Lopetegui “Fui­mos pro­fe­sio­na­les, ho­nes­tos y lea­les”

AS (País Vasco) - - Real Madrid - AGUS­TÍN MAR­TÍN

Lopetegui fue pre­sen­ta­do en el an­te­pal­co del Ber­na­béu. Ase­gu­ró que el pa­sa­do miér­co­les fue “un día su­rrea­lis­ta” pa­ra él. “Me hu­bie­ra gus­ta­do que Rubiales hu­bie­ra he­cho las co­sas de otro mo­do”. Y se emo­cio­nó has­ta lle­gar a las lá­gri­mas.

(An­tes de aten­der a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, Julen Lopetegui qui­so agra­de­cer a los pre­sen­tes su pre­sen­cia y dio su pri­mer dis­cur­so co­mo en­tre­na­dor del Real Ma­drid. Es­tas fue­ron sus pri­me­ras pa­la­bras: “Mu­chas gra­cias. Es­pe­ro no emo­cio­nar­me mu­cho. Es un día pa­ra es­tar emocionado y de­cir lo que quie­ro de­cir. Gra­cias pre­si­den­te. Gra­cias Real Ma­drid. Por la con­fian­za y la res­pon­sa­bi­li­dad que asu­mo con mu­cho or­gu­llo. Sé al club que ven­go. Es la má­xi­ma exi­gen­cia. Aquí to­do no va­le así que va­mos a tra­tar de dar lo me­jor. Va­mos a tra­tar de es­tar a la altura del club. Por tra­ba­jo no va a que­dar. Me siento ca­pa­ci­ta­do. Además siento esa fuer­za que acom­pa­ña al Real Ma­drid y co­mo en­tre­na­dor me ha­rá fal­ta. Es­tan­do al la­do el uno del otro pa­ra con­se­guir lle­gar a las ci­mas más al­tas que es ga­nar to­do. A par­tir de ahí, reite­rar las gra­cias a to­dos. Ayer fue un día po­si­ble­men­te des­de la muer­te de mi ma­dre el más tris­te de mi vi­da... (se emo­cio­nó en ese mo­men­to, re­ci­bien­do una so­no­ra ova­ción), pe­ro hoy es el día más feliz de mi vi­da”.

¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra us­ted vol­ver a su ca­sa? —Efec­ti­va­men­te, es el día más feliz de mi vi­da. Cuan­do lle­gué aquí con 18 años ves­ti­do de mi­li no me ima­gi­na­ba en qué iba a aca­bar es­to. Tu­ve la suer­te de ser ju­ga­dor del Cas­ti­lla, del pri­mer equi­po, de apren­der los va­lo­res, la leal­tad. Ten­go muy cla­ro lo que es la leal­tad. Lue­go tu­ve la suer­te de en­tre­nar al Cas­ti­lla y aho­ra he te­ni­do la suer­te de en­tre­nar al Real Ma­drid. Aho­ra asu­mo es­ta res­pon­sa­bi­li­dad con mu­chas ga­nas. Es un ci­clo cum­pli­do. —El miér­co­les vi­vió se­gu­ra­men­te un día tris­te. ¿Ve­rá el par­ti­do an­te Por­tu­gal?

—Sin nin­gu­na du­da. Ve­ré el par­ti­do y ani­ma­ré co­mo un es­pa­ñol más. Soy par­tí­ci­pe de ese equi­po y es­toy con­ven­ci­do de que van a traer la Co­pa. —Vol­vien­do a sus úl­ti­mas ho­ras con la Se­lec­ción. ¿Rubiales le ha da­do ar­gu­men­tos de pe­so pa­ra su ce­se? ¿Po­dría ha­cer­nos una cro­no­lo­gía de lo su­ce­di­do?

—Se­ré breve. El pre­si­den­te lo ex­pli­có fe­no­me­nal. En cuan­to hu­bo al­go que de­cir el pri­me­ro que lo su­po fue él. A mí me hu­bie­ra gus­ta­do que Rubiales hu­bie­ra ac­tua­do de otra ma­ne­ra. La leal­tad es de­cir la ver­dad. En cuan­to hu­bo al­go que de­cir, el pri­me­ro que lo sa­be es él (por Rubiales). Yo que­ría dar una rue­da de pren­sa ese mis­mo día, pe­ro él (Rubiales) no es­ta­ba. Tu­vi­mos que es­pe­rar­le. El acuer­do se te­nía que ce­rrar an­tes, no du­ran­te el Mun­dial. Yo, co­mo en­tre­na­dor, no que­ría ocul­tis­mos. Los ju­ga­do­res lo su­pie­ron, no hu­bo pro­ble­ma, en­tre­na­ron mag­ní­fi­ca­men­te. Ese gru­po de ju­ga­do­res es mag­ní­fi­co. Han pa­sa­do las de Caín. He­mos te­ni­do cua­tro pre­si­den­tes de la Fe­de­ra­ción en es­tos dos años, pe­ro con la fuer­za de ese gru­po vol­ve­re­mos a ser cam­peo­nes del mun­do. Sin du­da.

—Luis Rubiales, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción, ha­bla de que hu­bo fal­ta de co­mu­ni­ca­ción. ¿Cuál es su ver­sión?

—El pre­si­den­te lo ha ex­pli­ca­do muy bien. No creo que ha­ya que dar mu­chos más de­ta­lles. Lo úni­co que nos ha mo­vi­do es ser trans­pa­ren­tes, a par­tir de ahí el ma­ne­jo de los tiem­pos lo des­co­noz­co. Soy una persona ab­so­lu­ta­men­te leal, y eso lo apren­dí en el Ma­drid y eso no lo pue­de po­ner en du­da na­die. Aho­ra to­ca ani­mar a Es­pa­ña. Lo ha­ré co­mo un es­pa­ñol más. Y aho­ra a cen­trar­me y a co­men­zar a tra­ba­jar en el Ma­drid des­de ya mis­mo.

—¿Se ha sen­ti­do hu­mi­lla­do en es­tas úl­ti­mas ho­ras?

—No. La hu­mi­lla­ción no de­pen­de de quién quie­re hu­mi­llar. Estamos muy tran­qui­los. He­mos obra­do de ma­ne­ra leal y ho­nes­ta. Que se quie­ran dar ver­sio­nes de ma­ne­ra in­tere­sa­da... So­bre to­do... cuan­do los ju­ga­do­res conocen la no­ti­cia ha­ce­mos el me­jor en­tre­na­mien­to de la se­ma­na. No ha­bía ningún pro­ble­ma. Sí me hu­bie­ra gus­ta­do que Rubiales hu­bie­ra he­cho las co­sas de otra ma­ne­ra.

—Voy a ser di­rec­to. ¿Es Cris­tiano Ro­nal­do pa­ra us­ted el me­jor fut­bo­lis­ta del mun­do? —Cris­tiano es el ju­ga­dor que quie­ro te­ner a mi la­do siem­pre. Evi­den­te­men­te, el me­jor del mun­do es­tá en el Real Ma­drid. —¿Có­mo fue­ron sus úl­ti­mas ho­ras con los ju­ga­do­res de la Se­lec­ción? —Fue un día su­rrea­lis­ta. Una de las co­sas bo­ni­tas fue el res­pe­to y el ca­ri­ño de los ju­ga­do­res. Creo que nos lo he­mos ga­na­do, tan­to yo co­mo mi cuer­po téc­ni­co. Tra­ba­ja­mos mu­cho y a úl­ti­ma ho­ra nos han de­ja­do fue­ra de ese sue­ño. Les pe­di­mos

que sean pro­fe­sio­na­les. Tie­nen un ob­je­ti­vo ma­ra­vi­llo­so. Creo que te­ne­mos un gran­dí­si­mo equi­po y que lle­ga­mos muy pre­pa­ra­dos. Oja­lá ten­ga­mos esa piz­ca de suer­te que ha­ce fal­ta pa­ra ga­nar el Mun­dial. —¿Si pu­die­ra dar mar­cha atrás, cam­bia­ría al­go?

—Mar­cha atrás no se pue­de dar. Estamos con­ven­ci­dos que he­mos obra­do de ma­ne­ra ho­nes­ta y cla­ra. Cam­bia­ría la pos­te­rior reac­ción de Rubiales, pe­ro eso es una uto­pía y no pue­do cam­biar eso. —Si sien­do se­lec­cio­na­dor la má­xi­ma exi­gen­cia es ga­nar el Mun­dial, ¿cuál es la exi­gen­cia en el Ma­drid? ¿Ga­nar la Cham­pions? —Es­tan­do con la Se­lec­ción ga­nar el Mun­dial es lo más im­por­tar­te, y es­tan­do en el Real Ma­drid, ga­nar la Cham­pions es lo más im­por­tan­te. Y la Li­ga. Es­tan­do en el Ma­drid to­dos los tí­tu­los son im­por­tan­tes. —Ser­gio Ra­mos ha ter­mi­na­do su con­fe­ren­cia de pren­sa di­cien­do que ha­bía que son­reír, que aque­llo pa­re­cía un ta­na­to­rio... —Me sen­tí res­pon­sa­ble has­ta ayer de un gru­po del que es­ta­ba tre­men­da­men­te or­gu­llo­so. To­dos en­tre­gan­do lo me­jor de ca­da uno. Se lo he agra­de­ci­do y se lo he exi­gi­do. Ha te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ejer­cer co­mo gran ca­pi­tán y lo ha­rá ge­nial. —Si no hu­bie­ra si­do el Ma­drid sino otro equi­po al que se hu­bie­se ido, ¿es­ta­ría aún en la Se­lec­ción o hu­bie­ra pa­sa­do lo que ha pa­sa­do? —Esa es una bue­na pre­gun­ta...

—Qui­zá lo más po­si­ti­vo aho­ra es que ten­drá más tiem­po pa­ra pre­pa­rar me­jor la pre­tem­po­ra­da... —La si­tua­ción bue­na aho­ra es que ade­lan­tas mu­chas si­tua­cio­nes. Va­mos a po­der an­ti­ci­par­las y a tra­ba­jar des­de ma­ña­na (por hoy) en Val­de­be­bas. Tra­ba­ja­re­mos con el pre­si, con Jo­sé Án­gel, co­do con co­do, pe­ro pa­se lo que pa­se, se­gu­ro que ten­dre­mos el me­jor equi­po po­si­ble. —Habrá re­ci­bi­do mu­chí­si­mos men­sa­jes. ¿Cuál ha si­do el que más le ha emocionado? —Se­gu­ra­men­te, uno de una persona es­pe­cial que me di­jo: “Te co­no­cí con 18 años en es­ta ca­sa y aho­ra vuel­ves a ella” (fra­se con la que se vol­vió a emo­cio­nar, ter­mi­nan­do así su in­ter­ven­ción).

Fi­cha­je

“Yo, co­mo en­tre­na­dor, no que­ría ocul­tis­mos. Los ju­ga­do­res lo su­pie­ron”

Tí­tu­los

“En la Se­lec­ción se­ría ga­nar el Mun­dial. En el Ma­drid, to­dos los tí­tu­los im­por­tan”

Cris­tiano

“Es el ju­ga­dor que quie­ro te­ner a mi la­do siem­pre. El me­jor del mun­do es­tá en el Ma­drid”

Cho­que

“¿Si no fue­se el Ma­drid se­gui­ría en la Se­lec­ción? Es una bue­na pre­gun­ta...”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.