Pre­sen­ta­ción

Auto Bild extra F1 - - SUMARIO -

Mer­ce­des si­gue co­mo gran fa­vo­ri­to pa­ra re­va­li­dar el do­ble­te con­se­gui­do en 2014. El res­to lu­cha­rá por acer­car­se a ellos, con el atrac­ti­vo de ver de qué son ca­pa­ces Vet­tel con Fe­rra­ri, Alon­so con Hon­da y Car­los Sainz en su pri­me­ra tem­po­ra­da en la Fór­mu­la 1

No que­da muy cla­ro si es­ta­mos asis­tien­do al ini­cio de una nue­va tem­po­ra­da de Fór­mu­la 1 o a la con­ti­nua­ción de la an­te­rior. Des­pués de un lar­go in­vierno que pa­re­cía in­ter­mi­na­ble y en el que las no­ti­cias lle­ga­ban con cuen­ta­go­tas, la F1 echó a an­dar y pa­re­ce que hay me­nos cam­bios de los es­pe­ra­dos o, al me­nos, de los desea­dos. Te­nien­do en cuen­ta que los ma­ti­ces del re­gla­men­to han si­do muy le­ves, tam­po­co se po­dían su­po­ner no­ve­da­des drás­ti­cas en la je­rar­quía que or­ga­ni­zó la cla­si­fi­ca­ción a final de 2014. Sin em­bar­go, sí que ha­bía mu­chas ex­pec­ta­ti­vas por ver cuán­to te­rreno le po­dían ga­nar los ri­va­les a los inal­can­za­bles cam­peo­nes del Mun­do. No obs­tan­te, pa­re­ce que el es­ce­na­rio, con res­pec­to al GP de Abu Da­bi que pu­so fin a la pa­sa­da tem­po­ra­da, si­gue sien­do muy pa­re­ci­do. Por­que Mer­ce­des no so­lo con­ti­núa de­lan­te, sino que, ade­más, vuel­ve a te­ner va­rios cuer­pos de ven­ta­ja so­bre sus ri­va­les. Esa se­rá la cla­ve de la tem­po­ra­da 2015, una ca­za de es­tre­llas cons­tan­te de to­das las es­cu­de­rías por acer­car­se a los ale­ma­nes, mien­tras es­tos se pa­sean por los cir­cui­tos con el ace­le­ra­dor a me­dio gas y la re­cá­ma­ra lle­na de ba­las. No lo ol­vi­de­mos, es más que pro­ba­ble que aún no ha­yan te­ni­do que ha­cer uso al com­ple­to de su des­co­mu­nal po­ten­cial téc­ni­co. Y, co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, to­do ello em­pie­za a te­ner sus efec­tos en for­ma de pro­tes­tas por par­te del res­to de equi­pos, que de­nun­cian la ven­ta­ja que Mer­ce­des ha te­ni­do a la ho­ra de di­se­ñar los re­vo­lu­cio­na­rios mo­to­res V6 tur­bo y la tec­no­lo­gía hí­bri­da que los com­ple­ta.

Co­sa de dos

Con se­me­jan­te pa­no­ra­ma, los gran­des fa­vo­ri­tos pa­ra vol­ver a pe­lear por el tí­tu­lo de Pi­lo­tos se­rán, un año más, Le­wis Ha­mil­ton (vi­gen­te cam­peón) y Ni­co Ros­berg. El bri­tá­ni­co par­te con ven­ta­ja, tan­to mo­ral co­mo téc­ni­ca, por­que ga­nó el año pa­sa­do y de­mos­tró que es pu­ro ta­len­to. Pe­ro tam­po­co se li­bró de caer en sus cri­sis de ines­ta­bi­li­dad que tan

ca­ras le han cos­ta­do en otras oca­sio­nes. En 2014, sa­lió del ba­che y aca­bó ga­nan­do con gran sol­ven­cia. Ros­berg lo vol­ve­rá a in­ten­tar, y sa­be que tie­ne ar­mas pa­ra po­der po­ner con­tra las cuer­das a Ha­mil­ton, pe­ro le fal­ta pe­ga­da en de­ter­mi­na­dos mo­men­tos y eso, a lo lar­go de un año en el que los dos es­tán lla­ma­dos a co­par los pri­me­ros pues­tos del po­dio con re­gu­la­ri­dad, se­rá lo que aca­be de­ci­dien­do la vic­to­ria final. Una po­le es­tra­tos­fé­ri­ca, un ade­lan­ta­mien­to ma­gis­tral... pe­que­ños (y, a la vez gran­des) de­ta­lles que son los que va­len por un tí­tu­lo que el ale­mán de­jó es­ca­par.

Alon­so-McLa­ren, nue­vo re­to

Uno de los gran­des atrac­ti­vos de la tem­po­ra­da 2015 es­tá en el re­torno de Hon­da co­mo su­mi­nis­tra­dor de mo­to­res de McLa­ren (en ex­clu­si­va), así co­mo en la vuel­ta de Fer­nan­do Alon­so al equi­po del que es­ca­pó des­pués de una trau­má­ti­ca tem­po­ra­da 2007 que de­jó la sen­sa­ción de que no le

de­ja­ron ga­nar en be­ne­fi­cio de Ha­mil­ton. En con­tra de lo que se pu­do pen­sar en un pri­mer mo­men­to, la re­con­ci­lia­ción de to­das las par­tes ha si­do com­ple­ta. Se ne­ce­si­tan. La se­quía de tí­tu­los de la es­cu­de­ría re­quie­re de un pri­mer es­pa­da que li­de­re el pro­yec­to por el du­ro ca­mino del éxi­to. El es­pañol, con el pal­ma­rés con­ge­la­do tras pa­sar cua­tro tem­po­ra­das en Fe­rra­ri, tam­bién ne­ce­si­ta ur­gen­te­men­te un co­che ga­na­dor con el que afron­tar la par­te final de su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal den­tro de la Fór­mu­la 1. Am­bos han apos­ta­do por Hon­da y los ja­po­ne­ses quie­ren de­vol­ver la con­fian­za en for­ma de una gi­gan­tes­ca in­ver­sión de me­dios y per­so­nal. Pe­ro es­to no va a ser fá­cil y, por des­gra­cia, en la F1 el di­ne­ro no ga­ran­ti­za el éxi­to. Tan­to unos co­mo otros pi­den pa­cien­cia y afir­man que las ideas des­de las que han par­ti­do son tan re­vo­lu­cio­na­rias que van a ne­ce­si­tar tiem­po pa­ra ma­du­rar. Así que cos­ta­rá di­ge­rir el cam­bio mien­tras el co­che va co­gien­do for­ma y los ri­va­les di­rec­tos no de­jan de acu­mu­lar triun­fos. La par­te po­si­ti­va es que, con unas ex­pec- ta­ti­vas tan ba­jas, cual­quier re­sul­ta­do de­cen­te se ce­le­bra­rá co­mo un éxi­to. Pe­ro, por aho­ra, in­clu­so esos mo­des­tos ob­je­ti­vos son una in­cóg­ni­ta.

Vet­tel y el res­to

Otro que ha cam­bia­do de ai­res y tam­bién tie­ne la in­ten­ción de vol­ver a bri­llar es Se­bas­tian Vet­tel. El ale­mán ha ate­rri­za­do en Fe­rra­ri con el ob­je­ti­vo de cal­car los pa­sos de su ído­lo, Schu­ma­cher. Tam­po­co lo tie­ne fá­cil, por­que la Scu­de­ria es­tá en pleno pro­ce­so de trans­for­ma­ción y eso lle­va­rá su tiem­po. Sa­len ga­nan­do en que, en la com­pa­ra­ti­va re­cu­rren­te con Alon­so, ellos es­ta­rán me­jor que McLa­ren. Pe­ro que na­die se en­ga­ñe, por­que, aun­que Fe­rra­ri ha me­jo­ra­do, vuel­ven a es­tar a un mun­do de po­der pe­lear por las vic­to­rias. Por otro la­do, te­ne­mos a Red Bull, las­tra­do por el mo­tor Re­nault. Eso no qui­ta que la con­fian­za en la es­pec­ta­cu­lar ca­pa­ci­dad de de­sa­rro­llo de la es­cu­de­ría aus­tria­ca pue­da vol­ver a lle­var­les arri­ba, co­mo ya ocu­rrió en 2014. En el mis­mo entorno de Red Bull te­ne­mos una nue­va ca­ra a la que pres­ta­re­mos mu­cha aten­ción a lo lar­go de la tem­po­ra­da. Des­pués de una tra­ba­ja­da tra­yec­to­ria, Car­los Sainz ya es pi­lo­to de Fór­mu­la 1. El es­pañol ha lle­ga­do a la pa­rri­lla dan­do su úl­ti­ma zan­ca­da den­tro el pro­gra­ma de jó­ve­nes pi­lo­tos de Red Bull. Lo su­yo le ha cos­ta­do, por­que no es que se lo ha­yan pues­to fá­cil. Pe­ro, a sus 20 años, de­mues­tra una ma­du­rez y humildad que le pue­den ayu­dar a lle­gar muy le­jos. Su pri­me­ra tem­po­ra­da se­rá un exa­men cons­tan­te con­tra su com­pa­ñe­ro de equi­po, el de­bu­tan­te más jo­ven de la his­to­ria de la F1, el ho­lan­dés Max Vers­tap­pen, y, por el mo­men­to, Sainz es­tá ha­cien­do las co­sas bas­tan­te me­jor.

Así arran­ca la tem­po­ra­da 2015 de Fór­mu­la 1, con la es­pe­ran­za de que la ba­ta­lla en­tre los dos pi­lo­tos de Mer­ce­des sea in­ten­sa has­ta final de año y con una pa­rri­lla más re­vuel­ta que nun­ca en la que ca­si na­die sa­be real­men­te dón­de es­tá, pe­ro to­dos tie­nen cla­ro dón­de quie­ren lle­gar.

To­do apun­ta a que el tí­tu­lo de Pi­lo­tos vol­ve­rá a es­tar en­tre Le­wis Ha­mil­ton y Ni­co Ros­berg, co­mo ya ocu­rrió en la pa­sa­da tem­po­ra­da 2014

Le­wis Ha­mil­ton de­fien­de el tí­tu­lo de cam­peón del Mun­do, mien­tras que Ni­co Ros­berg, el gran de­rro­ta­do de 2014, espera vol­ver a te­ner la opor­tu­ni­dad de pe­lear con­tra su com­pa­ñe­ro

Ma­nor ha si­do la úl­ti­ma es­cu­de­ría en lle­gar, con el ob­je­ti­vo de co­rrer y sal­var los 30 mi­llo­nes de eu­ros que con­si­guió Ma­rus­sia en 2014 al aca­bar no­ve­nos

Po­cos po­drían ha­ber apos­ta­do a que los ca­mi­nos de Fer­nan­do Alon­so y Ron Den­nis se vol­ve­rían a cru­zar des­pués de sus pro­ble­mas en 2007

Por aho­ra hay más som­bras que lu­ces

en el pro­me­te­dor pro­yec­to de McLa­ren y Hon­da. Ha­brá que

te­ner pa­cien­cia has­ta vol­ver a ver a Alon­so con un co­che

com­pe­ti­ti­vo

La co­no­ci­da amis­tad en­tre Vet­tel y Ki­mi se pon­drá a prue­ba es­te año co­mo com­pa­ñe­ros de equi­po, pa­ra in­ten­tar que Fe­rra­ri vuel­va a ga­nar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.