Se­bas­tian Vet­tel

Auto Bild extra F1 - - SUMARIO -

Se­bas­tian Vet­tel se en­fren­ta al ma­yor re­to de su ca­rre­ra de­por­ti­va des­de que de­bu­tó en la Fór­mu­la 1. Es más, en es­te ca­so hay una pre­sión aña­di­da tan­to por su pro­pio pre­ce­den­te (ya ha ga­na­do) co­mo por el del equi­po. Na­da que ver con el jo­ven pro­yec­to de Red Bull en el que el ale­mán echó los dien­tes. Vet­tel ha lle­ga­do a Fe­rra­ri pa­ra ocu­par el lu­gar de Fer­nan­do Alon­so y li­de­rar el pro­yec­to ita­liano en pis­ta con los tí­tu­los de cam­peo­nes mun­dia­les co­mo des­tino. El ale­mán con­si­guió el per­mi­so pa­ra ace­le­rar su pri­me­ra to­ma de con­tac­to una vez que fi­na­li­zó la pa­sa­da tem­po­ra­da. Es­tu­vo en Fio­rano, co­no­ció a sus nue­vos com­pa­ñe­ros y con­du­jo uno de los mo­no­pla­zas que el as­tu­riano de­jó apar­ca­do ha­ce va­rias tem­po­ra­das. Sa­lió a pis­ta con la ins­crip­ción en un im­po­lu­to cas­co blan­co en la que po­nía “Mi pri­mer día en Fe­rra­ri”. En cier­ta me­di­da ha sor­pren­di­do el sen­ti­men­ta­lis­mo con el que el ale­mán ha afron­ta­do es­ta nue­va eta­pa. Des­pués de ha­ber si­do la pe­sa­di­lla de Fe­rra­ri du­ran­te cua­tro años con­se­cu­ti­vos, al­gu­nos no es­pe­ra­ban que Vet­tel lle­ga­ra tan ilu­sio­na­do a un equi­po que, ana­li­za­do de una for­ma ob­je­ti­va, pa­sa un mo­men­to bas­tan­te du­ro. Al­go así co­mo pen­sar en que si Alon­so rom­pió su con­tra­to por­que no con­fia­ba en el fu­tu­ro ros­so, qué ha­brá po­di­do ver Vet­tel pa­ra apos­tar por él. Al final no de­ja de ser ese au­ra mí­ti­ca que so­lo tie­ne Fe­rra­ri y que jue­ga con la ilu­sión de cual­quier ni­ño que quie­ra ser o ya sea pi­lo­to de Fór­mu­la 1. Se­bas­tian no ha si­do in­mu­ne a eso y más, te­nien­do el re­cuer­do de Schu­ma­cher tan fres­co. Vet­tel quie­re vi- vir al­go pa­re­ci­do allí y los que le han vis­to cru­zar las puer­tas de Ma­ra­ne­llo des­de el pri­mer día han que­da­do gra­ta­men­te sor­pren­di­dos con la predisposición de Vet­tel pa­ra tra­ba­jar en equi­po y en­con­trar so­lu­cio­nes cuan­to an­tes. Em­pe­zan­do por sus ace­le­ra­das cla­ses de ita­liano. Aho­ra so­lo que­da ver có­mo evo­lu­cio­na la tem­po­ra­da. Ne­ce­si­ta­rán me­jo­rar, prin­ci­pal­men­te, el área me­cá­ni­ca y, una vez más, la par­te ae­ro­di­ná­mi­ca. Aun­que el nue­vo SF15-T pa­re­ce te­ner bue­nas ma­ne­ras y más po­ten­cial de de­sa­rro­llo que sus pre­de­ce­so­res. Al me­nos en el equi­po se han es­me­ra­do du­ran­te las úl­ti­mas se­ma­nas en con­se­guir unos tiem­pos que in­vi­ten a mi­rar al res­to del año con un op­ti­mis­mo mo­de­ra­do: no es­tán pa­ra ga­nar pe­ro han me­jo­ra­do con res­pec­to al ca­tas­tró­fi­co 2014. Al­go de lo que Vet­tel in­ten­ta­rá sa­car el ma­yor par­ti­do lo an­tes po­si­ble, aun­que tam­bién pa­re­ce men­ta­li­za­do de que no se­rá fá­cil le­van­tar al equi­po a cor­to pla­zo. No obs­tan­te, hay mu­chas es­pe­ran­zas por am­bas par­tes de que es­te nue­vo pro­yec­to aca­be sien­do un gran éxi­to tar­de o tem­prano.

El ale­mán em­pie­za una nue­va eta­pa en Fe­rra­ri y ya ha bau­ti­za­do a su nue­vo co­che con el nom­bre de ‘Eva’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.