Max Vers­tap­pen

Auto Bild extra F1 - - SUMARIO -

Es­te ho­lan­dés ha en­tra­do en la his­to­ria de la Fór­mu­la 1 in­clu­so an­tes de ha­ber­se acer­ca­do a ella. A sus 17 años, ha pul­ve­ri­za­do el ré­cord de pre­co­ci­dad que es­ta­ba en ma­nos del es­pañol Jai­me Al­guer­sua­ri, quien de­bu­tó en un Gran Pre­mio de Fór­mu­la 1 con 19. Pe­ro el ca­so de Vers­tap­pen, ade­más de ser in­clu­so más jo­ven, ha su­pues­to una au­tén­ti­ca bom­ba in­for­ma­ti­va por otros as­pec­tos.

El prin­ci­pal mo­ti­vo ha si­do la inex­pe­rien­cia con­du­cien­do mo­no­pla­zas. Al­guer­sua­ri y otros de los más jó­ve­nes ta­len­tos que han lle­ga­do a la má­xi­ma ca­te­go­ría (co­mo pue­de ser el ca­so de Vet­tel), ha­bían te­ni­do tiem­po de acu­mu­lar al­gu­na tem­po­ra­da en ca­te­go­rías su­pe­rio­res a las del kar­ting. En el ca­so de Max, so­lo hay que echar un vis­ta­zo a la ta­bla re­su­men de su pal­ma­rés pa­ra ha­cer­se una bue­na idea de la si­tua­ción de la que es­ta­mos ha­blan­do. En 2013 aún com­pe­tía en kar­ting, pe­ro ya tu­vo las pri­me­ras prue­bas con di­fe­ren­tes es­cu­de­rías de Fór­mu­la 3 y Fór­mu­la Re­nault de ca­ra a su po­si­ble pro­mo­ción.

Fi­nal­men­te cae­rían en la F3 Eu­ro­se­ries (el cam­peo­na­to más pres­ti­gio­so de la ca­te­go­ría) don­de tar­dó seis ca­rre­ras en con­se­guir su pri­me­ra vic­to- ria. Sus tres triun­fos con­se­cu­ti­vos, en el mis­mo fin de se­ma­na, en Bél­gi­ca y Ale­ma­nia fue­ron el pri­mer pe­tar­da­zo de la tra­ca en la que se aca­bó con­vir­tien­do su tem­po­ra­da. No tan­to en lo de­por­ti­vo, ya que se ju­gó el tí­tu­lo en la úl­ti­ma ci­ta y, al final, aca­bó ter­ce­ro en la cla­si­fi­ca­ción ge­ne­ral. So­bre to­do en lo que es­ta­ba pa­san­do a su al­re­de­dor. En mi­tad del mes de agos­to, Red Bull anun­cia­ba su in­cor­po­ra­ción a su pro­gra­ma de jó­ve­nes pi­lo­tos y, so­lo unos días des­pués, Hel­mut Mar­ko con­fir­ma­ba que subía di­rec­ta­men­te a la Fór­mu­la 1 en uno de los mo­no­pla­zas de To­ro Ros­so. Ha si­do, sin lu­gar a du­das, la pro­mo­ción más bru­tal, for­za­da y me­teó­ri­ca de to­da la his­to­ria del au­to­mo­vi­lis­mo. Un ca­so sin pre­ce­den­tes del que aún no se pue­den pre­de­cir los re­sul­ta­dos. Por­que sus je­fes di­cen de él que po­see un ta­len­to des­me­su­ra­do y lo com­pa­ran con Sen­na. Él tam­po­co se achi­ca con los cum­pli­dos y di­ce que es­tá pre­pa­ra­do pa­ra sa­lir ai­ro­so y, su pa­dre, el ex­pi­lo­to de F1 Jos Vers­tap­pen, de­be de es­tar aún fro­tán­do­se lo ojos con lo que ha ocu­rri­do.

El ca­so es que en­tre crí­ti­cas y ala­ban­zas, Max Vers­tap­pen ya es­tá en la Fór­mu­la 1. Le ca­yó al­gún pa­lo des­pués de rom­per el ale­rón de­lan­te­ro de uno de los mo­no­pla­zas en una ex­hi­bi­ción ur­ba­na en su pri­me­ra to­ma de con­tac­to. Des­pués ha ido acu­mu­lan­do ki­ló­me­tros pe­ro sa­ber dón­de aca­ba­rá la tem­po­ra­da y có­mo se desen­vol­ve­rá en la pa­rri­lla más co­di­cia­da del mun­do es una ver­da­de­ro enig­ma.

Hel­mut Mar­ko com­pa­ra el ta­len­to del jo­ven Max Vers­tap­pen con el de un mi­to co­mo Ayr­ton Sen­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.