EL TE­RROR DE MON­ZA

El Abarth 1000 Mo­no­pos­to con­si­guió nu­me­ro­sos ré­cords de ve­lo­ci­dad en Mon­za. Un pro­to­ti­po ex­clu­si­vo que do­tó a Abarth de ima­gen y pres­ti­gio...

Auto Bild - - PORTADA -

Chom­bre in­te­li­gen­te. Es­te aus­tria­co sa­bía que la ve­lo­ci­dad era si­nó­ni­mo de fa­ma, pa­sión y gran­de­za; ser el más rá­pi­do era una cues­tión no so­lo de or­gu­llo, tam­bién co­mer­cial. Una épo­ca en el que se bus­ca­ba al­can­zar nuevos lí­mi­tes.

Resintoniza tus pen­sa­mien­tos y si­túa­los en la dé­ca­da de los 50. Po­co a po­co la pos­gue­rra en Eu­ro­pa de­ja pa­so a una épo­ca de gran­de­za en la que las mar­cas bus­can pro­ta­go­nis­mo: ob­te­ner he­rra­mien­tas de mar­ke­ting a ba­se de pro­duc­tos es­pec­ta­cu­la­res. Apa­re­cen co­ches como los Ci­troën DS o los Mer­ce­des 300SL. Las ca­rro­ce­rías afi­la­das to­man pro­ta­go­nis­mo. Y ahí hay un hom­bre ob­se­sio­na­do con la ve­lo­ci­dad.

Na­ci­do en Vie­na en 1908, Car­lo Abarth vi­vió siem­pre muy li­ga­do al mun­do de la com­pe­ti­ción. Con 17 años ya di­se­ña­ba cha­sis de mo­to­ci­cle­tas y com­pi­tió con ellas has­ta

AR­LO ABARTH FUE UN

ba­se de ven­der es­ca­pes af­ter­mar­ket pa­ra los Fiat de la épo­ca. Tam­bién

kits de po­ten­cia pa­ra con­se­guir que co­ches mo­des­tos pu­die­ran ser rá­pi­dos. ¡De­mo­cra­ti­zar la ve­lo­ci­dad!

Un buen ejem­plo es su ya mí­ti­co Fiat 500 Abarth, cu­ya po­ten­cia do­bló de 13 a 26 CV. Car­lo Abarth que­ría ser el rey de la ve­lo­ci­dad. El mun­do de la com­pe­ti­ción le atraía pe­ro siem­pre con me­cá­ni­cas pe­que­ñas. Un buen ejem­plo es la nu­me­ro­sa par­ti­ci­pa­ción en ca­rre­ras de re­sis­ten­cia como la Mi­lle Mi­glia de 1957: 20 pi­lo­tos con­du­cían co­ches con su ape­lli­do en la ca­te­go­ría 750.

Fue pre­ci­sa­men­te a fi­na­les de los años 50 cuan­do las co­sas co­men-

con­ver­tir­se en pen­ta­cam­peón eu­ro­peo. La ve­lo­ci­dad le emo­cio­na­ba y fue ese sen­ti­mien­to el que le lle­vó a crear vehícu­los rom­pe­rré­cords como el Abarth 1.000 Mo­no­pos­to pro­ta­go­nis­ta de es­tas pá­gi­nas.

Re­cuer­da que es­ta­mos en los 50; Abarth ha fun­da­do una em­pre­sa que lo­gra un no­ta­ble éxi­to co­mer­cial a

En 1960 na­ció es­te Abarth Mo­no­pos­to con un ob­je­ti­vo cla­ro: ré­cords e ima­gen de mar­ca

za­ban a ir­le bien y po­día for­ma­li­zar sus sue­ños. Esa pa­sión por la ve­lo­ci­dad se iba a trans­for­mar en dis­tin­tos pro­yec­tos pen­sa­dos por y pa­ra la con­se­cu­ción de nu­me­ro­sos ré­cords na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. El Au­to­dro­mo Na­zio­na­le di Mon­za se iba a con­ver­tir en su ca­sa, ya que en su óva­lo es don­de iba a tes­tar es­tos vehícu­los tan es­pe­cia­les: des­de mo­di­fi­ca­cio­nes es­pec­ta­cu­la­res como el Fiat Abarth Bial­be­ro 'Re­cord Mon­za' has­ta mo­de­los mu­cho más es­ti­lo­sos como el Fiat Abarth 750 Re­cord Mon­za crea­do por Za­ga­to.

Pe­ro las ca­rro­ce­rías ae­ro­di­ná­mi­cas iban a ser pro­ta­go­nis­tas. ¿El mo­ti­vo? Su fu­tu­ris­ta ima­gen era un po­de­ro­so ele­men­to de ima­gen.

Se es­tre­na­ron en 1956 con el primer Abarth Mo­no­pos­to (mo­no­pla­za en ita­liano) ba­sa­do en el pe­que­ño Fiat 600, equi­pa­do con el mo­tor del Fiat-Abarth 750 y mo­di­fi­ca­do es­té­ti­ca­men­te gra­cias una es­pec­ta­cu­lar carrocería de alu­mi­nio obra de Ber­to­ne: con­se­gui­ría has­ta 23 ré­cords dis­tin­tos. Su ima­gen era ya es­pec­ta­cu­lar, pe­ro iba a ser con el pro­ta­go­nis­ta de es­te ar­tícu­lo, cuan­do la ima­gen de Abarth i ba a de­jar bo­quia­bier­tos a pro­pios y ex­tra­ños.

El Fiat-Abarth 1000 Mo­no­pos­to es un alar­de es­té­ti­co y me­cá­ni­co. Car­lo en­car­gó es­ta vez a Pininfarina crear una carrocería ae­ro­di­ná­mi­ca que a la vez fue­se ele­gan­te, su­til y, por qué no de­cir­lo, mi­ni­ma­lis­ta. Es

Mon­ta­ba de­trás un pe­que­ño mo­tor de un li­tro y 105 CV. Su­pe­ra­ba los 200 km/h

Pininfarina no qui­so per­der­se la mo­da de las ca­rro­ce­rías ae­ro­di­ná­mi­cas. Su di­se­ño enamo­ró Los Mer­ce­des de ca­rre­ras son re­co­no­ci­dos como las fle­chas pla­tea­das. Pe­ro es­te Abarth no tie­ne na­da que en­vi­diar­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.