Le­wis Ha­mil­ton

Auto Bild extra F1 - - SUMARIO -

Le­wis Ha­mil­ton de­mos­tró en 2014 que ha­bía su­pe­ra­do el mie­do a sus pro­pios fan­tas­mas. La velocidad que ate­so­ra es­te bri­tá­ni­co en sus ma­nos la tie­nen, po­si­ble­men­te, so­lo dos o tres pi­lo­tos más en to­da la pa­rri­lla. To­to Wolff nos lo con­ta­ba el pa­sa­do año en la vi­si­ta que AU­TO BILD pu­do ha­cer a la se­de del equi­po ale­mán en una de las lo­ca­li­da­des del se­lec­to ve­cin­da­rio de Sil­vers­to­ne, Brac­kley. El je­fe ha­bla­ba así de sus pi­lo­tos: “Ni­co es un pro­fe­sio­nal del au­to­mo­vi­lis­mo. Se lo to­ma muy en se­rio. En­tre­na du­ro y es­tá con­cen­tra­do du­ran­te sie­te días a la se­ma­na y 24 ho­ras al día en su tra­ba­jo. Es me­tó­di­co y per­fec­cio­nis­ta. Y siem­pre es­tá tra­ba­jan­do en me­jo­rar allá don­de ve que pue­de ha­cer­lo”. El dis­cur­so cam­bió ra­di­cal­men­te a la ho­ra de ha­blar de Ha­mil­ton: “Le­wis es un ge­nio. Le sa­le so­lo. Pe­ro él tam­bién ne­ce­si­ta sen­tir que no so­lo es un pi­lo­to de Fór­mu­la 1, sino que tam­bién es un jo­ven al que le gus­ta dis­fru­tar de la vi­da”. Po­cas per­so­nas en to­do el mun­do po­drán te­ner me­jor información que el hom­bre que los ha di­ri­gi­do des­de el mu­ro (y des­de los des­pa­chos) en las dos úl­ti­mas tem­po­ra­das. Así que ese aná­li­sis, te­nien­do en cuen­ta la par­te po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­ta, es fia­ble. De he­cho, el ba­lan­ce de lo que vi­mos en 2014 va por esos mis­mos de­rro­te­ros. Un Ros­berg cons­tan­te y tra­ba­ja­dor des­es­ta­bi­li­zó du­ran­te bue­na par­te del año a su com­pa­ñe­ro, más rá­pi­do so­bre el pa­pel pe­ro me­nos efec­ti­vo so­bre la pis­ta. Así iban las co­sas has­ta el pa­so del ecua­dor de la tem­po­ra­da y las dos úl­ti­mas vic­to­rias (de las tres que con­si­guió en to­tal) con las que Ric­ciar­do rom­pió la dic­ta­du­ra de Mer­ce­des. Des­pués de aque­llo (y del fa­mo­so gol­pe en Bél­gi­ca) Ros­berg se fue des­in­flan­do y Ha­mil­ton ele­vó su ni­vel has­ta un pun­to que no se le ha­bía vis­to des­de su de­but en la Fór­mu­la 1. Y eso que, sor­pre­si­va­men­te, el ale­mán le ga­nó bas­tan­tes ve­ces jus­to don­de Ha­mil­ton se su­po­nía más fuer­te: en cla­si­fi­ca­ción. Sin em­bar­go, el do­min­go, ya en ca­rre­ra, Le­wis ma­ne­ja­ba los tiem­pos con una su­pe­rio­ri­dad aplas­tan­te y con­si­guió lle­var­se su se­gun­do tí­tu­lo de cam­peón del Mun­do. Muy me­re­ci­do, sin du­da, y muy im­por­tan­te pa­ra dar so­li­dez a la men­te de un pi­lo­to que, en es­te equi­po, pue­de ha­cer his­to­ria si su re­no­va­ción no aca­ba con­ver­ti­da en un nue­vo cu­le­brón. La con­ti­nui­dad del bri­tá­ni­co en la es­cu­de­ría ale­ma­na pue­de ser el pró­xi­mo mo­vi­mien­to de fi­chas que pro­vo­que un te­rre­mo­to en la pa­rri­lla te­nien­do en cuen­ta que to­dos los equi­pos pun­te­ros acaban de re­no­var sus plan­ti­llas y han em­pe­za­do nue­vos pro­yec­tos. Se­rá di­fí­cil, de mo­men­to, que en­cuen­tre un si­tio me­jor que en el que ha con­se­gui­do vol­ver a ser cam­peón.

Las 11 vic­to­rias fir­ma­das por el bri­tá­ni­co en 2014 le lle­va­ron directo a su se­gun­do tí­tu­lo mun­dial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.