Jen­son But­ton

Auto Bild extra F1 - - SUMARIO -

Se hi­zo es­pe­rar la no­ti­cia de que Jen­son But­ton se­gui­ría co­rrien­do pa­ra McLa­ren en 2015 y, en con­se­cuen­cia, iba a con­ti­nuar en la Fór­mu­la 1. Por­que lo que to­do el mun­do da­ba ca­si por sen­ta­do era que si el equi­po de­ci­día no am­pliar el con­tra­to del bri­tá­ni­co, es­te aban­do­na­ría la dis­ci­pli­na en la que ha es­ta­do des­de el año 2000. Al bueno de Jen­son no se le pue­de echar na­da en ca­ra a es­tas al­tu­ras. Por en­ci­ma de to­do, se nos ol­vi­da en de­ma­sia­das oca­sio­nes que ha­bla­mos de un cam­peón del Mun­do (2009). Por­que en la F1 to­do va tan de­pri­sa que los ma­los re­sul­ta­dos tar­dan po­co en en­te­rrar la glo­ria de las vic­to­rias. El año 2014 fue es­pe­cial­men­te du­ro pa­ra Jen­son. La pér­di­da de su pa­dre an­tes de co­men­zar la tem­po­ra­da le hi­zo pa­sar por el peor mo­men­to de su vi­da per­so­nal. Por­que John But­ton ha­bía es­ta­do ahí, en la ba­rre­ra, des­de siem­pre. Su bo­da con la que ha si­do su pa­re­ja es­ta­ble du­ran­te los úl­ti­mos años fue la otra ca­ra de la mo­ne­da pa­ra un pro­fe­sio­nal del au­to­mo­vi­lis­mo de pri­me­ra lí­nea. Su­frió el año de tran­si- ción de McLa­ren, úl­ti­ma tem­po­ra­da con el mo­tor Mer­ce­des, siem­pre con pun­do­nor y fiel a su es­ti­lo, dis­cre­to, cui­da­do­so y pre­ci­so. Qui­zá Jen­son no es un pi­lo­to tan rá­pi­do co­mo al­gu- nos de sus ri­va­les, pe­ro co­me­te muy po­cos erro­res y tie­ne una gran ca­pa­ci­dad de ges­tión de ca­rre­ra. Por eso sue­le ser uno de los que aso­man la na­riz cuan­do la co­sa se po­ne fea y las ca­rre­ras de­jan de ser un me­tró­no­mo de vuel­tas per­fec­tas pa­ra en­trar en el caos que sue­le ge­ne­rar la llu­via. Su­ya fue aque­lla his­tó­ri­ca vic­to­ria en la ma­ra­tón de Ca­na­dá en 2011, tras cua­tro ho­ras, cua­tro mi­nu­tos y 39 se­gun­dos, des­pués de pa­sar por bo­xes has­ta en seis oca­sio­nes. Jen­son es una ga­ran­tía de re­gu­la­ri­dad (ade­más de un icono so­cial en las Is­las Bri­tá­ni­cas) y qui­zá eso fue lo que le hi­zo ga­nar la par­ti­da al jo­ven y gue­rri­lle­ro Ke­vin Mag­nus­sen, con el que com­par­tió box du­ran­te la pa­sa­da tem­po­ra­da. Jen­son tie­ne un don pa­ra man­te­ner la cal­ma den­tro y fue­ra de la pis­ta y eso le con­vier­te en uno de los po­cos hom­bres de la pa­rri­lla que es ca­paz de lle­var a me­ta un co­che que no ande. Por mu­cho que se es­pe­cu­la­ra so­bre el po­si­ble com­pa­ñe­ro de Alon­so pa­ra la nue­va aven­tu­ra con Hon­da, la decisión de McLa­ren de man­te­ner a But­ton y re­ubi­car al da­nés co­mo re­ser­va de­la­ta que no se hi­zo de­ma­sia­do es­fuer­zo por bus­car una ter­ce­ra vía. La re­la­ción con Fer­nan­do es sa­na. Am­bos se res­pe­tan y sa­ben de lo que va es­to. Es ca­si se­gu­ro que, por muy tur­bu­len­to que se pre­sen­te es­te año en lo de­por­ti­vo, am­bos cum­pli­rán con su tra­ba­jo por el bien del equi­po. Al me­nos en eso (que no es po­co) pa­re­ce que pue­den es­tar tran­qui­los en McLa­ren.

Las vir­tu­des de Jen­son But­ton co­mo pi­lo­to se­rán muy im­por­tan­tes en el de­sa­rro­llo del nue­vo mo­no­pla­za

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.