Ja­pón - Su­zu­ka

Auto Bild extra F1 - - SUMARIO -

Ega­res del mun­do don­de me­jor se pue­de ex­pri­mir un mo­no­pla­za de Fór­mu­la 1 al má­xi­mo.

La pis­ta ni­po­na tie­ne sus pro­pios lu­ga­res de cul­to, co­mo la mí­ti­ca cur­va 130R, un lar­go gi­ro a iz­quier­das en cu­ya sa­li­da se mar­ca el pun­to de ma­yor velocidad de to­do el cir­cui­to: unos 310 km/h. Allí, en esa mis­ma cur­va, Fer­nan­do Alon­so fir­mó uno de los me­jo­res ade­lan­ta­mien­tos de la His­to­ria, en 2005, cuan­do pa­só a Mi­chael Schu­ma­cher por el ex­te­rior a más de 270 km/h. vuel­ta rá­pi­da. Pe­ro el ale­mán te­nía cla­ro que que­ría ase­gu­rar su cuar­to tí­tu­lo cuan­to an­tes y se lle­vó la vic­to­ria con sol­ven­cia.

Su­zu­ka es una pis­ta don­de to­dos los pi­lo­tos de la pa­rri­lla coin­ci­den en que es un au­tén­ti­co pla­cer pi­lo­tar. Su di­se­ño -en reali­dad es el úni­co del Mun­dial con for­ma de ocho- ofre­ce una mez­cla de zo­nas muy téc­ni­cas y otras tre­men­da­men­te rá­pi­das.

To­dos los que han te­ni­do la opor­tu­ni­dad de co­rrer allí tam­bién di­cen que es uno de los lu- tos in­gre­dien­tes aña­di­mos que sue­le ser una ca­rre­ra si­tua­da en la par­te final del ca­len­da­rio, nos en­con­tra­mos con que sue­le ser una ci­ta ex­plo­si­va.

His­tó­ri­ca­men­te, se han vivido due­los de le­yen­da, co­mo los que nos de­jó la ri­va­li­dad en­tre Sen­na y Prost du­ran­te dos tem­po­ra­das se­gui­das en es­te mis­mo es­ce­na­rio. El año pa­sa­do, Vet­tel no dio tre­gua, in­clu­so a pe­sar de que el úni­co hom­bre su­fi­cien­te­men­te ar­ma­do co­mo pa­ra ga­nar­le, Mark Web­ber, le qui­tó la po­le y la n Su­zu­ka siem­pre pa­san co­sas. Pue­de que, por eso, la afi­ción a la Fór­mu­la 1 de Ja­pón sea una de las más en­tre­ga­das del mun­do. Vi­ven el fin de se­ma­na del Gran Pre­mio en éx­ta­sis, co­mo una gran fies­ta, y las gra­das del tra­za­do ni­pón se lle­nan con los co­lo­res y dor­sa­les de to­dos los pi­lo­tos de la pa­rri­lla. El pú­bli­co ja­po­nés, aun­que ten­ga sus pre­fe­ri­dos (co­mo en cual­quier la­do), va con to­dos los pi­lo­tos y dis­fru­ta de es­te de­por­te con pa­sión. Si a to­dos es-

Los erro­res y el trá­gi­co des­tino se unie­ron has­ta pro­vo­car el gra­ve ac­ci­den­te de Ju­les Bian­chi mien­tras una grúa re­ti­ra­ba el mo­no­pla­za de Su­til de una de las es­ca­pa­to­rias de Su­zu­ka La ca­rre­ra de 2014 es­tu­vo mar­ca­da por las ma­las no­ti­cias tan­to pa­ra la Fór­mu­la 1, en ge­ne­ral, co­mo pa­ra la afi­ción es­pa­ño­la, en par­ti­cu­lar. Fer­nan­do Alon­so su­frió una nue­va ave­ría, es­ta vez eléc­tri­ca, que le de­jó fue­ra de jue­go en la se­gun­da vuel­ta de la ca­rre­ra y le hi­zo aban­do­nar la pis­ta, pre­ci­sa­men­te, subido en una mo­to de Hon­da. Por otro la­do, el fran­cés Ju­les Bian­chi su­frió el ac­ci­den­te más gra­ve de to­da la tem­po­ra­da al final del Gran Pre­mio

Va­rios son los GP de Ja­pón en los que se han es­cri­to al­gu­nas de las pá­gi­nas do­ra­das de la F1. Uno de ellos fue el de 1976, cuan­do Ja­mes Hunt con­si­guió su tí­tu­lo Mun­dial con­tra Lau­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.