Con­tra Cris­tiano y con­tra el shock

España, obli­ga­da a su­pe­rar su trau­ma an­te la eu­ro­cam­peo­na

AS (Sevilla) - - Mundial Rusia 2018 - LUIS NIE­TO

Atur­di­da por un fuer­te trau­ma­tis­mo sal­ta España al Mun­dial. El par­ti­do an­te Por­tu­gal, en reali­dad, se per­ci­be co­mo un ali­vio: la com­pe­ti­ción pa­ra ha­cer des­apa­re­cer la con­mo­ción. Así lo en­tien­den tam­bién los apos­tan­tes, a los que la sus­ti­tu­ción de Hie­rro por Lo­pe­te­gui no ha he­cho cam­biar de opinión. España si­gue co­mo ter­ce­ra fa­vo­ri­ta, aun­que con un ho­ri­zon­te me­nos des­pe­ja­do al de ha­ce tres me­ses, cuan­do go­lea­ba a Ar­gen­ti­na (6-1) y asom­bra­ba al mun­do. Aho­ra lle­ga con un em­pa­te an­te Sui­za, una vic­to­ria mí­ni­ma y su­fri­da an­te Tú­nez, el des­ga­rro del des­pi­do del téc­ni­co que la ha lle­va­do has­ta aquí y la in­cer­ti­dum­bre de un sus­ti­tu­to que ha pre­pa­ra­do es­to con dos en­tre­na­mien­tos. Una in­vi­ta­ción al pe­si­mis­mo si no es­tu­vié­se­mos ha­blan­do de fút­bol, que a me­nu­do can­jea cri­sis por opor­tu­ni­da­des.

El cam­bio de guar­dia no lle­va apa­re­ja­da la re­vo­lu­ción. Así que se es­pe­ra a los que hu­bie­ra ele­gi­do Lo­pe­te­gui, con tres ca­sos, uno por lí­nea, pen­dien­tes de re­so­lu­ción. Na­cho u Odriozola

Hie­rro De­bu­ta­rá con el on­ce de Lo­pe­te­gui, Die­go Cos­ta in­clui­do

en la de­re­cha pa­ra su­plir a Car­va­jal, que no lle­ga a tiem­po, y pa­ra su­je­tar a Cris­tiano. Par­te con ven­ta­ja el ma­dri­dis­ta, me­jor do­ta­do co­mo cen­ti­ne­la. Thia­go o Ko­ke, en el cen­tro, con me­jo­res nú­me­ros pa­ra el atlé­ti­co pa­ra un par­ti­do que exi­gi­rá so­li­dez. Y el ca­so sin re­sol­ver del nue­ve. Los nú­me­ros es­tán con Iago As­pas (cin­co go­les en só­lo 348 mi­nu­tos con la Se­lec­ción); el mo­men­to, con Ro­dri­go (19 tan­tos con el Va­len­cia y un gran par­ti­do con España en Ale­ma­nia); y la ex­pe­rien­cia y el ca­ché con Die­go Cos­ta (sie­te go­les en vein­te par­ti­dos con La Ro­ja y 277 en­cuen­tros de má­xi­ma exi­gen­cia con Atlé­ti­co y Chel­sea), pro­ba­ble­men­te el ele­gi­do. El res­to ten­drá apa­rien­cia clá­si­ca, ba­jo el man­do de Inies­ta y Sil­va y el pun­to de ma­gia de Is­co. Por­que en la úl­ti­ma dé­ca­da los cam­bios no se han lle­va­do por de­lan­te el es­ti­lo, la co­reo­gra­fía de un cen­tro del cam­po do­mi­nan­te y po­se­si­vo co­mo eje fun­da­men­tal del jue­go.

El cen­tro del cam­po al que te­me Por­tu­gal, cam­peo­na de Eu­ro­pa, di­ri­gi­da por Fer­nan­do San­tos, un in­ge­nie­ro de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes de 63 años que ha pa­sa­do su ca­rre­ra sal­tan­do de su país a Gre­cia y vi­ce­ver­sa. Ofre­ce un equi­po cons­trui­do en torno a Cris­tiano, que la lle­vó a un tí­tu­lo ma­yor, em­pe­ño en el que fra­ca­sa­ron otras ge­ne­ra­cio­nes tan no­ta­bles co­mo la de

Cris­tiano Por sex­ta vez lle­ga a la me­dia de al me­nos un gol por par­ti­do

Eu­se­bio en los se­sen­ta o la de Fi­go y Rui Cos­ta a prin­ci­pios de es­te si­glo.

Una se­lec­ción que no en­ga­ña. “Pre­fie­ro ser feo en el cam­po que gua­po en mi ca­sa”, se jus­ti­fi­ca an­te los crí­ti­cos ha­cia su es­ti­lo, res­tric­ti­vo en ata­que. Y es que Por­tu­gal se mue­ve en una po­se­sión de en­tre el 51% y el 55% y en­tre 13 y 18 dis­pa­ros por en­cuen­tro an­te ri­va­les de me­nor en­ti­dad. Y en­tre­ga la pe­lo­ta an­te los de ma­yor ta­ma­ño.

Pa­ra es­ta ci­ta ha de­ja­do fue­ra a ju­ga­do­res de gran repu­tación (An­dré Go­mes, Na­ni, Can­ce­lo, Se­me­do…) y ha so­bre­lle­va­do la cri­sis de los in­ter­na­cio­na­les del Spor­ting. Cua­tro de los que res­cin­die­ron es­tán con él y dos de ellos (Rui Pa­tri­cio y Wi­lliam Car­val­ho) apun­tan a ti­tu­la­res. En cual­quier ca­so, ha con­se­gui­do crear un gru­po in­que­bran­ta­ble. Pa­só la pri­me­ra fa­se de la Eu­ro­co­pa mi­la­gro­sa­men­te, con tres em­pa­tes, en me­dio de una cen­su­ra ge­ne­ral. Y en­ton­ces aren­gó al gru­po: “Creed en mí y lle­ga­re­mos a la fi­nal. Y el que no crea, que se mar­che”. Le ga­na­ron el tí­tu­lo al an­fi­trión, Fran­cia. De aque­lla ges­ta de ha­ce dos años que­dan só­lo la mi­tad (do­ce) y el ma­nual de com­ba­te. “No nos es­ta­mos ita­lia­ni­zan­do. Sim­ple­men­te aña­di­mos prag­ma­tis­mo a nues­tro es­ti­lo, por­que hay par­ti­dos que no se ga­nan con ta­len­to”. Y por en­ci­ma del de­ba­te del es­ti­lo es­tá Cris­tiano, que por sex­ta vez ha ce­rra­do una tem­po­ra­da con una me­dia de al me­nos un tan­to por par­ti­do (44 dia­nas en 44 due­los con el Ma­drid es­te cur­so). El gol es ajeno a sus es­ta­dos de áni­mo y a sus vai­ve­nes con el Ma­drid.

Se es­pe­ra un cuar­te­to de cen­tro­cam­pis­tas, con los dos me­dio­cen­tros del Spor­ting, Adrien Sil­va y Wi­lliam Car­val­ho, y Mou­tin­ho y Joao Ma­rio por fue­ra. Pre­ten­de San­tos evi­tar una abru­ma­do­ra po­se­sión de España. “Les gus­ta ador­me­cer al ri­val”, ad­vier­te. Tam­bién es­tá en el guión una pri­me­ra pre­sión ele­va­da. Y es se­gu­ra la má­xi­ma com­pe­ti­ti­vi­dad de ju­ga­do­res de on­ce li­gas de Eu­ro­pa, en­tre ellas las cin­co prin­ci­pa­les. Ni por­tu­gue­ses ni es­pa­ño­les, en con­di­cio­nes nor­ma­les de hu­me­dad y am­bien­te, pro­ba­ble­men­te ne­ce­si­ten la vic­to­ria pa­ra pa­sar, pe­ro sí pa­ra ahu­yen­tar te­mo­res y re­afir­mar con­vic­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.