Pas­tor Mal­do­na­do

Auto Bild extra F1 - - SUMARIO -

Si Ro­main Gros­jean vi­vió un año com­pli­ca­do en 2014, lo de Pas­tor Mal­do­na­do fue un ver­da­de­ro desas­tre. Es­tá cla­ro que no es fá­cil ca­li­fi­car de­ter­mi­na­das de­ci­sio­nes cuan­do se to­man sin po­der cal­cu­lar los ries­gos con cer­te­za. Y, en el ca­so de los pi­lo­tos de Fór­mu­la 1, el cam­bio de es­cu­de­ría sue­le ser un sal­to al va­cío en el que nun­ca sa­bes lo que te vas a en­con­trar cuan­do to­mes la pri­me­ra sa­li­da de la tem­po­ra­da. El ve­ne­zo­lano sa­lió de Wi­lliams des­pués de que la es­cu­de­ría es­tu­vie­ra su­frien­do una de las peo­res cri­sis de re­sul­ta­dos de la lar­ga his­to­ria del equi­po bri­tá­ni­co. Sus ma­nos, ca­pa­ces de ga­nar el GP de Es­pa­ña de 2012, y el im­por­tan­te apo­yo eco­nó­mi­co de la pe­tro­le­ra de su país en­con­tra­ron una al­ter­na­ti­va po­ten­cial­men­te bue­na en Lo­tus. Pues no pu­do re­sul­tar más inopor­tuno el cam­bio al coin­ci­dir con la re­su­rrec­ción del equi­po de Gro­ve y el hundimiento de los de Ens­to­ne de­bi­do al cam­bio de je­rar­quías que su­pu­so la in­cor­po­ra­ción de los nue­vos mo­to­res V6 tur­bo. Pas­tor Mal­do­na­do su­frió con el E22 más aún que Gros­jean. Seis ave­rías y otros mu­chos ac­ci­den­tes en ca­si to­das las ca­rre­ras le man­tu­vie­ron en un per­ma­nen­te fue­ra de jue­go. Sus dos so­li­ta­rios pun­tos en Es­ta­dos Uni­dos gra­cias a que ter­mi­nó dé­ci­mo y la san­ción que le fue im­pues­ta a Jean-Eric Ver­gne re­pre­sen­ta­ron su me­jor fin de se­ma­na de to­da la tem­po­ra­da. Apar­te de eso, el res­to fue pa­ra ol­vi­dar y hay un da­to que lo re­pre­sen­ta me­jor que nin­gún otro: so­lo pu­do pa­sar de la Q1 (la pri­me­ra ron­da de eli­mi­na­ción en la cla­si­fi­ca­ción) en seis de los 19 Gran­des Pre­mios. A pe­sar de to­do ello, el equi­po anun­cia­ba su con­ti­nui­dad de ca­ra a 2015 in­clu­so an­tes de lle­gar al ecua­dor de la pa­sa­da tem­po­ra­da, cuan­do lo nor­mal es que las co­sas va­yan mu­cho más des­pa­cio (la ga­ran­tía eco­nó­mi­ca que res­pal­da -por aho­ra- al pi­lo­to fue, sin du­da, cla­ve en es­ta ne­go­cia­ción). Aho­ra, Mal­do­na­do con­fía en que el cam­bio de mo­tor le per­mi­ta em­pe­zar a pe­lear en­tre los pi­lo­tos del ni­vel que se le su­po­ne. Por aho­ra, y tras cua­tro tem­po­ra­das en la Fór­mu­la 1, no ha dis­fru­ta­do de un co­che con cier­ta so­li­dez téc­ni­ca co­mo pa­ra con­se­guir­lo, aun­que la re­gu­la­ri­dad tam­po­co ha si­do has­ta aho­ra su ma­yor vir­tud. Siem­pre se le ha con­si­de­ra­do mu­cho más rá­pi­do que cons­tan­te y, aun­que se le no­ta la ma­du­rez en un pi­lo­ta­je me­nos agre­si­vo, le es­tá cos­tan­do qui­tar­se la eti­que­ta de pi­lo­to errá­ti­co y con de­ma­sia­dos ac­ci­den­tes al año. En 2015 pue­de te­ner una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra de­mos­trar que, ade­más de la ga­rra, tam­bién hay con­sis­ten­cia. En pretemporada ha ro­da­do más ki­ló­me­tros y, en al­gu­na jor­na­da, ha si­do más rá­pi­do, que su com­pa­ñe­ro de equi­po, así que pa­re­ce pre­pa­ra­do pa­ra afron­tar el re­to de 2015 en bue­nas con­di­cio­nes.

Pas­tor Mal­do­na­do afron­ta una nue­va eta­pa en la F1 con un equi­po di­fe­ren­te a Wi­lliams, don­de ha es­ta­do tres años

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.