Is­co, el ju­ga­do­ra­zo so­me­ti­do a los jui­cios su­ma­rí­si­mos

Jue­gue bien, mal o re­gu­lar, siem­pre hay al­go que juz­gar en un fut­bo­lis­ta que me­re­ce una tre­gua

As - - Real Madrid - SANTIAGO SE­GU­RO­LA

En Má­la­ga fue des­pe­di­do entre ova­cio­nes. Fue uno de esos días don­de ra­ra vez en­cuen­tras un fut­bo­lis­ta me­jor en Es­pa­ña y en Eu­ro­pa. El gran pro­ble­ma de Is­co es que no pue­de ba­jar ni un mi­lí­me­tro de ahí.

Uno de los as­pec­tos más re­le­van­tes de Is­co es el obli­ga­to­rio de­ba­te que so­por­ta ca­da se­ma­na. Jue­gue bien, mal o re­gu­lar, siem­pre hay al­go que juz­gar en un fut­bo­lis­ta que me­re­ce una tre­gua, al me­nos pa­ra li­be­rar­se de ten­sio­nes in­ne­ce­sa­rias. Aun­que ca­si to­do en el fút­bol es opi­na­ble, y a ve­ces ra­di­cal­men­te opi­na­ble, exis­te un am­plio gre­mio de ju­ga­do­res so­bre los cua­les no pesan los pre­jui­cios, no di­ga­mos las po­lé­mi­cas. No son ne­ce­sa­ria­men­te los me­jo­res. Se les cuel­ga una tem­pra­na eti­que­ta y vi­ven con ella, o de ella, sin sa­lir­se del ca­rril. Mu­chos de ellos pa­san to­da la vi­da en un club, sin ha­cer mu­cho rui­do, ni na­da es­pe­cial. Se les ca­li­fi­ca de pro­fe­sio­na­les y, en oca­sio­nes, se les bus­ca una vir­tud que les jus­ti­fi­que. Lo del tra­ba­jo su­cio es muy so­co­rri­do. Is­co per­te­ne­ce a otra ca­te­go­ría de ju­ga­dor: se so­me­te a un ri­gu­ro­so exa­men en ca­da par­ti­do y su des­tino co­mo ti­tu­lar, su­plen­te o el lim­bo entre las dos es­tan­cias, que tam­bién exis­te en el fút­bol.

Des­pués de cin­co años en el Real Ma­drid, su ca­so de­be­ría de es­tar re­suel­to, pe­ro la reali­dad di­ce otra co­sa. Cual­quie­ra que ob­ser­ve su tra­yec­to­ria —la de es­ta tem­po­ra­da, o la de la an­te­rior, to­das en de­fi­ni­ti­va—, se pre­gun­ta­rá por los re­pe­ti­dos ve­ri­cue­tos que atra­vie­sa Is­co ca­da año. Siem­pre al­can­za una bre­ve con­di­ción de in­dis­cu­ti­ble y siem­pre res­ba­la has­ta las po­si­cio­nes más pro­fun­das del ban­qui­llo, co­mo ha su­ce­di­do es­ta tem­po­ra­da, más o me­nos a me­dia­dos de enero, du­ran­te los cuar­tos de fi­nal de la Co­pa y la eli­mi­na­ción an­te el Le­ga­nés. El pa­sa­do año su­ce­dió lo con­tra­rio. Pa­só del ce­ro, apenas 20 mi­nu­tos en los ocho par­ti­dos pre­vios a los cuar­tos de fi­nal de la Co­pa de Eu­ro­pa, al in­fi­ni­to, tras sus des­lum­bran­tes ac­tua­cio­nes en la rec­ta fi­nal de la tem­po­ra­da. Es­tos vi­ra­jes son tan brus­cos que le con­vier­ten en un ju­ga­dor en si­tua­ción per­pe­tua­men­te ines­ta­ble, qui­zá por­que su ori­gi­na­li­dad es tan evi­den­te que in­vi­ta a un jui­cio cons­tan­te y ex­tre­mis­ta. Ha­ce un año es­ta­ba en la puer­ta de sa­li­da del club, se di­ga lo que se di­ga aho­ra, y po­co des­pués re­no­vó en me­dio del cla­mor de la hin­cha­da. Por cier­to, otra ca­rac­te­rís­ti­ca de Is­co es que sue­le re­ci­bir más apre­cio en el pue­blo llano que en al­gu­nos des­pa­chos, pro­ba­ble­men­te por­que la hin­cha­da dis­fru­ta de sus vir­tu­des y los ofi­ci­nis­tas pre­fie­ren fi­jar­se en sus de­fec­tos. No es una par­ti­cu­la­ri­dad de Is­co. Pa­sa mu­cho en el fút­bol.

Las cua­li­da­des de Is­co des­ta­can tan­to que no me­re­ce dis­cu­tir­le co­mo ju­ga­dor del Real Ma­drid y de la Se­lec­ción, don­de Ju­len Lo­pe­te­gui no tie­ne dudas. A ve­ces pa­re­ce que ele­gi­ría a Is­co y diez más, con un da­to fa­vo­ra­ble al se­lec­cio­na­dor: Is­co le ha res­pon­di­do en el cam­po con va­rios par­ti­dos an­to­ló­gi­cos. Has­ta quie­nes le dis­cu­ten acep­tan entre dien­tes que Is­co es­tá he­cho pa­ra ju­gar en el Ma­drid. Le que­da de ma­ra­vi­lla una ca­sa­ca que a otros les que­da gran­de, aun­que per­ma­nez­can fue­ra de cual­quier de­ba­te o po­lé­mi­ca.

En Má­la­ga fue des­pe­di­do entre ova­cio­nes, en par­te por­que es un chi­co de la tie­rra y en su día de­fen­dió muy bien al equi­po, pe­ro cual­quier afi­cio­na­do hu­bie­ra he­cho lo mis­mo. Fue uno de esos días don­de ra­ra vez en­cuen­tras un fut­bo­lis­ta me­jor en Es­pa­ña y en Eu­ro­pa. Su gran pro­ble­ma es que no pue­de ba­jar ni un mi­lí­me­tro de ahí por­que to­da­vía no ha ob­te­ni­do el de­re­cho a no ju­gar bien un par­ti­do, pri­vi­le­gio del que dis­fru­tan la ma­yo­ría de los fut­bo­lis­tas, in­clui­dos los que ra­ra vez jue­gan bien. En esos mo­men­tos, Is­co se ex­po­ne inevi­ta­ble­men­te a una brus­ca de­gra­da­ción en la es­ca­la del equi­po. Le de­be re­sul­tar muy di­fí­cil man­te­ner la con­fian­za, el áni­mo y el ner­vio com­pe­ti­ti­vo en una si­tua­ción que, por lo vis­to, tie­ne mal arre­glo. Pa­san las tem­po­ra­das y en ca­da par­ti­do Is­co es­tá so­me­ti­do a un jui­cio su­ma­rí­si­mo. Qué pe­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.