Los es­pa­ño­les en F1

El fu­tu­ro de la F1 en Es­pa­ña ya tie­ne nom­bre

Auto Bild extra F1 - - SUMARIO -

Es­pa­ña ha bus­ca­do du­ran­te años al pi­lo­to que herede la res­pon­sa­bi­li­dad de con­ti­nuar con el le­ga­do de Fer­nan­do Alon­so. Car­los Sainz es el can­di­da­to

La pa­rri­lla de Fór­mu­la 1 de 2015 con­ta­rá (al me­nos) con dos es­pa­ño­les es­ta tem­po­ra­da. No es la pri­me­ra vez que es­to ocu­rre, es­pe­cial­men­te en la úl­ti­ma dé­ca­da, en la que nom­bres co­mo los de Marc Gené, Pedro de la Ro­sa o Jai­me Al­guer­sua­ri han ido su­mán­do­se, con más o me­nos re­gu­la­ri­dad, al ele­men­to cons­tan­te lla­ma­do Fer­nan­do Alon­so.

Es­te año, el as­tu­riano es­ta­rá acom­pa­ña­do por Car­los Sainz Jr. y, en es­te ca­so, no ha­bla­mos de uno más. Pa­ra em­pe­zar, y aun­que es­to no ten­ga una in­ci­den­cia real so­bre la fi­gu­ra del pi­lo­to, por­que Car­los Sainz Jr. es el hi­jo del bi­cam­peón del Mun­do de Rallys. Es­te he­cho tie­ne va­rias lec­tu­ras y, al­gu­nas de ellas pue­den co­me­ter el error de caer en ser in­jus­tas. Sainz ha cre­ci­do ro­dea­do de au­to­mo­vi­lis­mo. Cuan­do na­ció el 1 de sep­tiem­bre de 1994, su pa­dre ya ha­bía ga­na­do dos cam­peo­na­tos del Mun­do de Rallys, se con­ver­tía en el pri­mer es­pañol en con­se­guir­lo y, con el pa­so de los años, aca­bó con­si­de­ra­do co­mo uno de los gran­des de la His­to­ria. Des­pués lle­ga­ron otros re­tos pa­ra El Ma­ta­dor, quien tras pa­sar la ba­rre­ra de los 50 años, si­gue te­nien­do com­bus­ti­ble en el de­pó­si­to pa­ra atre­ver­se con el Da­kar, ca­rre­ra que tam­bién ha ga­na­do ya (2010).

Eli­gió su pro­pio ca­mino

Así que Sainz Jr. sa­be, per­fec­ta­men­te, de qué va es­to de las ca­rre­ras. Ha si­do en­se­ña­do, apo­ya­do y orien­ta­do por uno de los me­jo­res del mun­do. Eso ayu­da, in­du­da­ble­men­te. Pe­ro lue­go hay que va­ler y, so­bre to­do, tra­ba­jar. Aquí es don­de hay que de­jar de ha­blar del pa­dre pa­ra ha­blar del hi­jo. Pa­ra em­pe­zar, por­que de­ci­dió to­mar su pro­pio ca­mino. Car­los Ju­nior apos­tó por los cir­cui­tos. Co­mo to­dos los ni­ños, tu­vo es­tre­llas que le des­lum­bra­ron y, cuan­do ha­cía sus pri­me­ros cam­peo­na­tos im­por­tan­tes en kar­ting, apa­re­ció un co­me­ta lla­ma­do Fer­nan­do Alon­so que pu­so to­do pa­tas arri­ba. Tam­bién a él. El as­tu­riano con­si­guió con­ver­tir­se en el pri­mer es­pañol en ser cam­peón del Mun­do, pri­me­ro una vez y, des­pués, otra. Pa­re­ci­do a lo que hi­zo Sainz (pa­dre) una dé­ca­da an­tes, aun­que den­tro de una ca­te­go­ría con me­nos pú­bli­co en Es­pa­ña (más afín a los rallys) pe­ro una ma­yor en­ver­ga­du­ra glo­bal: la Fór­mu­la 1. Por lo tan­to, la ca­rre­ra co­mo pi­lo­to de Sainz Jr es­tu­vo mar­ca­da por los éxi­tos de Fer­nan­do

Alon­so, quien, au­to­má­ti­ca­men­te, se con­vir­tió en su ído­lo. Lle­ga­dos a es­te pun­to, mu­chas ve­ces se ti­ra del re­cur­so de ha­blar de vi­das pa­ra­le­las, pe­ro el ca­so es que no ha si­do así. Las tra­yec­to­rias de Sainz y Alon­so has­ta lle­gar a la Fór­mu­la 1 coin­ci­den en que am­bos que­ma­ron eta­pas en las ca­te­go­rías in­fe­rio­res del au­to­mo­vi­lis­mo con bas­tan­te ce­le­ri­dad y aca­ba­ron lle­gan­do muy jó­ve­nes a lo más al­to, en la fron­te­ra de los 20 añi­tos: Alon­so con 19 años, sie­te me­ses y cua­tro días; Sainz, con 20 años, seis me­ses y exac­ta­men­te 14 días.

Hay otro pun­to más que tam­bién tie­nen en co­mún. Am­bos han lle­ga­do a lo más al­to con im­por- tan­tes vic­to­rias en esos cam­peo­na­tos pre­vios. Fer­nan­do con­si­guió el tí­tu­lo en el Eu­ro Open Mo­vis­tar de 1999, en su pri­me­ra tem­po­ra­da en mo­no­pla­zas, den­tro del equi­po de Adrián Cam­pos, que le fi­chó co­mo sus­ti­tu­to de un tal Marc Gené.

Por su par­te, el jo­ven Car­los Sainz ga­nó la Fór­mu­la Re­nault 2.0 en 2011 (era su se­gun­da tem­po­ra­da en mo­no­pla­zas) y cul­mi­nó su pre­pa­ra­ción pa­ra dar el gran sal­to con un im­pe­ca­ble triun­fo en las com­pli­ca­das WSR 3.5 ha­ce so­lo unos me­ses. To­do cuen­ta y son ga­lo­nes que se les pi­den a (ca­si) to­dos los que as­pi­ran a lle­gar a la F1. Al me­nos, a aque­llos que lo ha­cen ha­bien­do de­mos­tra­do un ta­len­to pre- vio. A par­tir de ahí, la his­to­ria de uno de ellos (Alon­so) ya tie­ne mu­chas pá­gi­nas. To­da una en­ci­clo­pe­dia en la que los to­mos de 2005 y 2006 es­tán en­cua­der­na­dos en oro. Pe­ro tam­po­co fal­tan los ca­pí­tu­los tris­tes y las de­cep­cio­nes. Na­da fue­ra de lo nor­mal cuan­do se ha­bla de la tra­yec­to­ria de un pi­lo­to que es­te año cum­ple su de­ci­mo­cuar­ta tem­po­ra­da en el cé­nit de la com­pe­ti­ción. Alon­so lo ha ga­na­do to­do, in­clui­do lo más di­fí­cil, el re­co­no­ci­mien­to del mun­do que le ro­dea co­mo uno de los me­jo­res de to­dos los tiem­pos, más allá de los tí­tu­los.

Ese es el lar­go ca­mino que se mar­ca aho­ra Car­los Sainz y que no ha he­cho na­da más que em­pe­zar.

El pri­mer ob­je­ti­vo del ma­dri­le­ño se­rá ga­nar­se el pues­to, afian­zar­se en la pa­rri­lla de tal for­ma que, lle­ga­do el mo­men­to, no de­pen­da de las de­ci­sio­nes de quie­nes le han abier­to las puer­tas es­te año. No lo ten­drá fá­cil, por­que es­tá en un equi­po en el que los vo­lan­tes ro­tan muy rá­pi­do, hay mu­chos can­di­da­tos es­pe­ran­do en la co­la y las bue­nas ac­tua­cio­nes no ga­ran­ti­zan el fu­tu­ro (co­mo le pa­só a Jai­me Al­guer­sua­ri, que lle­gó exac­ta­men­te a la mis­ma lan­za­de­ra). Eso se con­si­gue con mu­cho es­fuer­zo y sa­bien­do apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des que se pre­sen­ten pa­ra bri­llar. Car­los ha de­mos­tra­do que es­tá ca­pa­ci­ta­do pa­ra con­se­guir­lo, así que, en eso, ya tie­ne la pri­me­ra pie­dra del edi­fi­cio. Otro pun­to no me­nos im­por­tan­te pa­ra to­mar el tes­ti­go del as­tu­riano co­mo aban­de­ra­do de es­te de­por­te en Es­pa­ña es­tá en el ca­ris­ma. Otra ba­ta­lla en la que Sainz, ade­más del ape­lli­do, tam­bién tie­ne ta­blas.

Y, ade­más, son ami­gos

Es­tos son, a gran­des tra­zos, los per­fi­les del que es­tá y si­gue lu­chan­do por ha­cer su le­yen­da aún más gran­de, y del que lle­ga. A par­tir de aho­ra se­rán ri­va­les de­por­ti­vos en di­fe­ren­tes es­ca­las. Aun­que no se­ría des­ca­be­lla­do que, a la vis­ta de los pri­me­ros ki­ló­me­tros de uno y otro equi­po, les lle­gue­mos a ver lu­chan­do cuer­po a cuer­po. Pe­ro hay un úl­ti­mo pun­to de en­cuen­tro. Sus vi­das se cru­za­ron ya ha­ce mu­cho tiem­po. Alon­so ya era Alon­so y Sainz so­lo era el jo­ven y am­bi­cio­so vás­ta­go del cam­peón de los rallys. Se co­no­cie­ron y el ma­yor apa­dri­nó al jo­ven. Se hi­cie­ron una foto pa­ra el re­cuer­do y fir­ma­ron un pac­to no es­cri­to de lle­gar a com­par­tir pa­rri­lla. Ya lo han lo­gra­do. A par­tir de aho­ra, ya no sir­ven de na­da los ape­lli­dos ni los fa­vo­res (co­mo tam­bién ha de­mos­tra­do el as­tu­riano). Des­de es­te má­gi­co 2015, so­lo va­le ga­nar to­das las ba­ta­llas. Y, con ellos, ga­na­rá el au­to­mo­vi­lis­mo es­pañol.

Fer­nan­do Alon­so ce­le­bra la vic­to­ria en el Gran Pre­mio de Es­pa­ña de 2013, su úl­ti­mo triun­fo en la Fór­mu­la 1 has­ta 2015

Car­los Sainz tam­bién sa­be lo que es ce­le­brar una gran vic­to­ria en ca­sa. En 2014 ga­nó el tí­tu­lo más im­por­tan­te de su ca­rre­ra (las WSR) en el

cir­cui­to de Je­rez

Fer­nan­do Alon­so tam­bién afron­ta es­te 2015 con un so­ber­bio re­to en­tre sus ma­nos: de­vol­ver al equi­po McLa­ren a lo más al­to de la Fór­mu­la 1

Car­los Sainz ha lle­ga­do a la Fór­mu­la 1 con humildad y una ex­ce­len­te ac­ti­tud. Sa­be que es­tá aquí pa­ra apren­der y eso tam­bién le es­tá ayu­dan­do en la for­ma en la que le ha re­ci­bi­do la afi­ción

El pri­mer de­sa­fío pa­ra el jo­ven Car­los Sainz se­rá el de de­mos­trar la ca­li­dad y el ta­len­to su­fi­cien­tes pa­ra abrir­se pa­so en la F1 des­de es­te pri­mer año

El as­tu­riano es ya una de las es­tre­llas con­sa­gra­das de la pa­rri­lla. Cual­quie­ra de sus mo­vi­mien­tos o de­cla­ra­cio­nes son se­gui­das y ana­li­za­das des­de to­dos los pun­tos de vis­ta po­si­bles

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.