Sin Pe­pe, la za­ga se abur­gue­sa

Se echa de me­nos la exi­gen­cia que su­po­nía su pre­sen­cia

AS (Valencia) - - Real Madrid-Barcelona -

La se­gu­ri­dad sue­le lle­var al abur­gue­sa­mien­to, un de­fec­to que en es­ta pre­tem­po­ra­da se ha vis­to prin­ci­pal­men­te en Va­ra­ne. To­dos los ti­tu­la­res en de­fen­sa tie­nen el pues­to ase­gu­ra­do tras la mar­cha de Da­ni­lo y Pe­pe...

Res­ba­ló el Madrid en Mia­mi, don­de ju­gó un par­ti­do pla­ye­ro con el Ba­rça. En mu­chos as­pec­tos fue la an­tí­te­sis del Clá­si­co. No se vio con­trol, ni ri­gor de­fen­si­vo, ni con­ti­nui­dad en el jue­go. Par­ti­do de ju­ga­das más que de fút­bol, me­jor en­ten­di­do por el Ba­rça, que ga­nó y dis­pu­so de más oca­sio­nes. Sus tres vic­to­rias de pre­tem­po­ra­da son la úni­ca no­ti­cia sa­lu­da­ble en me­dio del tor­be­llino que ha ge­ne­ra­do el ‘Ca­so Ney­mar’. El Madrid co­mien­za a te­ner mo­ti­vos de preo­cu­pa­ción. Ha re­ci­bi­do ocho go­les en tres par­ti­dos y se de­tec­ta el va­cío que de­ja la sa­li­da de Pe­pe.

Siem­pre es com­pli­ca­do reha­cer una plan­ti­lla des­pués de una cri­sis, más aún si la cri­sis afec­ta a equi­pos que no pue­den per­mi­tir­se un año me­dio­cre. Aun­que ga­nó la Co­pa, la hin­cha­da del Ba­rça per­ci­bió la úl­ti­ma tem­po­ra­da con de­silu­sión. Pa­re­ció un equi­po tris­tón, ero­sio­na­do por el pa­so de los años en al­gu­nos de sus me­jo­res ju­ga­do­res y por la desas­tro­sa con­tri­bu­ción de los su­plen­tes.

Des­pués de un gas­to de 140 mi­llo­nes (Ci­lles­sen, Um­ti­ti, Dig­ne, An­dré Go­mes, De­nis Suá­rez y Al­cá­cer), aña­di­dos a los 52 que cos­ta­ron Ar­da Tu­ran y Aleix Vidal en el ejer­ci­cio an­te­rior, el Ba­rça vi­vió ca­si ex­clu­si­va­men­te de su equi­po ti­tu­lar. La con­tra­ta­ción del la­te­ral por­tu­gués Se­me­do (30 mi­llo­nes) ad­quie­re un in­tere­san­te va­lor sim­bó­li­co. La su­ma del di­ne­ro gas­ta­do por el Ba­rça des­de enero de 2016 has­ta hoy es de 222 mi­llo­nes de eu­ros, la can­ti­dad que pa­ga­rá el Pa­rís Saint Ger­main por la cláu­su­la de Ney­mar.

A la desa­zón que su­po­ne la pérdida de una es­tre­lla del ca­li­bre del bra­si­le­ño, el Ba­rça no pue­de aña­dir otro fra­ca­so en la de­tec­ción y con­tra­ta­ción de nue­vos ju­ga­do­res. Ten­drá que afi­nar mu­cho en el uso del fran­go­te de di­ne­ro que re­ci­bi­rá por Ney­mar, si se con­fir­ma la ope­ra­ción, en mar­cha des­de ha­ce se­ma­nas. El mo­men­to tie­ne un punto dra­má­ti­co por­que cual­quier error en el ca­pí­tu­lo de­por­ti­vo co­lo­ca­rá a la di­rec­ti­va del Ba­rça en ja­que ma­te.

Se pue­de pen­sar que el Real Madrid es­tá en las an­tí­po­das del Ba­rça. Vie­ne de una tem­po­ra­da ex­cep­cio­nal, una de las me­jo­res de su his­to­ria, y la del Madrid no es una his­to­ria cual­quie­ra. Ter­mi­nó la tem­po­ra­da con la sen­sa­ción de ple­ni­tud. Te­nía una plan­ti­lla re­don­da. En esos ca­sos, el úni­co pro­ble­ma po­si­ble era el in­ver­so al del Ba­rça, es de­cir, co­me­ter la im­pru­den­cia de to­car lo que fun­cio­na.

Los pri­me­ros par­ti­dos de pre­tem­po­ra­da se­ña­lan un dé­fi­cit rea­li­za­dor. Es pro­ba­ble que no sea una gran preo­cu­pa­ción pa­ra Zi­da­ne. No ha re­gre­sa­do to­da­vía Cris­tiano y se adi­vi­na el fi­cha­je de al­gún gran de­lan­te­ro pa­ra ocu­par el pues­to de Morata. Si al­go ca­rac­te­ri­za al Madrid es su pro­duc­ción go­lea­do­ra. Ra­ro es el año que no mar­ca más de 100 go­les en la Li­ga.

Más sig­ni­fi­ca­ti­vo ha si­do el dé­fi­cit de­fen­si­vo. El equi­po ha re­ci­bi­do ca­si tres go­les por par­ti­do y ha con­ce­di­do un nú­me­ro asom­bro­so de oca­sio­nes a sus ri­va­les. El pri­mer da­to es que to­dos los ti­tu­la­res tie­nen su pues­to ase­gu­ra­do tras la mar­cha de Da­ni­lo y Pe­pe. Aho­ra mis­mo só­lo Na­cho es una ga­ran­tía co­mo re­le­vo, pe­ro no ame­na­za la ti­tu­la­ri­dad de na­die en con­cre­to.

La se­gu­ri­dad sue­le lle­var al abur­gue­sa­mien­to, un de­fec­to que en es­ta pre­tem­po­ra­da se ha vis­to prin­ci­pal­men­te en Va­ra­ne. Si al­go se ha echa­do de me­nos has­ta aho­ra, ha si­do el gra­do de exi­gen­cia que su­po­nía la pre­sen­cia de Pe­pe en el equi­po y en la plan­ti­lla, ade­más de una fie­re­za com­pe­ti­ti­va du­ran­te nue­ve años. No es un cha­val, pe­ro no hay ra­zón al­gu­na pa­ra du­dar de su vi­gen­cia y del efec­to que pro­du­cía, tan­to en el club co­mo en los ri­va­les. A día de hoy, al­go pa­re­ci­do a la nos­tal­gia de Pe­pe cre­ce en el Real Madrid.

NUE­VO HÉ­ROE EN EL BE­SIK­TAS. Pe­pe desató la lo­cu­ra en Es­tam­bul cuan­do ate­rri­zó el pa­sa­do 5 de ju­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.