Ma­la­sia - Se­pang

Auto Bild extra F1 - - SUMARIO -

El Cir­cui­to In­ter­na­cio­nal de Se­pang ofre­ce una pis­ta com­ple­ja, qui­zá de­ma­sia­do pa­ra es­tar en­cua­dra­do en la pri­me­ra par­te de la tem­po­ra­da. Por su ubi­ca­ción, se­ría más ci­vi­li­za­do vi­si­tar­lo en la gi­ra asiá­ti­ca de final de año. Por­que las lar­gas rec­tas del tra­za­do ma­la­sio y su com­ple­ja com­bi­na­ción de cur­vas de al­ta y ba­ja velocidad ha­cen de es­te cir­cui­to un ver­da­de­ro re­to en cuan­to a la pues­ta a pun­to de los mo­no­pla­zas. Pe­ro no so­lo eso, sino que el Gran Pre­mio de Ma­la- sia, en es­ta épo­ca del año, es una ver­da­de­ra olla a pre­sión, li­te­ral­men­te. El ca­lor y la hu­me­dad ha­cen de es­ta ca­rre­ra una de las más du­ras de la tem­po­ra­da pa­ra pi­lo­tos y co­ches. Ade­más, la pre­vi­sión me­teo­ro­ló­gi­ca pue­de vol­ver lo­co a más de uno con enor­mes tor­men­tas que so­lo du­ran unos mi­nu­tos o un bo­chorno as­fi­xian­te di­fí­cil de so­por­tar.

Con es­tos in­gre­dien­tes, no es de ex­tra­ñar que Se­pang ha­ya vivido ca­rre­ras tan tre­pi­dan­tes co­mo im­pre­vi­si­bles, no tan­to por lo que ofre­ce la pro­pia pis­ta en sí, que es un til­kó­dro­mo de li­bro, pe­ro sí por to­do lo que la ro­dea.

En 2014 se em­pe­zó atis­bar lo que aca­bó sien­do una tem­po­ra­da de ab­so­lu­to do­mi­nio de Mer­ce­des. Ha­mil­ton, tras su aban­dono en Aus­tra­lia, reac­cio­nó de for­ma im­pla­ca­ble y se hi­zo con la vic­to­ria por de­lan­te de Ros­berg, que no pu­do plan­tar­le ca­ra en to­da la ca­rre­ra. La pre­sen­cia de Vet­tel en el po­dio tam­bién sor­pren­día, te­nien­do en cuen­ta los gra­ves pro­ble­mas que ha­bía su­fri­do el ale­mán du­ran­te to­da la pretemporada con su nue­vo mo­no­pla­za. No obs­tan­te, des­pués que­dó cla­ro que el te­tra­cam­peón del Mun­do no se­ría una ame­na­za pa­ra los as­pi­ran­tes al tí­tu­lo y que la dic­ta­du­ra de Mer­ce­des no ha­bía he­cho más que co­men­zar. Fer­nan­do Alon­so so­lo pu­do ser cuar­to, al cru­zar la me­ta a más de 35 se­gun­dos de la Fle­cha de Pla­ta de Ha­mil­ton, quien em­pe­zó ahí una re­mon­ta­da sin tre­gua por apear a su com­pa­ñe­ro de equi­po del li­de­ra­to de la cla­si­fi­ca­ción.

Tras su aban­dono por ave­ría en Aus­tra­lia, Ha­mil­ton no dio op­ción y se hi­zo con su pri­mer triun­fo de la tem­po­ra­da en Ma­la­sia. El bri­tá­ni­co es­tu­vo acom­pa­ña­do en el po­dio por Ros­berg y Vet­tel. Arri­ba: Alon­so, cuar­to, ob­ser­va el co­che del ga­na­dor

En 2012, el es­pañol se con­ver­tía en el pri­mer pi­lo­to que ga­na­ba el GP de Ma­la­sia en tres oca­sio­nes y con tres equi­pos di­fe­ren­tes: Re­nault (2005), McLa­ren (2007) y Fe­rra­ri

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.