Luis Fe­li­pe Nasr

Auto Bild extra F1 - - SUMARIO -

Adi­fe­ren­cia de lo que ha ocu­rri­do en otros ca­sos, es­te bra­si­le­ño ha lle­ga­do a la má­xi­ma ca­te­go­ría del au­to­mo­vi­lis­mo sin avi­sar. En reali­dad lle­va tiem­po en el can­de­le­ro, pe­ro tras tres tem­po­ra­das en la com­pli­ca­da GP2 sin triun­far, co­rría el ries­go de aca­bar en el os­tra­cis­mo de una ca­te­go­ría a la que es muy ca­ro lle­gar y aún más di­fí­cil sa­lir, es­pe­cial­men­te si el ob­je­ti­vo es su­bir el úl­ti­mo es­ca­lón.

Nasr for­jó sus ma­nos de pi­lo­to en las pis­tas de kar­ting de Brasil, ga­nan­do va­rios tí­tu­los, y de­bu­tó en los mo­no­pla­zas en 2008, en la Fór­mu­la BMW Ame­ri­ca­na. Un dé­ci­mo pues­to, con un par de vic­to­rias, le sir­vie­ron pa­ra sa­car su bi­lle­te ha­cia Eu­ro­pa. El ate­rri­za­je en el Vie­jo Con­ti­nen­te lo hi­zo en la mis­ma es­truc­tu­ra de la mar­ca ale­ma­na. Y no pu­do de­vol­ver la con­fian­za en aque­llos que ha­bían apos­ta­do por él: cin­co vic­to­rias, seis po­les y 14 po­dios en las 16 ci­tas del ca­len­da­rio. Fe­li­pe Nasr con­si­guió su pri­mer tí­tu­lo im­por­tan­te en las ca­te­go­rías in­fe­rio­res del au­to­mo­vi­lis­mo. De ahí, pa­só a la Fór­mu­la 3 Bri­tá­ni­ca, una de las prin- ci­pa­les lo­nas de com­ba­te a es­te la­do del Atlán­ti­co pa­ra jó­ve­nes ta­len­tos. Aca­bó quin­to en su pri­me­ra tem­po­ra­da y se hi­zo con el tí­tu­lo en la se­gun­da, ya en 2011. Ade­más, ese año par­ti- ci­pó por se­gun­da vez en el pres­ti­gio­so y com­pli­ca­do Gran Pre­mio de Ma­cao, don­de aca­bó se­gun­do por de­trás de Da­ni Jun­ca­de­lla.

En 2012 se acer­ca­ba el mo­men­to de afron­tar re­tos de ma­yor en­ver­ga­du­ra. To­ca­ba ha­cer­se ma­yor. Y no so­lo no se ami­la­nó, sino que lo su­peró con no­ta. Dé­ci­mo en su pri­me­ra tem­po­ra­da en la GP2 con cua­tro po­dios, quin- to en el GP de Ma­cao (ese año ape­nas dis­pu­tó un par de ca­rre­ras de en F3) y, so­bre to­do, un mag­ní­fi­co po­dio en una de las ca­rre­ras más mí­ti­cas del mun­do: las 24 ho­ras de Day­to­na.

Nasr era un pi­lo­to del que se po­dían em­pe­zar a es­pe­rar co­sas muy bue­nas. Sus pla­nes pa­sa­ron por afian­zar­se en la GP2 y allí aca­bó en la cuar­ta po­si­ción de la ge­ne­ral tras ha­ber subido en seis oca­sio­nes al po­dio.

Con to­do ello, en 2014 Wi­lliams le dio la opor­tu­ni­dad de en­trar a for­mar par­te de la es­cu­de­ría co­mo pi­lo­to de prue­bas. Un rol que le per­mi­tió to­mar par­te en los en­tre­na­mien­tos li­bres de seis Gran­des Pre­mios a lo lar­go de la tem­po­ra­da. Mien­tras, su ob­je­ti­vo en GP2 aca­ba­ba con una se­gun­da po­si­ción des­pués de ha­ber con­se­gui­do cua­tro vic­to­rias, una po­le y ocho po­dios. El bra­si­le­ño ya es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra dar el sal­to y, con el apo­yo de una im­por­tan­te en­ti­dad fi­nan­cie­ra de su país y la me­dia­ción de su com­pa­trio­ta Fe­li­pe Massa, es­te año de­bu­ta en la Fór­mu­la 1 con un pro­me­te­dor fu­tu­ro por de­lan­te. El re­le­vo en Brasil pue­de que es­té ase­gu­ra­do con él.

El bra­si­le­ño pue­de ser una de las re­ve­la­cio­nes de la tem­po­ra­da. En su país con­fían cie­ga­men­te en su ta­len­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.