Que­ri­do lec­tor,

Auto Bild - - EDITORIAL - Javier de la Cal­za­da

Si hay una co­sa que tie­ne que ha­cer cual­quier afi­cio­na­do al mo­tor que se pre­cie es ro­dar por el mí­ti­co tra­za­do de Nür­bur­gring, al me­nos, una vez en la vi­da. Aho­ra es­tá en pe­li­gro por la ne­fas­ta ges­tión de los res­pon­sa­bles del tra­za­do de las 73 cur­vas. Se­gún mu­chos pi­lo­tos, tie­nes que dar, al me­nos, 500 vuel­tas pa­ra em­pe­zar a to­mar­le el pul­so y, por ejem­plo, Emer­son Fit­ti­pal­di nos di­jo una vez que fue in­ca­paz de apren­dér­se­lo. Si fi­nal­men­te, des­apa­re­ce, se­rá una no­ti­cia muy tris­te pa­ra to­dos no­so­tros. Es­ta se­ma­na en­con­tra­rás tres ca­ra a ca­ra que te qui­ta­rán el alien­to. To­dos son bue­nos, pe­ro hay uno que es especial: el en­fren­ta­mien­to en­tre dos ‘mar­gi­na­dos’, dos ‘ra­ra avis’ que de­fi­nen a la per­fec­ción el con­cep­to del to­do­te­rreno ex­tre­mo: el Land Ro­ver De­fen­der y el Jeep Wran­gler. Te con­fie­so que soy un fa­ná­ti­co del ‘Lan­di’ y te doy un dato: el 75% de los De­fen­der si­gue en ac­ti­vo. ¿Por qué? Por­que son du­ros co­mo la ro­ca y, a pe­sar de eso, en­can­ta­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.