España-Por­tu­gal, la ho­ra de la ver­dad

AS (Valladolid) - - RUSIA 2018 - AL­FRE­DO RELAÑO

Cuan­do sa­le el toro, to­do el mun­do se sien­ta, di­cen los del mun­di­llo. Se aca­ban las dis­cu­sio­nes, los sa­lu­dos y to­dos a ver qué pa­sa. Ayer sa­lió el toro pa­ra Ru­sia y Arabia Saudí, y hoy lo ha­rá pa­ra no­so­tros. Des­de que se mue­va el ba­lón, Lopetegui ha­brá pa­sa­do a ser his­to­ria. El opo­nen­te, ya sa­ben, es Por­tu­gal, equi­po di­fí­cil es­té quien es­té en nues­tro ban­qui­llo. Es el cam­peón de Eu­ro­co­pa con una re­ce­ta pa­re­ci­da a la de Si­meo­ne: es­pe­rar, arries­gar po­co, pe­na­li­zar los errores del ri­val. Y con Cristiano Ronaldo, que vie­ne a mar­car un gol en ca­da par­ti­do, cuan­do no son más. Ju­gar con­tra él equi­va­le ca­si a sal­tar al cam­po con un gol en con­tra.

Pe­ro te­ne­mos equi­po. No es­pe­ro va­ria­cio­nes res­pec­to a lo que hu­bie­ra he­cho Lopetegui, que nos de­ja una bue­na he­ren­cia. El equi­po es el que es, hay po­cas du­das (Ko­ke o Thia­go, se­gún el ri­val, es­te nue­ve o el otro...) y funciona. El pri­mer par­ti­do, eso sí, re­sul­ta muy especial. Se vie­ne ju­gan­do men­tal­men­te des­de el sor­teo, los fut­bo­lis­tas lo han re­pa­sa­do en la ca­be­za du­ran­te mu­chas se­ma­nas y en ge­ne­ral tar­dan en sol­tar los ner­vios. Pe­ro lo mis­mo que les pa­sa a los nues­tros les ha­brá pa­sa­do a los de Fer­nan­do San­tos. Lue­go, el Mundial en­tra en nor­ma­li­dad, con un par­ti­do ca­da po­cos días, pe­ro es­te pri­me­ro es un tra­go. Y és­te lle­ga con vís­pe­ras ra­ras.

Yo, que soy op­ti­mis­ta por na­tu­ra­le­za, es­pe­ro in­clu­so que el su­ce­so sir­va pa­ra ha­cer pi­ña. Las plan­ti­llas sue­len te­ner reacciones así, se ha vis­to con fre­cuen­cia. Y mien­tras ellos pre­pa­ran es­te par­ti­do, Lopetegui fue presentado ayer en el Ber­na­béu. Es un buen en­tre­na­dor aun­que no de­jo de pen­sar que lle­ga de quin­to pla­to. Si Po­chet­tino o Löw o Alle­gri o Klopp, cual­quie­ra de ellos, le hu­bie­ra di­cho sí a Flo­ren­tino, nos hu­bié­ra­mos aho­rra­do es­te be­rrin­che, que ha co­lo­ca­do al Real Madrid en la po­si­ción de sa­bo­tea­dor de La Roja. Su pre­sen­ta­ción se con­vir­tió en un gra­tui­to e in­si­dio­so ac­to de des­es­ta­bi­li­za­ción en la mis­ma vís­pe­ra del pri­mer par­ti­do.

“SE VIE­NE JU­GAN­DO MEN­TAL­MEN­TE DES­DE EL SOR­TEO, LOS FUT­BO­LIS­TAS LO...”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.