El su­per Mer­ce­des

Fue el Mer­ce­des más ve­loz de la épo­ca. Aho­ra, 75 años des­pués de su des­apa­ri­ción, vuel­ve bri­llar con luz pro­pia

Auto Bild - - CLÁSICOS -

NO­CHE CE­RRA­DA EN EL CEN

TRO de Ale­ma­nia. A to­do gas por una de las nue­vas au­to­pis­tas con di­rec­ción a Karls­ruhe. Los pu­ños del con­duc­tor se afe­rran al fino vo­lan­te de cua­tro ra­dios ca­da vez con más in­ten­si­dad. A tra­vés de la do­ble lu­na de­lan­te­ra, otea la os­cu­ri­dad más allá del in­ter­mi­na­ble mo­rro, ba­jo el cual, bra­man con ro­tun­di­dad ocho po­de­ro­sos ci­lin­dros. En el in­te­rior, el lu­jo­so ha­bi­tácu­lo re­cuer­da a los más gla­mu­ro­sos sa­lo­nes pa­ri­si­nos, re­ple­tos de los ma­te­ria­les más no­bles. Tam­bién a la ca­bi­na de un avión, aun­que qui­zás es­to úl­ti­mo sea más bien por la ve­lo­ci­dad, es­pe­cial­men­te cuan­do el con­duc­tor hun­de el pe­dal de­re­cho has­ta la mo­que­ta y en­tra en jue­go el tur­bo­com­pre­sor. El so­ni­do se ase­me­ja al de los ca­za­bom­bar­de­ros Jun­kers de la avia­ción ale­ma­na. 160 km/ h, 170... Un Opel Ka­pi­tän clau­di­ca en el ca­rril de­re­cho a 125 km/ h. 175, 180... ¿Aguan­ta­rán los neu­má­ti­cos? ¿Po­drán dar la ta­lla ba­jo las 2,5 to­ne­la­das que pe­sa es­te co­che? El res­pon­sa­ble de Dun­lop que via­ja con no­so­tros no lo pue­de con­fir­mar. Tan­to es­fuer­zo pa­ra un neu­má­ti­co es al­go inau­di­to. Pe­ro quie­re com­pro­bar­lo. Nues­tro ae­ro­di­ná­mi­co ju­gue­te al­can­za los 185 km/ h y lle­ga a su lí­mi­te de 3.800 rpm.

Así es como de­bió su­ce­der en 1939, año en que el po­de­ro­so 540 K Strom­li­nien vio la luz. En 1938, Mer­ce­des de­ci­dió fa­bri­car una ae­ro­di­ná­mi­ca carrocería de alu­mi­nio pa­ra su 540 K. Su fa­bri­ca­ción tu­vo lu­gar en una plan­ta de­di­ca­da a mo­de­los es­pe­cia­les de don­de ya ha­bían sa­li­do al­gu­nos vehícu­los in­creí­bles, tre­men­da­men­te afi­la­dos y ve­lo­ces, pe­ro es­te te­nía que ser el cul­men, lo­grar la má­xi­ma ve­lo­ci­dad con la téc­ni­ca más avan­za­da, sin re­nun­ciar al lu­jo y a un di­se­ño de pri­me­ra, una tre­men­da ma­qui­na pa­ra vo­lar en las re­cién inau­gu­ra­das au­to­bahn: un au­tén­ti­co Gran Tu­ris­mo. Pe­ro como ha vuel­to a su­ce­der en nues­tros días con el Bu­gat­ti Vey­ron, en to­do desafío de ve­lo­ci­dad so­bre rue­das que se pre­cie, los neu­má­ti­cos son pro­ta­go­nis­tas y, en es­te ca­so, Dun­lop no lo tu­vo fá­cil pa­ra desa­rro­llar un neu­má­ti­co ca­paz de sos­te­ner al 540 K Strom­li­nien a 185 km/h.

El re­to pa­ra la fir­ma de neu­má­ti­cos se com­pli­ca­ba al tra­tar­se de

una pie­za úni­ca como es­ta. Mien­tras que un 540 K de se­rie se que­da­ba sin alien­to a los 170 km/ h ( sin tur­bo, sin la K, a los 142 km/h), es­ta ver­sión es­pe­cial, gra­cias a su me­jor coe­fi­cien­te ae­ro­di­ná­mi­co y una trans­mi­sión des­mul­ti­pli­ca­da, al­can­za­ba los 185 km/h. Y eso, sin va­riar la po­ten­cia del mo­tor: 180 CV con so­bre­ali­men­ta­ción (115 sin ella).

Una ma­ra­vi­llo­sa lo­cu­ra, que por des­gra­cia du­ró po­co. Una vez más, como ya sa­brás, la gue­rra gol­peó al mun­do del au­to­mó­vil y po­co des­pués del ini­cio de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, en 1940, se sus­pen­dió el pro­yec­to. Tras el fin de la con­tien­da, en 1945, las tro­pas ame­ri­ca­nas lo con­fis­ca­ron y des­man­te­la­ron.

Cuan­do en la dé­ca­da de los 50 re­gre­só a su lu­gar de ori­gen, ya es­ta­ba pa­ra los restos... “Po­si­ble­men­te se des­hi­cie­ron de la carrocería, ya que so­lo que­da­ba el cha­sis”, co­men­tó el por­ta­voz de Mer­ce­des, Gerd Lan­ger, sin sa­ber exac­ta­men­te cuál fue el mo­ti­vo de aquel des­gua­ce.

Afor­tu­na­da­men­te, en 2011 se to­mó la de­ci­sión de re­cons­truir es­ta obra de ar­te sien­do fie­les al mo­de­lo ori­gi­nal. “Nos pu­si­mos a tra­ba­jar en la re­su­rrec­ción a to­do gas”, cuen­ta el je­fe de Mer­ce­des Clas­sic, Mi­chael Bock. "En nues­tros ar­chi­vos en­con­tra­mos fo­tos ori­gi­na­les, bo­ce­tos y mu­cha in­for­ma­ción: ¡has­ta el co­lor del cue­ro del in­te­rior!"

Pe­ro el re­to era di­fí­cil. Des­de 2010 el cha­sis lle­va­ba crian­do pol­vo en la fun­da­ción Clas­sic de Mer­ce­des y la pro­ce­den­cia del mis­mo era des­co­no­ci­da. "Fue en­ton­ces cuan­do des­cu­bri­mos restos de alu­mi­nio en al­gu­nos pun­tos de an­cla­je que sin du­da per­te­ne­cían a la carrocería ori­gi­nal y nos fi­ja­mos en esa trans­mi­sión tan lar­ga, úni­ca del 540 K. En­ton­ces lo tu­vi­mos cla­ro: so­lo po­día tra­tar­se del cha­sis ori­gi­nal del Strom­li­nien”, nos cuen­ta sa­tis­fe­cho su por­ta­voz.

Co­men­zó a par­tir de ese ins­tan­te un pro­ce­so de investigación al más pu­ro es­ti­lo CSI pa­ra des­cu­brir to­dos los se­cre­tos que es­con­día el Strom­li­nien: el avan­za­do re­ves­ti­mien­to de los ba­jos de la carrocería, el com­ple­jo ha­bi­tácu­lo con­te­ni­do en­tre los cris­ta­les cur­vos de la lu­na tra­se­ra y las ven­ta­ni­llas la­te­ra­les, el lu­jo­so in­te­rior aca­ba­do con los ma­te­ria­les tan no­bles como la ma­de­ra de no­gal, etc. Pa­ra lo­grar un re­sul­ta­do óp­ti­mo, to- do de­bía fa­bri­car­se exac­ta­men­te igual que en el mo­de­lo ori­gi­nal.

"Lo que no en­con­trá­ba­mos en nues­tro al­ma­cén, lo re­creá­ba­mos con ab­so­lu­ta fi­de­li­dad" afir­ma Ralph Het­tich. El re­sul­ta­do, tras na­da me­nos que 4.800 ho­ras de tra­ba­jo so­lo en la re­cons­truc­ción a mano de la carrocería, me­re­ce nues­tra ab­so­lu­ta ve­ne­ra­ción: la ae­ro­di­ná­mi­ca carrocería Strom­li­nien vuel­ve a lu­cir como an­ta­ño, la tra­di­cio­nal pa­rri­lla de Mer­ce­des y el enor­me mo­tor de ocho ci­lin­dros en lí­nea y 5,4 li­tros de ci­lin­dra­da es­tán fa­bri­ca­dos con tre­men­do mi­mo.

Las for­mas de la carrocería su­gie­ren que se tra­ta de un co­che de sa­lón pe­ro en ca­da rincón se de­mues­tra la pa­sión por los pe­que­ños de­ta­lles. Se ha crea­do (o re­crea­do) una má­qui­na ex­cep­cio­nal, un co­che ca­paz de re­co­rrer cual­quier ca­rre­te­ra co­mar­cal, no so­lo una au­to­pis­ta en ple­na no­che ce­rra­da. El Strom­li­nien vuel­ve a vi­vir. ¡ Bra­vo!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.