La prag­má­ti­ca tran­si­ción de Val­ver­de al 4-4-2

Per­di­do Ney­mar y sin Dem­bé­lé, aún ex­plo­ra sa­li­das

AS (Sevilla) - - Barcelona - J. JI­MÉ­NEZ /

AVal­ver­de le ex­plo­tó una bom­ba en las ma­nos en la gi­ra por Es­ta­dos Uni­dos. Ney­mar se fue del Ba­rça des­pués de ju­gar (y ser el me­jor) con­tra Man­ches­ter Uni­ted, Ju­ven­tus y Real Ma­drid. Al Txin­gu­rri só­lo le que­dó el sim­bó­li­co Gam­per an­te el Cha­pe­co­en­se pa­ra pen­sar al­go an­tes de la Su­per­co­pa an­te el Ma­drid. Lo so­lu­cio­nó con un 4-3-3 con­ti­nuis­ta en la ida con Deu­lo­feu, flo­jo, en el ex­tre­mo. Y con un 3-5-2 en el Ber­na­béu. Le ca­ye­ron dos cha­pa­rro­nes.

El fi­cha­je de Dem­bé­lé con­so­li­dó su pri­mer ma­tiz tác­ti­co. El Ba­rça se plan­ta­ría con un 4-3-3 al­go asi­mé­tri­co en el que el fran­cés, al con­tra­rio que Ney­mar, ju­ga­ría acos­ta­do en la ban­da de­re­cha pa­ra fa­ci­li­tar su adap­ta­ción y ayu­da­ría más en de­fen­sa. Eso man­da­ría de­fi­ni­ti­va­men­te al cen­tro a Messi y des­pla­za­ría unos me­tros a Suárez a la iz­quier­da. Inies­ta y el uru­gua­yo de­ja­rían pis­ta li­bre pa­ra Al­ba en la iz­quier­da en un mo­vi­mien­to tác­ti­co si­mi­lar al que Zi­da­ne ha em­plea­do con éxi­to en el Ma­drid con el bra­si­le­ño Mar­ce­lo. Pe­ro la ter­ce­ra va­rian­te tam­bién se fue al in­fierno con la gra­ve le­sión en Ge­ta­fe del ex ju­ga­dor del Bo­rus­sia Dort­mund.

A Val­ver­de le to­có ha­cer en­ton­ces un ejer­ci­cio de prag­ma­tis­mo que ha da­do re­sul­ta­do. Al no ser Deu­lo­feu de mo­men­to el ju­ga­dor de je­rar­quía que le per­mi­tie­se man­te­ner vi­vo el 4-3-3, re­nun­ció a ese di­bu­jo y equi­li­bró al equi­po con un 4-4-2. El Ba­rça ha per­di­do in­ge­nio y bri­llan­tez. Por el con­tra­rio, ha re­cu­pe­ra­do un em­pa­que que ha­bía per­di­do las dos úl­ti­mas tem­po­ra­das. Es só­li­do y so­li­da­rio. Es cier­to que ha per­di­do el aro­ma que le hi­zo re­co­no­ci­ble pe­ro si que­ría se­guir ga­nan­do, no lo iba a ha­cer só­lo por ta­len­to con la ac­tual plan­ti­lla. Val­ver­de de­ci­dió re­nun­ciar a cier­tos fue­gos de ar­ti­fi­cio que ya no fun­cio­na­ban pa­ra dar prio­ri­dad a la efi­cien­cia. De mo­men­to, el tiem­po le es­tá dan­do la ra­zón.

Pa­ra ese 4-4-2 de per­fil ba­jo, ha en­con­tra­do de mo­men­to dos so­lu­cio­nes. Pro­ba­do sin for­tu­na en el la­te­ral, po­si­ción pa­ra la que se le fi­chó por 22 mi­llo­nes, Aleix es­tá có­mo­do en el pues­to de in­te­rior. Sa­be ata­car los es­pa­cios y tie­ne fi­lo. Ayu­da atrás, pe­ro sin la res­pon­sa­bi­li­dad de cui­dar la lí­nea de cua­tro, don­de sí tie­ne des­aten­cio­nes gra­ves. La op­ción Ser­gi Ro­ber­to, ca­paz de ayu­dar a Se­me­do atrás, mo­ver­se bien en el jue­go in­te­rior e irrum­pir en la me­dia­pun­ta, tam­bién fun­cio­nó en Lis­boa. Ojo, es una tran­si­ción po­si­bi­lis­ta, no de­fi­ni­ti­va. Con Dem­bé­lé vol­ve­rá el 4-3-3.

Ma­ti­ces Aleix y Ser­gi Ro­ber­to le fun­cio­nan; pe­ro el 4-33 vol­ve­rá con Dem­bé­lé

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.