Ro­ber­to Mer­hi

Auto Bild extra F1 - - SUMARIO -

Ro­ber­to Mer­hi se de­bía de en­con­trar tran­qui­la­men­te en su ca­sa de Cas­te­llón. Días tran­qui­los a pri­me­ros de mar­zo con el gu­sa­ni­llo que he­mos te­ni­do to­dos de ver qué pa­sa­ría en la pri­me­ra ca­rre­ra de F1 de 2015. Él, ade­más, es­ta­ría en­tre­nan­do, pre­pa­rán­do­se en el plano fí­si­co pa­ra la tem­po­ra­da 2015. Unos días an­tes aca­ba­ba de anun­ciar su fi­cha­je con el equi­po de Si­to Pons en la GP2 y ha­bían fi­na­li­za­do los pri­me­ros tests de pretemporada del año, en Je­rez, con muy bue­nas sen­sa­cio­nes.

Y, en­ton­ces, so­nó el te­lé­fono. No era su má­na­ger pe­ro era un an­ti­guo nú­me­ro co­no­ci­do. Tras una bre­ve con­ver­sa­ción, sa­lió pi­tan­do a pre­pa­rar la ma­le­ta. Te­nía que co­ger un vue­lo ha­cia Aus­tra­lia sin sa­ber muy bien qué iba a ha­cer allí. Le aca­ba­ban de lla­mar del nue­vo equi­po Ma­nor, que se ha­bía plan­ta­do en la pri­me­ra ca­rre­ra del año con el co­che de 2014 a me­dio mon­tar y so­lo uno de sus pi­lo­tos con­fir­ma­dos. ¿Por qué lla­ma­ron a Ro­ber­to? En­tre otras co­sas, por­que ya se co­no­cían de cuan­do co­rrió con el equi­po bri­tá­ni­co en su pri­me­ra tem­po­ra­da en la F3 Eu­ro­se­ries, en 2009. Des­pués sus ca­mi­nos se se­pa­ra­ron. El es­pañol aca­bó ga­nan­do aquel cam­peo­na­to dos años más tar­de, des­pués de una tem­po­ra­da real­men­te bri­llan­te en la que tu­vo co­mo gran ri­val a su com­pa­ñe­ro y com­pa­trio­ta Da­ni Jun­ca­de­lla. Des­de allí, dio el sal­to al DTM, don­de Mer­ce­des se hi­zo car­go de su for­ma­ción (Schu­ma­cher an­da­ba por ahí de con­se­je­ro es­po­rá­di­ca­men­te) pe­ro no lle­gó a con­tar con los me­jo­res ma­te­ria­les pa­ra de­mos­trar la velocidad que tie­ne en sus jó­ve­nes ma­nos. Aun así, se des­pi­dió del com­pli­ca­do cam­peo­na­to ale­mán, tras dos años, fir­man­do el se­gun­do pues­to en la úl­ti­ma ca­rre­ra de 2013, des­pués de una ac­tua­ción su­bli­me, ba­jo la llu­via, en la que re­mon­tó des­de el fon­do de la pa­rri­lla has­ta ter­mi­nar en el po­dio. Des­pués lle­ga­ron las du­das. Tras pro­bar va­rias al­ter­na­ti­vas, apos­tó por un equi­po muy to­ca­do de las WSR y asu­mió el re­to de con­se­guir re­sul­ta­dos. No so­lo lo lo­gró, sino que se ju­gó el tí­tu­lo en la úl­ti­ma ca­rre­ra con­tra Car­los Sainz. Mer­hi es ta­len­to pu­ro. Así lo ha de­mos­tra­do en to­da su ca­rre­ra, co­rrien­do, nor­mal­men­te, con me­nos me­dios que el res­to y sa­can­do me­jor re­sul­ta­do del es­pe­ra­do. En llu­via es, sen­ci­lla­men­te, un pro­di­gio de velocidad. To­do ello le abrió las puer­tas de la F1 en 2014 cuan­do el equi­po Ca­ter­ham le dio la opor­tu­ni­dad de par­ti­ci­par en tres se­sio­nes de en­tre­na­mien­tos li­bres en las que fue me­jor que sus com­pa­ñe­ros, los ti­tu­la­res de la es­cu­de­ría. Aho­ra, Ma­nor ha re­cu­rri­do a él por­que sa­ben que es de los po­cos que les pue­den ayu­dar a po­ner en mar­cha es­te com­pli­ca­do re­to.

Ma­nor lla­mó a Ro­ber­to Mer­hi por­que sa­ben que es uno de los pi­lo­tos que más ta­len­to tie­nen en es­te mo­men­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.