Lo­ren­zo se ha­ce un Már­quez

As - - Motociclismo - RAÚL ROMOJARO

No ha­bla­mos de pi­lo­tos, lo ha­ce­mos de hé­roes. El es­pec­tácu­lo que

han ofre­ci­do Jor­ge Lo­ren­zo y Marc Már­quez en la ca­rre­ra de Mo­toGP diría que tras­cien­de lo de­por­ti­vo pa­ra aden­trar­se en el te­rreno de lo épi­co, de una ac­ti­tud vi­tal que de­fi­ne el ta­lan­te ex­tra­or­di­na­rio de es­tos pi­lo­tos. El ma­llor­quín le ha da­do al ca­ta­lán su pro­pia me­di­ci­na, ex­hi­bien­do una agre­si­vi­dad que le ha va­li­do una vic­to­ria ex­cep­cio­nal. Cier­to es que se com­pe­tía en un cir­cui­to Du­ca­ti, un Red Bull Ring de rec­tas lar­gas y fre­na­das fuer­tes, co­mo tam­bién lo es que los neu­má­ti­cos de Már­quez pa­re­cían más ade­cua­dos pa­ra la fa­se fi­nal. Sea co­mo fue­re, lo cier­to es que he­mos dis­fru­ta­do de la me­jor ver­sión de Jor­ge, la úni­ca efec­ti­va pa­ra im­po­ner­se a un ri­val de tan­ta ca­te­go­ría. Sus úl­ti­mas vuel­tas son de esas que no se ol­vi­dan...

Ya pro­pó­si­to de se­me­jan­te de­mos­tra­ción de Lo­ren­zo, no pue­do de­jar de in­sis­tir en el tre­men­do ri­dícu­lo que es­tá pro­ta­go­ni­zan­do Du­ca­ti al re­nun­ciar a su po­ten­cial. No só­lo se pre­ci­pi­ta­ron al de­jar­le mar­char, so­bre to­do me pa­re­ce inacep­ta­ble que me­nos­pre­cia­ran al es­pa­ñol co­mo lo han he­cho. In­clu­so si Jor­ge no hu­bie­ra lo­gra­do adap­tar­se a la mo­to ita­lia­na, al­go que es­tá más que en du­da, su pal­ma­rés y su ac­ti­tud me­re­cían un res­pe­to que no le otor­ga­ron. Aho­ra es­tán que­dan­do en evi­den­cia co­mo po­cas ve­ces se ha­bía vis­to en el Mun­dial, es mu­cho más fre­cuen­te que los pi­lo­tos se equi­vo­quen al ele­gir un equi­po que ver a mar­cas ha­cer­lo de un mo­do tan cla­mo­ro­so. Por eso me ale­gran do­ble­men­te los éxi­tos de Lo­ren­zo, pre­mian su es­fuer­zo y tam­bién re­fren­dan la in­com­pe­ten­cia de al­gu­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.