Da­niel Ric­ciar­do

Auto Bild extra F1 - - SUMARIO -

En 2014 de­mos­tró a to­do el mun­do que la son­ri­sa no es lo úni­co gran­de que tie­ne. El aus­tra­liano sor­pren­dió a pro­pios y ex­tra­ños des­de el pri­mer asal­to. De he­cho, fue me­jor que Vet­tel in­clu­so en aque­lla es­té­ril pretemporada. Y así has­ta que se to­mó la pri­me­ra sa­li­da, pa­ra col­mo, co­rrien­do en ca­sa. Ric­ciar­do se es­tre­na­ba an­te su pú­bli­co ata­do al asien­to más va­lio­so de su ca­rre­ra. La oca­sión me­re­cía una gran ac­tua­ción y to­do sa­lió co­mo de­bía sa­lir. El sá­ba­do fue se­gun­do y Vet­tel no pa­só de la Q2. El do­min­go, el mo­tor del ale­mán aguan­tó las tres pri­me­ras vuel­tas mien­tras su nue­vo com­pa­ñe­ro de equi­po apre­ta­ba los dien­tes pa­ra cru­zar la me­ta en se­gun­da po­si­ción, por de­trás del Mer­ce­des de Ni­co Ros­berg. Un po­dio en su pri­me­ra ca­rre­ra con el nue­vo equi­po, en el GP de su país y ha­bien­do si­do cla­ra­men­te me­jor que el vi­gen­te te­tra­cam­peón del Mun­do. Des­pués se des­cu­brió que aquel RB10 no era le­gal y que tra­ga­ba más ga­so­li­na de la que de­bía. Una pe­na que el mag­ní­fi­co arran­que que­da­ra bo­rra­do de la his­to­ria por un te­ma así, pe­ro las re­glas son las re­glas. No hu­bo re­van­cha en Ma­la­sia, don­de, ade­más, se re­ti­ró a fal­ta de sie­te vuel­tas pa­ra el final. Pe­ro los cuar­tos pues­tos con­se­cu­ti­vos de Ba­réin y Chi­na (siem­pre por de­lan­te de Vet­tel) anun­cia­ban a que el aus­tra­liano es­ta­ba dispuesto a dar mu­cha gue­rra. Zan­jó su re­torno a Eu­ro­pa con dos po­dios se­gui­dos en Es­pa­ña y Mó­na­co y re­ma­tó el me­jor mes de su vi­da con su pri­me­ra vic­to­ria en la F1 en el GP de Ca­na­dá. Mien­tras Vet­tel se­guía des­apa­re­ci­do, Ric­ciar­do sa­ca­ba lo me­jor de un co­che por el que ca­si na­die apos­ta­ba un par de me­ses an­tes. No se li­bró del sín­dro­me del an­fi­trión y fa­lló en el re­torno de la F1 a Aus­tria. Lo en­men­dó en la si­guien­te ci­ta, con un nue­vo ter­ce­ro en Sil­vers­to­ne. Da­niel se pre­sen­ta­ba co­mo la ter­ce­ra fuer­za de la pa­rri­lla y, si al­gún Mer­ce­des fa­lla­ba, el prin­ci­pal can­di­da­to pa­ra ocu­par su pues­to. Las vic­to­rias con­se­cu­ti­vas de Hun­gría y Bél­gi­ca cer­ti­fi­ca­ban que el aus­tra­liano es­ta­ba en un mo­men­to muy dul­ce de for­ma y que se en­ten­día a la per­fec­ción con su im­pre­vi­si­ble RB10. So­lo unos po­cos días des­pués de su ter­cer triun­fo se hi­zo pú­bi­co que Vet­tel aban­do­na­ba el equi­po. Des­de ese mo­men­to, li­de­ra­ría sin va­ci­lar el pro­yec­to. Es­te año se ha en­con­tra­do con una nue­va pretemporada no exen­ta de pro­ble­mas, aun­que han po­di­do ro­dar seis ve­ces más que en 2014 has­ta com­ple­tar más de 4.300 ki­ló­me­tros por los ape­nas 704 que die­ron el año pa­sa­do. Ric­ciar­do tie­ne tiem­po y ta­len­to de vi­vir opor­tu­ni­da­des muy in­tere­san­tes. Se que­da co­mo el nue­vo y acreditado lí­der de Mil­ton Key­nes.

Da­niel Ric­ciar­do pu­do sa­bo­rear la vic­to­ria has­ta en tres oca­sio­nes en la tem­po­ra­da 2014

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.