Ita­lia quie­re a An­ce­lot­ti pa­ra sa­lir de su pe­sa­di­lla

Es el en­tre­na­dor pre­fe­ri­do pa­ra su­plir al muy cri­ti­ca­do Ven­tu­ra

As - - Tema Del Día - MIR­KO CALEMME

Fue muy du­ro pa­ra los ita­lia­nos des­per­tar­se tras la peor hu­mi­lla­ción de­por­ti­va de los úl­ti­mos 60 años. En el Bel Pae­se, que nor­mal­men­te vi­ve los pa­ro­nes co­mo una mo­les­tia que in­te­rrum­pe su que­ri­da Se­rie A, en los úl­ti­mos dos días ha­bía una at­mós­fe­ra pa­re­ci­da a la que se vi­ve du­ran­te un Mun­dial. Des­de Aos­ta a Pa­ler­mo na­die ha­bla­ba de otra co­sa: ha­bía que ga­nar a Sue­cia.

El desen­la­ce de San Si­ro de­jó a ca­da ti­fo­so en un es­ta­do de shock, y sor­pren­die­ron la can­ti­dad de men­sa­jes de apo­yo que lle­ga­ron des­de los apa­sio­na­dos del fút­bol de to­do el pla­ne­ta. Si es que es ver­dad: un Mun­dial sin Ita­lia no es lo mis­mo, pe­ro tam­po­co lo es Ita­lia sin un Mun­dial. Co­mo el sa­bio Buf­fon di­jo tras el par­ti­do, es una cues­tión so­cial más que de­por­ti­va: la Na­zio­na­le une es­te país de 156 años co­mo ni Ga­ri­bal­di su­po ha­cer­lo.

El da­ño es tam­bién eco­nó­mi­co y va más allá de los 100 mi­llo­nes que per­dió la Fe­der­cal­cio: por ejem­plo, to­dos los co­mer­cian­tes que, ca­da cua­tro años, sa­can a ven­der ban­de­ras y trom­pe­tas, pue­den ol­vi­dar­se de sus ne­go­cios. En ju­nio, en los bal­co­nes ita­lia­nos, no apa­re­ce­rá ni una Tri­co­lo­re.

La ex­clu­sión ha­ce in­ne­ga­ble la cri­sis del de­por­te rey ita­liano, cu­ya fal­ta de ta­len­tos es evi­den­te. Mu­cho se de­be a la desas­tro­sa ges­tión de las can­te­ras y a la po­ca con­fian­za que se da a los jó­ve­nes: la idea de sus­ti­tuir el inú­til cam­peo­na­to Pri­ma­ve­ra con los equi­pos fí­lia­les ayer vol­vió a cir­cu­lar. Se ne­ce­si­ta una re­for­ma pro­fun­da, pa­re­ci­da a la que vi­vió Ale­ma­nia en 2000. To­do jus­to y to­do ne­ce­sa­rio si se quie­re vol­ver a ga­nar un Mun­dial.

Pa­ra par­ti­ci­par, sin em­bar­go, ha­bía ma­te­rial hu­mano de so­bra y por eso, se­gún la gran ma­yo­ría de los fut­bo­le­ros ita­lia­nos, el res­pon­sa­ble del desas­tre fue Ven­tu­ra. El pro­yec­to del se­lec­cio­na­dor ha si­do un fra­ca­so: to­dos los pe­rió­di­cos y los ex­téc­ni­cos ita­lia­nos (in­clu­yen­do a Sac­chi, y tam­bién al exaz­zu­rro Pir­lo) le pi­die­ron un 4-3-3 per­fec­to pa­ra las ca­rac­te­rís­ti­cas de sus ex­tre­mos, pe­ro el ex del To­rino se em­pe­ñó en tra­ba­jar con un 4-2-4 sin sen­ti­do que, al fi­nal, aban­do­nó. An­te Sue­cia se vol­vió a un 3-5-2 por vo­lun­tad de los ‘se­na­do­res’ Bo­nuc­ci, Bar­za­gli y

En­cues­ta El 67% de los afi­cio­na­dos quie­re al exentrenador del Madrid

Ma­les El fra­ca­so de la az­zu­rra se ini­cia en la ne­fas­ta ges­tión de la can­te­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.