Este sí es el Ma­drid

Asen­sio lan­zó la car­ga fi­nal cuando man­da­ba el PSG El Ma­drid fue me­jor has­ta el des­can­so Do­ble­te de Cris­tiano Im­pre­sio­nó Ney­mar

As - - Tema Del Día - LUIS NIETO

Fue un par­ti­do de tam­bo­res y vio­li­nes, un con­cier­ta­zo a la al­tu­ra de lo que fi­gu­ra­ba en el pro­gra­ma y con fi­nal fe­liz, que me­re­ce­rá re­fren­do en el Par­que de los Prín­ci­pes. El Ma­drid em­pe­zó y aca­bó con su por­te im­pe­rial de la Cham­pions, pe­ro tu­vo un lar­go epi­so­dio del que ha si­do en es­ta Li­ga. La sa­li­da de Asen­sio lo reac­ti­vó. Y Cris­tiano mar­có su te­rri­to­rio, ese que na­die co­no­ce co­mo él.

El PSG ani­ma o ate­rro­ri­za se­gún se lea su ali­nea­ción de atrás ha­cia ade­lan­te o al re­vés. Dos equi­pos en uno: un tri­den­te dia­bó­li­co, es­pe­cial­men­te Ney­mar, y un co­ro que no an­da a su al­tu­ra y que, sal­vo el bri­llan­te Ra­biot, tar­ta­mu­dea en la sa­li­da de ba­lón, es in­ca­paz de apa­ci­guar al ad­ver­sa­rio con po­se­sio­nes lar­gas y re­ga­la pe­lo­tas en te­rreno pan­ta­no­so. Un equi­po al que el Ma­drid hu­bie­ra do­ma­do so­be­ra­na­men­te en otro tiem­po, pe­ro que aho­ra se le agi­gan­ta. In­clu­so con Is­co, cuar­to cen­tro­cam­pis­ta con el que Zi­da­ne le dio gus­to al pú­bli­co y que en­tre­gó la ini­cia­ti­va al Ma­drid un tiem­po. Fue el pul­so de un con­jun­to con­tra un trío fa­bu­lo­so que ha­ría bueno a este PSG y a cual­quie­ra.

Na­die me­jor que el Ma­drid co­no­ce el pro­to­co­lo de la Cham­pions, en la que ha en­vuel­to lo me­jor de su his­to­ria: una sa­li­da en ex­plo­sión con do­ble efec­to, el ablan­da­mien­to del ad­ver­sa­rio y la mi­li­tan­cia de la gra­da. Esa aco­me­ti­da su­peró la ex­pec­ta­ti­vas del PSG en el que Emery to­mó de­ci­sio­nes de ries­go: Kim­bem­be, Ber­chi­che y Lo Cel­so. A los dos úl­ti­mos les pu­do el Ber­na­béu. Es­pe­cial­men­te al ar­gen­tino, que con­du­jo al Ma­drid al em­pa­te en un pe­nal­ti en el que Roc­chi cas­ti­gó más la in­ten­ción que la con­tun­den­cia por un aga­rrón a Kroos. A Lo Cel­so se le aflo­ja­ron las pier­nas.

Esa iner­cia no la per­dió el Ma­drid du­ran­te to­da la pri­me­ra mi­tad, en la que es­tu­vo no­ta­ble­men­te por en­ci­ma sal­vo en el mar­ca­dor por­que en su cos­to­sí­si­mo ta­lent show no ha en­con­tra­do Al Khe­lai­fi cen­tro­cam­pis­tas de al­ta cos­tu­ra co­mo Mo­dric, Kroos o Is­co (100% de acier­to en el pa­se en la pri­me­ra mi­tad). An­tes del mi­nu­to 5 el Ma­drid ya ha­bía dis­fru­ta­do de dos bue­nas opor­tu­ni­da­des, for­zan­do erro­res muy cer­ca de Areo­la, con una pre­sión coope­ra­ti­va y es­for­za­da muy por en­ci­ma de la me­dia del cur­so. To­do lo que le pa­só con la pe­lo­ta fue es­tu­pen­do. Sin ella, fue otra co­sa. Na­cho, pró­te­sis de

to­do, se tra­gó el sa­po de Ney­mar, el ver­da­de­ro he­cho di­fe­ren­cial del PSG, al que se le apre­cia la ma­gia de se­rie y la je­rar­quía que aquí no le qui­ta Mes­si. Tam­bién re­sul­tó gra­ti­fi­can­te Mbap­pé, ju­ga­dor al que se adi­vi­na un lar­go rei­na­do. De él par­tió el tan­to del PSG, en en­vío que Ca­va­ni de­jó pa­sar, Na­cho re­cha­zó y Ra­biot co­lo­có en la red. La fac­tu­ra de la des­aten­ción en las se­gun­das ju­ga­das es­tá sien­do es­tra­tos­fé­ri­ca en este Ma­drid. Es­ta ten­drá que pa­gar­la Mo­dric, que aban­do­nó al fran­cés en mi­tad del via­je. Lue­go se re­di­mió.

El gol no le qui­tó al Ma­drid ese tre­men­dis­mo que tan­tas ve­ces le ha ser­vi­do de bur­la­de­ro. An­tes y des­pués de él, Cris­tiano pu­do mar­car. En la pri­me­ra le par­tió la ca­ra a Areo­la de un pe­lo­ta­zo y en la se­gun­da se pre­ci­pi­tó. Pe­ro el par­ti­do era del Ma­drid y vol­vió a su­bir a cu­bier­ta con el pe­nal­ti de par­di­llo de Lo Cel­so, que ma­no­teó sobre Kroos ha­cia la per­di­ción. Le per­do­na­ron la se­gun­da ama­ri­lla.

El em­pa­te de­jó sen­sa­cio­nes en­con­tra­das en el Ma­drid. Por un la­do sal­va­ba la cuen­ta de pro­tec­ción y por otra de­ja­ba es­ca­par su mo­men­to. Por­que en la se­gun­da mi­tad, si­guien­do una mo­les­ta cos­tum­bre, se ca­yó del car­tel. Ney­mar des­ple­gó aún más la alas y Ra­biot hi­zo de mo­chi­le­ro de lu­jo. Cun­dió el pá­ni­co. Na­vas sal­vó un gol de Mbap­pé y Ra­mos dos más, con una mano para el debate. Is­co pa­só a la ver­sión re­tó­ri­ca y Ben­ze­ma que­dó en zo­na de ex­clu­sión. Fue un des­ma­yo de ca­bo a ra­bo, al­go que ya vio el Ber­na­béu en el úl­ti­mo Clá­si­co. Y de re­pen­te, Emery pa­ró el motor. Pres­cin­dió de Ca­va­ni para do­blar el la­te­ral de­re­cho. Pa­so atrás. Pa­so en fal­so. Y Zi­da­ne ti­ró de Ba­le, Lu­cas Váz­quez y Asen­sio. Tres pa­sos ade­lan­te. Un arri­món. Por­que el ba­lear, su­plen­te in­só­li­to, me­tió el vo­lan­ta­zo que es­pe­ra­ba el Ber­na­béu. Fut­bo­lís­ti­co y emo­cio­nal. En un cen­tro su­yo em­pa­tó de re­bo­te Cris­tiano y un Ma­drid des­ca­mi­sa­do se echó en­ton­ces sobre ese PSG aco­bar­da­do que vol­vió a su pe­sa­di­lla del Camp Nou. Asen­sio tam­bién le dio el ter­ce­ro a Mar­ce­lo. Y des­pués el equi­po bus­có el cuar­to. Fue el Ma­drid de an­tes, el Ma­drid de siem­pre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.