Fer­nan­do Alon­so

Auto Bild extra F1 - - SUMARIO -

Un cam­bio de rum­bo ra­di­cal en bus­ca de ese ter­cer tí­tu­lo que se si­gue re­sis­tien­do, que se ha es­ca­pa­do de en­tre los de­dos en dos oca­sio­nes ves­ti­do de ro­jo des­pués de lu­char co­mo un ti­tán en in­fe­rio­ri­dad téc­ni­ca. Que Fer­nan­do hu­bie­se cum­pli­do su con­tra­to con Fe­rra­ri has­ta el fin del acuer­do es al­go fá­cil de ima­gi­nar si las co­sas hu­bie­sen trans­cu­rri­do de otra ma­ne­ra. Pe­ro los úl­ti­mos mo­no­pla­zas ita­lia­nos no han es­ta­do a la al­tu­ra y la si­tua­ción aca­bó por ser in­sos­te­ni­ble... pa­ra am­bas par­tes. Por­que sí, es cier­to, Alon­so se ha ido de la Scu­de­ria con ho­no­res de ge­ne­ral pe­ro el pal­ma­rés de un pi­lo­to dis­cre­to (11 vic­to­rias en cin­co tem­po­ra­das). Y pa­re­ce ser que las pro­me­sas de fu­tu­ro que es­cu­cha­ba tam­po­co le gus­ta­ron. Pe­ro en el otro la­do de la ba­lan­za, la del equi­po, lle­gó un mo­men­to, es­pe­cial­men­te en la pa­sa­da tem­po­ra­da, en el que las crí­ti­cas ha­cia la ima­gen de mar­ca aca­ba­ron por ser in­so­por­ta­bles. Con el nue­vo Gru­po FCA en ple­na re­es­truc­tu­ra­ción, en Fe­rra­ri tam­bién se ne­ce­si­ta­ba un cam­bio. Un gi­ro ra­di­cal con un pro­yec- to nue­vo. Bo­rrón y cuen­ta nue­va, que se sue­le de­cir. Por eso se en­tien­de que la rup­tu­ra del con­tra­to ha­ya si­do me­nos es­pi­no­sa (al me­nos de ca­ra al pú­bli­co) de lo que se po­dría ha­ber pen­sa­do en un prin­ci­pio. Aho­ra vie­ne la otra par­te, la de en­con­trar un vo­lan­te con ga­ran­tías y, en eso, Mer­ce­des lle­va­ba ven­ta­ja, pe­ro no te­nía si­tio pa­ra Alon­so. La in­sis­ten­cia des­de Ja­pón, el des­plie­gue de me­dios que ha he­cho Hon­da, cier­to ro­man­ti­cis­mo muy ven- di­ble con el te­ma Sen­na y la obli­ga­da re­con­ci­lia­ción (pa­ra am­bos) con Ron Den­nis, han ter­mi­na­do con el re­torno de Fer­nan­do Alon­so a Wo­king. Lo que pue­da pa­sar a par­tir de aho­ra es una ver­da­de­ra in­cóg­ni­ta. Hay ga­nas, re­cur­sos y sa­ber ha­cer, pe­ro to­do ello no siem­pre ga­ran­ti­za el éxi­to. Hay otra co­sa más, y es­ta pue­de ser más di­fí­cil de ges­tio­nar: hay pri­sa. Y la ur­gen­cia, que siem­pre pue­de ser un fac­tor es­ti­mu­lan­te, tam­bién pue­de desem­bo­car en an­sie­dad. Los pri­me­ros bai­les en­tre la re­con­ci­lia­da pa­re­ja (Alon­so-McLa­ren) han si­do di­fí­ci­les. Mu­chas ave­rías y po­cos ki­ló­me­tros. Pe­ro se es­tán co­no­cien­do. Des­pués vino to­do el te­ma del ex­tra­ño ac­ci­den­te en Mont­me­ló. Muy mal ges­tio­na­do en cuan­to a la co­mu­ni­ca­ción. Si fue gra­ve, ha­bía que de­cir­lo y ex­pli­car­lo des­de el prin­ci­pio. To­do lo de­más ha si­do un error. So­lo que­da es­pe­rar a que to­do que­de en una anéc­do­ta y que la tem­po­ra­da trans­cu­rra con nor­ma­li­dad pa­ra pi­lo­to y equi­po. Tie­nen un lar­go y di­fí­cil ca­mino por re­co­rrer y so­lo acaban de dar los pri­me­ros pa­sos. Lo que sí pa­re­ce cla­ro es que la ac­ti­tud de am­bas par­tes es la de una mo­ti­va­ción ex­tra­or­di­na­ria por con­se­guir una me­ta co­mún por la que ha­ce tiem­po que lu­chan sin re­com­pen­sa.

A pe­sar de las di­fi­cul­ta­des Alon­so se mues­tra muy fe­liz con su nue­vo re­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.