Mar­cus Erics­son

Auto Bild extra F1 - - SUMARIO -

El pi­lo­to sue­co ha con­se­gui­do aga­rrar­se a la Fór­mu­la 1 a pe­sar de no ha­ber em­pe­za­do con buen pie en la má­xi­ma ca­te­go­ría. Es­tá cla­ro que los pa­tro­ci­na­do­res que sus­ten­tan su ca­rre­ra han si­do una pie­za cla­ve pa­ra que Mar­cus Erics­son con­ti­núe un año más en la pa­rri­lla. Por­que su de­but es­tu­vo pla­ga­do de com­pli­ca­cio­nes de to­do ti­po. Pa­ra em­pe­zar, lle­gó a un equi­po en una si­tua­ción muy di­fí­cil. Tras va­rios años sin re­sul­ta­dos, Tony Fer­nan­des di­jo cla­ra­men­te que 2014 era el ul­ti­má­tum pa­ra su pro­yec­to en la F1 con Ca­ter­ham y que, si no lle­ga­ban los re­sul­ta­dos, ha­bría que bus­car una so­lu­ción drás­ti­ca. Y los re­sul­ta­dos no so­lo no lle­ga­ron, sino que, ade­más fue­ron aún mu­cho peo­res de lo pre­vis­to y los mo­no­pla­zas ver­des an­du­vie­ron to­da la tem­po­ra­da a re­bu­fo de sus ri­va­les di­rec­tos de Ma­rus­sia. Tan­to fue así que el final de Ca­ter­ham se ade­lan­tó an­tes de lo pre­vis­to y el equi­po en­tró en barrena se­ma­nas an­tes de ca­ye­se el te­lón en Abu Da­bi. Sin fon­dos, la si­tua­ción le­gal de la es­cu­de­ría em­pe­zó a dar tum­bos y Fer­nan­des y los in­ver- so­res que ha­bían in­ten­ta­do sal­var el pro­yec­to (con Co­lin Ko­lles y Ch­ris­ti­jan Al­bers al fren­te) se en­zar­za­ron en un cru­ce de acu­sa­cio­nes con Fer­nan­des por el tras­pa­so y pa­go de la en­ti­dad que aca­bó, co­mo sue­le ocu­rrir en es­tos ca­sos, con el cie­rre de la em­pre­sa. Ca­ter­ham se per­dió las úl­ti­mas ca­rre­ras del año y sus pi­lo­tos se tu­vie­ron que bus­car la vi­da. Erics­son y su di­ne­ro en­con­tra­ron un nue­vo si­tio en Sau­ber. Por otro la­do, el sue­co su­frió mu­cho du­ran­te to­da la tem­po­ra­da pa­ra adap­tar­se a la Fór­mu­la 1. En reali­dad, no se es­pe­ra­ba a un de­bu­tan­te des­lum­bran­te, pe­ro tam­po­co que no pu­die­ra su­pe­rar a su com­pa­ñe­ro de equi­po (Ko­ba­yas­hi) ni a sus ri­va­les di­rec­tos en ca­si nin­gu­na de las ca­rre­ras del año. In­clu­so cuan­do Ro­ber­to Mer­hi tu­vo opor­tu­ni­dad de ro­dar con él, fue más rá­pi­do tras so­lo unas de­ce­nas de ki­ló­me­tros con el mo­no­pla­za. El sue­co se que­jó du­ran­te to­do el año de la li­mi­ta­ción de pe­so de los mo­no­pla­zas y que su di­fe­ren­cia cor­po­ral con el ja­po­nés (ca­si 10 ki­los) le ha­cía per­der más de me­dio se­gun­do por vuel­ta. Un han­di­cap que por su ta­lla (1,80, lo que re­pre­sen­ta 12 cen­tí­me­tros más que Ko­ba­yas­hi) no po­día su­pe­rar. Por aho­ra, su se­gun­da tem­po­ra­da en la F1 tam­bién ha em­pe­za­do com­par­tien­do box con un pi­lo­to más rá­pi­do que él, con el aña­di­do de que, en es­te ca­so, es un de­bu­tan­te. Así que se avecina otro año com­pli­ca­do pa­ra Erics­son, que ten­drá que sa­ber apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des que se le pre­sen­ten si el nue­vo Sau­ber es un co­che más com­pe­ti­ti­vo. No obs­tan­te, las apues­tas, in­clu­so an­tes de ver sus pri­me­ros due­los en pis­ta, pa­re­ce que jue­gan a fa­vor de su nue­vo com­pa­ñe­ro de equi­po.

El sue­co tu­vo que sa­lir co­rrien­do de Ca­ter­ham an­tes de que se hun­die­se pa­ra bus­car un nue­vo asien­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.