In­fi­ni­ti Red Bull

Auto Bild extra F1 - - SUMARIO -

Em­pie­za una nue­va era pa­ra el equi­po Red Bull. Y no se­rá fá­cil man­te­ner el ni­vel al­can­za­do en el úl­ti­mo lus­tro. La mar­cha de Vet­tel po­ne fin a una sor­pren­den­te eta­pa de éxi­tos por la que muy po­cos hu­bie­ran apos­ta­do pa­ra una es­cu­de­ría tan jo­ven. Red Bull Ra­cing na­ció so­bre las ce­ni­zas de Ja­guar, con más di­ne­ro y mar­ke­ting que re­sul­ta­dos, pe­ro las ideas muy cla­ras en una de las men­tes más bri­llan­tes de la his­to­ria de la Fór­mu­la 1: la de Adrian Ne­wey. El ge­nio acep­tó el re­to des­pués de re­cha­zar ofer­tas de mu­cho ma­yor pres­ti­gio his­tó­ri­co y, po­si­ble­men­te, la mis­ma can­ti­dad (o más) de ce­ros en el che­que. Pe­ro le mo­ti­va­ba el po­ten­cial de es­te nue­vo equi­po na­ci­do ya en la era di­gi­tal de la F1. Tres años de ro­da­je, ajus­te y de­sa­rro­llo de to­da la ma­qui­na­ria (in­clui­dos sus co­ches) y los pri­me­ros re­sul­ta­dos em­pe­za­ron a cua­jar. Red Bull pa­só de ser un equi­po de cir­co a aso­mar el mo­rro por los lu­ga­res no­bles de la pa­rri­lla. En cual­quier ca­so, se­guían sin to­mar­les de­ma­sia­do en se­rio, con una im­ber­be pro­me­sa ale­ma­na y un pi­lo­to de se­gun­da fi­la con po­co pres­ti­gio co­mo era Web­ber. Pe­ro lo im­por­tan­te era que Ne­wey si­guie­ra te­nien­do to­dos los me­dios y el tiem­po ne­ce­sa­rios pa­ra dar­le for­ma a su gran in­ven­to y en­ton­ces, cuan­do eso ocu­rrió, ca­ye­ron tres mun­dia­les de Pi­lo­tos y Cons­truc­to­res con­se­cu­ti­vos. Red Bull aca­ba­ba de pa­sar de ser una de las mi­les de he­rra­mien­tas de mar­ke­ting del gi­gan­te de las be­bi­das ener­gé­ti­cas al equi­po do­mi­na­dor de la Fór­mu­la 1. Por eso, que ha­ce tiem­po que nos ha­ya­mos acos­tum­bra­do a con­tar con ellos en­tre los fa­vo­ri­tos y que se les exi­ja lo má­xi­mo es al­go nor­mal, pe­ro si echa­mos la vis­ta atrás, ha­ce so­lo diez años no eran más que unos de­bu­tan­tes sin de­ma­sia­do fu­tu­ro, al me­nos en lo de­por­ti­vo. En cier- ta me­di­da, ya vi­vi­mos un avan­ce de es­ta tran­si­ción de 2015 en la pa­sa­da tem­po­ra­da. La sor­pre­sa de ver a Vet­tel su­pe­ra­do du­ran­te ca­si to­do el año (ex­cep­to en mo­men­tos pun­tua­les) por el re­cién lle­ga­do Da­niel Ric­ciar­do anun­cia­ba un cla­ro cam­bio de ci­clo. Hu­bo que im­pro­vi­sar una nue­va je­rar­quía pa­ra el equi­po mien­tras se obli­ga­ba a Re­nault a tra­ba­jar a con­tra­rre­loj pa­ra so­lu­cio­nar los pro­ble­mas del nue­vo mo­tor V6. Con to­do ello, al final vol­vie­ron a de­mos­trar que cuen­tan, po­si­ble­men­te, con la me­jor y ma­yor ca­pa­ci­dad de res­pues­ta y de­sa­rro­llo de la pa­rri­lla. Aca­ba­ron ga­nan­do ca­rre­ras a

los to­do­po­de­ro­sos Mer­ce­des con su in­fe­rior mo­tor fran­cés. Aho­ra, sin Vet­tel, con Ric­ciar­do y el jo­ven Kvyat, con Ne­wey me­nos cen­tra­do (man­tie­ne su car­go co­mo in­ge­nie­ro je­fe pe­ro ha em­pe­za­do nue­vos re­tos) y sin al­guno de sus me­jo­res ayu­dan­tes, Red Bull afron­ta una nue­va eta­pa den­tro de su aún jo­ven pro­yec­to.

Tras su in­só­li­ta de­co­ra­ción de ca­mu­fla­je pa­ra los tests de Je­rez y Bar­ce­lo­na, la es­té­ti­ca de­fi­ni­ti­va del nue­vo RB11 ha pa­sa­do a ser es­ta, con una com­bi­na­ción cro­má­ti­ca muy pa­re­ci­da a la de las tem­po­ra­das an­te­rio­res

Se han em­pe­ña­do en com­pli­car mu­cho a los más ob­ser­va­do­res el tra­ba­jo du­ran­te la pretemporada. La de­co­ra­ción del mo­no­pla­za en pretemporada ha­cía más di­fí­cil po­der es­ca­near las so­lu­cio­nes del nue­vo Red Bull. Han cam­bia­do el di­se­ño del mo­rro de qui­lla pa­ra cum­plir con el nue­vo re­gla­men­to. Por otro la­do, si­guen te­nien­do uno de los me­jo­res pa­que­tes ae­ro­di­ná­mi­cos de to­da la pa­rri­lla

Adrian Ne­wey se re­par­ti­rá su tiem­po es­te año en­tre la F1 y el di­se­ño de bar­cos de ve­la pa­ra la pres­ti­gio­sa Co­pa del Amé­ri­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.