Ser­gio Pé­rez

Auto Bild extra F1 - - SUMARIO -

El me­xi­cano afron­ta su se­gun­do año en For­ce In­dia con el ob­je­ti­vo de me­jo­rar lo lo­gra­do en 2014. La dé­ci­ma po­si­ción en la que aca­bó iguala su me­jor re­sul­ta­do ab­so­lu­to con­se­gui­do en 2012. Pe­ro de­jó la sen­sa­ción de que po­día ha­ber he­cho más de lo que hi­zo en su pri­me­ra tem­po­ra­da en la es­cu­de­ría in­dia. Y eso que, al con­tra­rio que su re­gu­lar com­pa­ñe­ro, Pé­rez se dio el gus­to de con­se­guir el cuar­to po­dio de su vi­da en Ba­réin, jun­to a los dos Mer­ce­des, des­pués de ha­ber­se per­di­do el Gran Pre­mio de Ma­la­sia por una re­pen­ti­na ave­ría de la ca­ja de cam­bios, cuan­do se di­ri­gía ha­cia la pa­rri­lla de sa­li­da. Y es que Pé­rez, sim­pá­ti­co y abier­to fue­ra del mo­no­pla­za, se trans­for­ma en un pi­lo­to vis­ce­ral y com­ba­ti­vo cuan­do se apa­ga el se­má­fo­ro. Tie­ne velocidad co­mo pa­ra lle­var al po­dio a un co­che de la zo­na me­dia, co­mo ya de­mos­tró con Sau­ber y, aho­ra, con For­ce In­dia. Pe­ro le cues­ta en­ca­de­nar re­sul­ta­dos con re­gu­la­ri­dad y eso, con com­pa­ñe­ros co­mo Hülkenberg o But­ton al otro la­do del box, le sue­le de­jar en mal lu­gar. Pa­re­ce que, tras una tem­po­ra­da con la es­cu­de­ría in­dia, su dis­cre­to año en McLa­ren ha que­da­do ol­vi­da­do y ha de­ja­do de mar­ti­llear­le el dis­cur­so de as­pi­rar al cam­peo­na­to del Mun­do, un ob­je­ti­vo que, ló­gi­ca­men­te, aho­ra no se plan­tea. Eso no quie­re de­cir que se con­for­me, por­que con el ta­len­to y el res­pal­do eco­nó­mi­co que tie­ne (mien­tras es­te du­re), pue­de aguan­tar unos años más en la pa­rri­lla es­pe­ran­do a que se le vuel­va a pre­sen­tar la opor­tu­ni­dad de co­rrer en un gran­de, siem­pre y cuan­do pue­da ava­lar su cre­di­bi­li­dad con bue­nos re­sul­ta­dos. Y el equi­po en el que es­tá aho­ra es un buen tram­po­lín pa­ra ello. De he­cho, y sin ir más le­jos, ya en 2014 con­si­guió aca­bar con el mo­des­to For­ce In­dia en me­jor po­si­ción de la ge­ne­ral de lo que con­si­guió tras el vo­lan­te del McLa­ren de 2013. Por otro la­do, el pa­so de Es­te­ban Gu­tié­rrez al ban­qui­llo de Fe­rra­ri le ha de­ja­do co­mo el úni­co me­xi­cano de la pa­rri­lla y es­te año se­rá muy es­pe­cial pa­ra él da­do que la Fór­mu­la 1 re­gre­sa a su país des­pués de más de dos dé­ca­das de au­sen­cia. Tu­vo un ade­lan­to ha­ce unos me­ses de lo que le pue­de ve­nir en­ci­ma en un ac­to pro­mo­cio­nal con la es­cu­de­ría du­ran­te el in­vierno, que tu­vo lu­gar en las mis­mas obras de re­for­ma del mí­ti­co Au­tó­dro­mo Her­ma­nos Ro­drí­guez. Se­gu­ro que Ser­gio Pé­rez ya ta­cha los días pa­ra to­mar la sa­li­da an­te su pú­bli­co el pró­xi­mo 1 de no­viem­bre. Y da­do que el nue­vo Gran Pre­mio de Mé­xi­co ha que­da­do co­lo­ca­do en la par­te final de la tem­po­ra­da, ten­drá tiem­po de lle­gar a ese mo­men­to tan es­pe­cial ha­bien­do fir­ma­do un buen año si el mo­no­pla­za acom­pa­ña des­de la par­te téc­ni­ca.

Ser­gio Pé­rez ha de­mos­tra­do ser uno de los pi­lo­tos más com­ba­ti­vos de la pa­rri­lla con un buen co­che

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.