Ita­lia - Mon­za

Auto Bild extra F1 - - SUMARIO -

Si Bél­gi­ca es uno de los lu­ga­res de cul­to, qué de­cir de El Tem­plo de la velocidad. Mon­za es el cir­cui­to en el que más co­rren los fór­mu­la 1. Ca­da año, los mo­no­pla­zas su­pe­ran los 340 km/h en sus lar­gas rec­tas y en sus cur­vas, de gran ra­dio. El ré­cord lo tie­ne Juan Pa­blo Mon­to­ya, que en 2005 al­can­zó 372,6 km/h du­ran­te los en­tre­na­mien­tos li­bres, una velocidad que nin­gún F1 ha vuel­to a te­ner a su al­can­ce (por aho­ra).

Y es que Mon­za na­ció pa­ra eso, pa­ra que los co­ches co­rrie­sen sin lí­mi­te en su pis­ta oval, la se­gun­da de Eu­ro­pa (des­pués del ju­rá­si­co Broo­klands y jus­to un año an­tes de nues­tro Sit­ges-Te­rra­mar), a ima­gen y se­me­jan­za de la que se aca­ba­ba de ha­cer en In­dia­na. Pe­ro es­tos cir­cui­tos no ca­la­ron en el Vie­jo Con­ti­nen­te y Mon­za se tu­vo que trans­for­mar e ir mol­dean­do su fi­gu­ra ba­jo los gus­tos y, so­bre to­do, exi­gen­cias de los re­gla­men­tos europeos.

El mis­ti­cis­mo del tra­za­do ita­liano tam­bién tie­ne un trá­gi­co his­to­rial a sus es­pal­das, pues so­bre su as­fal­to se han de­ja­do la vi­da mu­chos gran­des nom­bres de la Fór­mu­la 1 (sin ir más le­jos, Von Trips y Rindt en la mis­ma cur­va, en La Pa­ra­bó­li­ca).

Afor­tu­na­da­men­te, eso son his­to­rias que han que­da­do pa­ra los li­bros y, hoy en día, la F1 te­me me­nos a sus pro­pios fan­tas­mas.

Por to­do ello y por el evi­den­te com­po­nen­te na­cio­nal, es­ta ca­rre­ra es la más im­por­tan­te de la tem­po­ra­da pa­ra Fe­rra­ri. In­de­pen­dien­te­men­te de lo que el re­sul­ta­do en ella pue­da de­ci­dir a final de año. Y, pre­ci­sa­men­te, en 2014 se vio có­mo la Scu­de­ria to­ca­ba fon­do an­te su pú­bli­co. Mon­te­ze­mo­lo hi­zo su tra­di­cio­nal vi­si­ta con ges­to se­rio y ade­más, de des­pe­di­da. So­lo unas se­ma­nas más tar­de se anun­cia­ba que de­ja­ba la pre­si­den­cia de Fe­rra­ri y los pi­lo­tos se arras­tra­ron so­bre el le­gen­da­rio as­fal­to de Mon­za. Räik­kö­nen aca­bó un­dé­ci­mo y Alon­so aban­do­nó en la vuel­ta 28 con un pro­ble­ma me­cá­ni­co. Una es­tam­pa que se hi­zo muy du­ra.

Po­cas ve­ces se ha vis­to un es­pec­tácu­lo peor pa­ra Fe­rra­ri que el que ofre­cie­ron en el pa­sa­do Gran Pre­mio de Ita­lia. Alon­so en­tró en la Q3 a du­ras pe­nas y Ki­mi no pu­do pa­sar el cor­te. En ca­rre­ra, el es­pañol aban­do­nó por ave­ría y el fin­lan­dés no pu­do pa­sar de la un­dé­ci­ma pla­za. Tam­bién fue la úl­ti­ma ca­rre­ra en Mon­za con Mon­te­ze­mo­lo co­mo pre­si­den­te de Fe­rra­ri

Hay que re­mon­tar­se ca­si 50 años, has­ta 1966, pa­ra en­con­trar la úl­ti­ma vic­to­ria de un pi­lo­to ita­liano en el Gran Pre­mio de su país. Lo con­si­guió Lu­do­vi­co Scar­fiot­ti con Fe­rra­ri

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.