Fa­bián Orellana da brío al buen ha­cer del co­lec­ti­vo

El Va­len­cia de Mar­ce­lino su­peró en to­do al Bour­ne­mouth

AS (Valencia) - - Bournemouth-Valencia - CON­RA­DO VA­LLE

Mar­ce­lino ac­ti­vó en Bour­ne­moth la cuen­ta atrás. El ‘11’ que pu­so en li­za es lo más pa­re­ci­do al que ali­nea­ría con­tra Las Pal­mas el 18 de agos­to si Ga­ray con­ti­nua­ra le­sio­na­do co­mo lo es­tá des­de ha­ce una se­ma­na y si no lle­ga­ran a tiem­po pa­ra la pri­me­ra jor­na­da los re­fuer­zos que ne­ce­si­ta el as­tu­riano: mí­ni­mo un cen­tral, aun­que ur­gen dos, y ese pi­vo­te de­fen­si­vo del que ado­le­ce en plan­ti­lla. A la es­pe­ra de ellos, que no de­ja de ser me­dia co­lum­na ver­te­bral, el Va­len­cia ga­nó en In­gla­te­rra gra­cias a un go­la­zo de Fa­bián Orellana y a su me­jor po­si­cio­na­mien­to y pre­dis­po­si­ción en re­la­ción a su ri­val de Pre­mier.

Mar­ce­lino de­jó cla­ras sus in­ten­cio­nes y prue­bas. Con Can­ce­lo de ex­tre­mo, por más que él quie­ra ju­gar de la­te­ral; Car­los So­ler de in­te­rior, con una li­ber­tad de mo­vi­mien­tos que bien pu­li­da pue­de dar mu­cho que ha­blar, amén de po­ten­ciar el lar­go re­co­rri­do que tie­ne Ga­yà. Tam­bién con Ro­dri­go y Za­za de pa­re­ja ata­can­te, y Parejo de di­rec­tor de or­ques­ta.

Fue un Va­len­cia con iden­ti­dad, sin alar­des pe­ro com­pe­ti­ti­vo. Con al­ter­na­ti­vas pa­ra ata­car tan­to por la de­re­cha co­mo por la iz­quier­da y el cen­tro. Lo fue con los ‘ti­tu­la­res’ e in­clu­si­ve tras la re­tahí­la de cam­bios tí­pi­cos de es­tos bo­los. El con­jun­to pu­so or­den, con un Ja­vi Ji­mé­nez que se ga­na la con­di­ción de cuar­to cen­tral y un Ve­zo al que so­lo la eco­no­mía le de­ja­ría co­mo ter­ce­ro. La pe­ga­da la pu­so Fa­bián Orellana, que ya lle­va tres go­les en lo que lle­va­mos de ve­rano y al que le sir­vió su zur­da­zo des­de la fron­tal pa­ra reivin­di­car­se aho­ra que con So­ler le ha cre­ci­do la com­pe­ten­cia.

No fue un par­ti­do de oca­sio­nes cla­ras, pe­ro sí se tra­ba­jó pa­ra bus­car­las y so­bre to­do pa­ra no re­ci­bir­las. Ne­to y Jau­me es­tu­vie­ron ba­jo pa­los en el Vi­ta­lity Sta­dium, aun­que bien po­drían ha­ber­se ido al ci­ne. y el resultado hu­bie­ra si­do el mis­mo. Mé­ri­to del buen ha­cer de un equi­po que cree en las ideas de Mar­ce­lino.

Prue­ba Mar­ce­lino dio a Ga­yà to­da la ban­da, con Car­los So­ler de in­te­rior

RO­DRI­GO MO­RENO. El his­pano-bra­si­le­ño for­mó pa­re­ja ofen­si­va con Si­mo­ne Za­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.