Fran­cia an­te el res­to del pla­ne­ta

AS (Sevilla) - - Mundial Rusia 2018 - SER­GIO SAN­TOS

El pa­sa­do jue­ves, en con­fe­ren­cia de pren­sa, un pe­rio­dis­ta qui­so dar­le las gra­cias pú­bli­ca­men­te a Da­lic: “Soy de Gua­te­ma­la y quie­ro que se­pa que to­do mi país apo­ya a su se­lec­ción”. Fran­cia de­be asu­mir­lo: la ma­yo­ría de se­gui­do­res neu­tra­les quie­ren que Croa­cia ga­ne el Mun­dial. A pe­sar de que el país cuen­ta con po­co más de cua­tro mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, ma­ña­na se­rán mu­chos más. No hay na­da en con­tra de los fran­ce­ses, pe­ro la his­to­ria croa­ta es con­mo­ve­do­ra y, una vez eli­mi­na­do el país pro­pio, los afi­cio­na­dos tie­nen ten­den­cia a apo­yar al, a prio­ri, ri­val más dé­bil. Aun­que la teó­ri­ca in­fe­rio­ri­dad de Croa­cia se que­da só­lo ahí, en los días pre­vios, por­que so­bre el cés­ped han de­mos­tra­do que me­re­cen es­tar en es­ta fi­nal. Que se lo pre­gun­ten a In­gla­te­rra...

La hu­mil­dad y el pa­sa­do de los ju­ga­do­res croa­tas ayu­dan a fo­men­tar esa sim­pa­tía glo­bal. Los fut­bo­lis­tas de es­ta se­lec­ción, de ma­ne­ra más o me­nos di­rec­ta, tu­vie­ron que pre­sen­ciar en su in­fan­cia los ho­rro­res que de­jó la Gue­rra de Croa­cia (1991-1995). Mo­dric, la gran es­tre­lla de es­te gru­po, cre­ció es­cu­chan­do las explosiones de las gra­na­das. Tam­bién tu­vo que su­pe­rar el trau­ma de que un fran­co­ti­ra­dor ter­mi­na­se con la vi­da de su abue­lo, que se lla­ma­ba Lu­ka, co­mo él. Aho­ra, más de dos dé­ca­das des­pués de aque­llo, quie­re que su país cam­bie esos ho­rri­bles re­cuer­dos por el mo­men­to más fe­liz de su his­to­ria...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.