Ni­co Ros­berg

Auto Bild extra F1 - - SUMARIO -

Ni­co Ros­berg en­car­na la otra ca­ra den­tro del equi­po Mer­ce­des: la de la de­rro­ta, la del per­de­dor y, so­bre to­do, la de la re­van­cha. El ale­mán co­men­zó el año 2014 ga­nan­do en Aus­tra­lia, apro­ve­chan­do la tem­pra­na ave­ría con la que Ha­mil­ton se ha­bía en­con­tra­do en su pri­mer asal­to. Pe­ro aque­llo pa­re­ció co­ger­le un po­co a con­tra­pié y la ra­cha de cua­tro triun­fos con­se­cu­ti­vos de su com­pa­ñe­ro de equi­po le vol­vió a `po­ner a ra­ya' mien­tras veía có­mo esos 25 pun­tos de ven­ta­ja con los que ha­bía co­men­za­do se iban es­fu­man­do. Ni­co su­po man­te­ner­se a rue­da, ce­der el te­rreno jus­to y me­ter pre­sión a Le­wis, has­ta que lle­ga­ron a Mó­na­co y el bri­tá­ni­co per­dió los pa­pe­les el sá­ba­do en cla­si­fi­ca­ción, cuan­do Ros­berg arrui­nó la vuel­ta rá­pi­da de Ha­mil­ton con una ban­de­ra ama­ri­lla que nun­ca se su­po si fue in­vo­lun­ta­ria o in­ten­cio­na­da. El do­min­go, el ale­mán aga­rró fuer­te el vo­lan­te y se lle­vó una vic­to­ria que tu­vo mu­cho de psi­co­ló­gi­ca en aquel mo­men­to del año. Ha­mil­ton pa­só un ve­rano tur­bu­len­to, fiel a su la­do me- nos bueno y Ni­co veía có­mo, a me­di­da que la tem­po­ra­da se ago­ta­ba, se acer­ca­ba la po­si­bi­li­dad de com­ple­tar las vi­tri­nas fa­mi­lia­res con una co­ro­na de cam­peón co­mo la que con­si­guió su pa­dre en 1982. El ale­mán se lo em­pe­za­ba a creer y lo cier­to es que te­nía mo­ti­vos más que su­fi­cien­tes pa­ra que así fue­ra. Con­ta­ba con el me­jor co­che y ha­bía con­se­gui­do do­mar a un com­pa­ñe­ro de equi­po que las apues­tas siem­pre da­ban co­mo fa­vo­ri­to. Así lle­ga­ron al se­gun­do pun­to cla­ve de la tem­po­ra­da. Un nue­vo mo­men- to de al­ta ten­sión en­tre ellos que dio la vuel­ta a la tor­ti­lla y de­jó al ale­mán de­ba­jo: el to­que en Bél­gi­ca. Se ha­bló mu­cho de que la re­pri­men­da que le ca­yó a Ni­co le de­jó no­quea­do pa­ra el úl­ti­mo ter­cio del año. In­clu­so con me­di­das co­mo las de de­jar­se pa­sar en Ita­lia en dos ex­tra­ños erro­res sin fun­da­men­to. Fue­se por or­den del mu­ro o por fa­llo pro­pio, el ca­so es que ba­jó un pun­to su com­pe­ti­ti­vi­dad. Des­pués lle­gó el desas­tre de Sin­ga­pur, don­de se es­pe­cu­ló con una po­si­ble cons­pi­ra­ción. Des­pués de ese ne­fas­to mes de sep­tiem­bre, si­guió acu­mu­lan­do po­les de for­ma bri­llan­te, dán­do­le a Ha­mil­ton don­de más le due­le. Pe­ro los do­min­gos sa­lía a pis­ta sin el es­cu­do pa­ra de­fen­der­se de las den­te­lla­das de su com­pa­ñe­ro, que le ade­lan­ta­ba dón­de y cuán­do que­ría. Ni tan si­quie­ra pu­do pe­lear has­ta el final por los 50 pun­tos de Abu Da­bi. Sin em­bar­go, aguan­tó con el co­che ave­ria­do y cru­zó la me­ta do­bla­do pe­ro con la ca­be­za muy al­ta y el res­pe­to má­xi­mo de com­pa­ñe­ros y ri­va­les. En 2015 lo vol­ve­rá a in­ten­tar y tie­ne a su fa­vor que ya sa­be lo que de­be ha­cer.

Ni­co Ros­berg pe­leó co­mo un ca­ba­lle­ro has­ta el final por su pri­me­ra co­ro­na de cam­peón

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.