­si­llo central an­te Ar­ge­lia. Su co­ne­xión con Gue­rrei­ro re­sul­tó pro­lí­fi­ca (re­ci­bió sie­te pa­ses del lateral).

Co­mo cen­tra­dor. El sis­te­ma de Fernando San­tos, pro­cli­ve a em­plear los már­ge­nes del cam­po in­de­pen­dien­te­men­te del di­bu­jo que uti­li­ce (4-4-2, 4-2-3-1, 4-3-3...), ha­bi­li­ta las con­di­cio­nes de Cris­tiano en la banda. Si él ocu­pa ese es­pa­cio, An­dré Sil­va, Gue­des o Bruno Fer­nan­des apa­re­cen en el pun­to de re­ma­te. Cris­tiano dis­po­ne de una am­pli­tud en las tran­si­cio­nes por ese perfil que ra­ra­men­te dis­fru­ta en el Ma­drid. La con­se­cuen­cia más evi­den­te se pue­de con­tem­plar en su cuen­ta de cen­tros (tres por en­cuen­tro cuan­do en el equi­po ma­dri­dis­ta no al­can­zó uno de me­dia du­ran­te es­ta tem­po­ra­da). Aun así, la re­con­ver­sión de Cris­tiano en de­lan­te­ro cen­tro tam­bién si­gue su cur­so cuan­do ac­túa Por­tu­gal. En nin­gu­na zo­na del terreno de juego trans­mi­te más co­mo fut­bo­lis­ta que en el área opo­nen­te.

El me­jor de­lan­te­ro. Las po­si­bi­li­da­des ofen­si­vas de Por­tu­gal es­tán uni­das al po­der de de­fi­ni­ción de Cris­tiano. Al igual que su­ce­de en el Ma­drid, es la re­fe­ren­cia ab­so­lu­ta en el área y acu­mu­la una car­ga de dis­pa­ros muy si­mi­lar (ocho en los amis­to­sos fren­te a Egip­to y Ar­ge­lia). Cua­tro de sus úl­ti­mos seis go­les con el com­bi­na­do por­tu­gués de­ri­va­ron de re­ma­tes al pri­mer to­que tras cen­tros la­te­ra­les. Na­die pue­de pre­su­mir de su com­pro­ba­da ca­pa­ci­dad en es­ta suer­te del juego. Por­tu­gal ne­ce­si­ta de su pun­te­ría y Cris­tiano, te­ner op­cio­nes de fi­na­li­za­ción. En la de­rro­ta so­na­da de mar­zo con­tra Ho­lan­da (3-0), no pu­do ti­rar en 68 mi­nu­tos...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.