Fe­li­pe Massa

Auto Bild extra F1 - - SUMARIO -

Si la re­su­rrec­ción del equi­po Wi­lliams ya fue la gran re­ve­la­ción de la tem­po­ra­da, qué de­cir de la se­gun­da ju­ven­tud del bra­si­le­ño. Na­die ha­bría apos­ta­do por que su sa­li­da por la puer­ta de atrás de Fe­rra­ri, con des­tino a una plau­si­ble ju­bi­la­ción an­ti­ci­pa­da, fue­ra a per­mu­tar en una de las me­jo­res de­ci­sio­nes de su ca­rre­ra. Tam­po­co es pre­ci­so de­cir que se fue de Ma­ra­ne­llo de pun­ti­llas, por­que Fe­li­pe de­jó Fe­rra­ri de­rro­ta­do por el que ha­bía si­do su com­pa­ñe­ro du­ran­te las úl­ti­mas cua­tro tem­po­ra­das, (Fer­nan­do Alon­so). Pe­ro sin ren­cor. Massa ce­rró un ci­clo en Ita­lia de­jan­do la sen­sa­ción de que ha­bía si­do un gran em­plea­do, un hom­bre de la ca­sa al que le fal­ta­ron mu­chos y vi­ta­les pun­tos en la úl­ti­ma par­te de su ca­rre­ra. La cul­pa que­dó re­par­ti­da a par­tes igua­les en­tre sus pro­pias ma­nos y el desas­tre téc­ni­co con el que tu­vo que con­vi­vir du­ran­te cua­tro años en el equi­po ita­liano. An­tes ha­bía te­ni­do tiem­po de ser el úl­ti­mo es­cu­de­ro de Schu­ma­cher y cam­peón del Mun­do de pi­lo­tos du­ran­te los 38,9 se­gun­dos que Le­wis Ha­mil­ton tar­dó en cru­zar la me­ta del GP de Brasil de 2008, en quin­ta po­si­ción, en lu­gar de sex­ta, lo que de­tu­vo sú­bi­ta­men­te las ce­le­bra­cio­nes de un eu­fó­ri­co pa­dre de Massa en el box de Fe­rra­ri. Aque­lla de­cep­ción y el gra­ve y des­afor­tu­na­do ac­ci­den­te de Hun­gría en 2009 fue­ron, sin du­da, los peo­res mo­men­tos de su vi­da. Y am­bos los pa­só ves­ti­do de ro­jo. Su re­no­va­ción pa­re­ció alar­gar­se más de lo de­bi­do, es­pe­cial­men­te cuan­do no con­se­guía unir­se al tren de ca­be­za pa­ra ras­car al­gu­nos pun­tos a Red Bull en be­ne­fi­cio de Alon­so, que era el pre­ten­dien­te.

Jun­tos ol­vi­da­ron ren­ci­llas de an­ti­guas épo­cas y en­ta­bla­ron una bue­na amis­tad que aún se man­tie­ne, aun­que nin­guno de los dos si­ga ya por Ma­ra­ne­llo. Massa, el de­rro­ta­do, vi­vió un año mu­cho más com­pe­ti­ti­vo du­ran­te 2014 que Alon­so, que era el que se ha­bía he­cho due­ño y se­ñor de Fe­rra­ri. Y, por su­pues­to, in­fi­ni­ta­men­te me­jor que el del pi­lo­to que ha­bía he­re­da­do su mon­tu­ra ro­ja, Ki­mi Räik­kö­nen. Fe­li­pe se plan­tea aho­ra su vi­da con otra men­ta­li­dad. Se ha qui­ta­do una enor­me pre­sión de en­ci­ma. En su equi­po los po­dios se ce­le­bran co­mo triun­fos y la di­fe­ren­cia con su com­pa­ñe­ro no es tan abis­mal, aun­que vol­vie­se a que­dar por de­trás de él. Dar­le la vuel­ta a es­ta úl­ti­ma si­tua­ción po­dría ser uno de los úl­ti­mos éxi­tos que sa­bo­ree en su ca­rre­ra, aun­que lo cier­to es que vuel­ve a te­ner un gran mo­no­pla­za en­tre sus ma­nos. Quién sa­be si pa­ra con­se­guir al­go más. Si man­tie­ne la for­ma que ex­hi­bió en la pa­sa­da tem­po­ra­da, lo ideal se­ría que pu­die­ra pe­lear por al­gu­nas vic­to­rias a lo lar­go del año. Fe­li­pe es­tá dispuesto a dar­lo to­do una vez más.

Massa ha re­cu­pe­ra­do la son­ri­sa en su nue­va eta­pa con el equi­po bri­tá­ni­co cuan­do se le da­ba por aca­ba­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.