FRED, EL HOM­BRE QUE SUSURRABA A LAS ' BULLI'

Vie­ne de la Áfri­ca pro­fun­da y su pa­sión es la fur­go­ne­ta T2 de Volks­wa­gen: Fred, de Ugan­da, ado­ra es­te vehícu­lo y a la na­tu­ra­le­za

Auto Bild - - FUERA DE SERIE - Hau­ke Schrie­ber

CUAN­DO FRED SE­RU­WO TE­NÍA 12 AÑOS,

su pa­dre lo lla­mó y le di­jo: “Que­ri­do hi­jo, has es­pe­ra­do mu­cho, pe­ro por fin tie­nes tu pro­pio co­che. Y pue­des ele­gir: un Es­ca­ra­ba­jo o una fur­go­ne­ta”.

El pe­que­ño Fred no se lo pen­só de­ma­sia­do: es­co­gió la fur­go­ne­ta, una Volks­wa­gen T2. Aquí, en el ecuador, no la lla­man Bulli co­mo en Ale­ma­nia, sino sen­ci­lla­men­te Kom­bi. Su pa­dre, Ge­rald, tra­ba­ja­ba en Ugan­da co­mo ven­de­dor de Volks­wa­gen en un con­ce­sio­na­rio a las afue­ras de la ca­pi­tal, Kam­pa­la. Así es cómo Fred cre­ció con el in­con­fun­di­ble so­ni­do del mo­tor bó­xer re­fri­ge­ra­do por ai­re de los Es­ca­ra­ba­jo y las fur­go­ne­tas de Volks­wa­gen. Ha­ce 20 años, an­tes de que To­yo­ta in­va­die­ra el con­ti­nen­te con sus fur­go­ne­tas, la Kom­bi era el ta­xi ha­bi­tual en Ugan­da.

Fred tie­ne aho­ra 28 años, es­tá ca­sa­do y es pa­dre de una ni­ña de ocho años de nom­bre Chloe. Pe­ro en es­ta ma­ña­na, la va a pa­sar con Betty. Así se lla­ma es­ta fur­go­ne­ta na­ran­ja con 40 años, una T2. Betty tie­ne dos her

ma­nos, Du­de y Pi­glet. Fred se sien­ta so­bre el te­cho de Betty y mi­ra el ho­ri­zon­te. Una del­ga­dí­si­ma ca­pa de nie­bla se sos­tie­ne so­bre las co­pas de los ár­bo­les.

“Des­de pe­que­ño me he cria­do en­tre es­tos co­ches”, nos cuen­ta y afir­ma con se­rie­dad: “Con 10 años, so­lo por el so­ni­do del mo­tor, po­día per­ci­bir si es­ta­ba to­do en or­den o ha­bía al­go que no iba bien. Me ale­gró mu­cho cuan­do por fin tu­ve mi pro­pia

Kom­bi. Es un vehícu­lo que yo mis­mo pue­do re­pa­rar”.

No se­ría bueno pa­ra el ne­go­cio que nues­tra fur­go­ne­ta se que­da­ra atas­ca­da en me­dio de un sa­fa­ri re­ple­to de tu­ris­tas"

Fred Se­ru­wo

La gen­te que lo­gra cum­plir sus sue­ños es dig­na de ad­mi­ra­ción. Y por es­to, Fred es, sin du­da, una de las per­so­nas más fe­li­ces del pla­ne­ta. Des­de 2011 tra­ba­ja en la em­pre­sa Kom­bi­tours, que or­ga­ni­za sa­fa­ris dia­rios por el Par­que Na­cio­nal de la Rei­na Isabel. Dis­po­nen de tres fur­go­ne­tas T2: Betty, la azul Du­de de 1976 y la ro­ja Pi­glet, de 1977. Steven Cress­well, un jo­ven bri­tá­ni­co de 27 años, fun­dó es­ta agen­cia con Fred co­mo con­duc­tor y me­cá­ni­co.

El hom­bre que su­su­rra a las Bulli de la Áfri­ca pro­fun­da no so­lo es una es­pe­cie de doc­tor pa­ra las ve­tus­tas me­cá­ni­cas de Volks­wa­gen, sino que ha adop­ta­do con­cep­tos ale­ma­nes po­co ha­bi­tua­les en el con­ti­nen­te: la du­ra­bi­li­dad y la fia­bi­li­dad. “No se­ría bueno pa­ra el ne­go­cio que al­gu­na de nues­tras fur­go­ne­tas se que­da­ra atas­ca­da en me­dio de un sa­fa­ri lleno de tu­ris­tas”, se­ña­la Cress­well, mien­tras da un to­que ami­ga­ble a Fred en el hom­bro. Y es que es al­go que nun­ca ha pa­sa­do. Por­que Fred nun­ca se lo per­do­na­ría.

“Cuan­do con­duz­co una de nues­tras Kom­bi, voy siem­pre con los oí­dos muy aten­tos. Si es­cu­cho al­go que no me cua­dra, me de­ten­go en la si­guien­te pa­ra­da y me des­li­zo ba­jo el vehícu­lo o,

bien, abro el ca­pó”, cuen­ta. Eso es al­go que ha apren­di­do de su pa­dre. Si los tu­ris­tas van con la mú­si­ca de­ma­sia­do alta, es­tá siem­pre atento a las vi­bra­cio­nes del vo­lan­te y de la ca­ja del cam­bios. Fred ya se ha ba­ja­do del te­cho de

Betty, la ha arran­ca­do y se di­ri­ge a un ca­mino de tie­rra ro­ja, que aquí lla­man mu­rram. Tras la épo­ca de llu­vias, tie­ne que es­tar muy pen­dien­te de po­si­bles zo­nas fan­go­sas o gran­des char­cos que se for­man en los ba­ches de la cal­za­da. La T2 se po­dría que­dar atas­ca­da. Pe­ro des­de ha­ce días el ca­mino es­tá to­tal­men­te se­co.

Es un re­co­rri­do di­fí­cil y du­ro, pe­ro a Fred y Betty se les ve re­la­ja­dos. El des­tino es Ma­bam­ba, al nor­te del la­go Vic­to­ria. Un tí­pi­co día de ru­ta pa­ra Kom­bi­tours. Cua­tro ho­ras has­ta allí, re­co­rri­do en bar­ca por una zo­na pan­ta­no­sa y otras cua­tro ho­ras de vuel­ta. A Fred, la ve­lo­ci­dad nun­ca ha si­do un as­pec­to que le in­tere­se de­ma­sia­do, re­co­no­ce. Ni si­quie­ra cuan­do era un ni­ño.

“El pun­to más crí­ti­co son siem­pre los amor­ti­gua­do­res”, ex­pli­ca mien­tras re­bo­ta­mos por el ca­mino de tie­rra. “Ca­da va­rias se­ma­nas de ru­tas tu­rís­ti­cas, ten­go que cam­biar­los”. Los re­cam­bios los ad­quie­re en Ke­nia, el país ve­cino. Y si allí no los en­cuen­tran, los im­por­tan de In­gla­te­rra. Por

Siem­pre in­ten­to com­prar los me­jo­res neu­má­ti­cos pa­ra la VW T2. Nos aguan­tan las tres cuar­tas par­tes del año" Fred Se­ru­wo, con­duc­tor y me­cá­ni­co

su­pues­to, es­ta ope­ra­ción pue­de lle­var mu­cho tiem­po. Uno de sus ma­yo­res re­tos de Fred es con­se­guir pie­zas ori­gi­na­les y es que con unos amor­ti­gua­do­res ori­gi­na­les de Volks­wa­gen, cual­quie­ra de las tres fur­go­ne­tas po­dría ro­dar sin pro­ble­mas du­ran­te un año. Lo mis­mo pa­sa con las trans­mi­sio­nes y em­bra­gues. Aho­ra no es­tán en per­fec­to es­ta­do, pe­ro si son ori­gi­na­les, tie­nen una ma­yor vi­da útil. Los mo­to­res no su­po­nen ma­yor pro­ble­ma. “Las bu­jías de Bosch son eter­nas”, ase­gu­ra un Fred con­ven­ci­do. Du­ran­te to­do es­te tiem­po, so­lo ha te­ni­do que cam­biar el mo­tor de Du­de. ¿Y las rue­das? “Siem­pre com­pro las me­jo­res que pue­do en­con­trar. Aguan­tan las tres cuar­tas par­tes del año, te­nien­do en cuen­ta que ca­da Kom­bi rea­li­za una me­dia de dos ru­tas ca­da se­ma­na”.

Aho­ra res­tau­ra una T3 con A/C

Lo úni­co que echa de me­nos en sus an­ti­guas fur­go­ne­tas es el ai­re acon­di­cio­na­do. “Des­de lue­go es im­por­tan­te: ca­da vez más tu­ris­tas nos lo re­cla­man”, re­co­no­ce Cress­well. Por eso Fred es­tá res­tau­ran­do una T3. “El mo­tor ya es­tá ins­ta­la­do, aho­ra es­toy tra­ba­jan­do en el in­te­rior. Tam­bién lle­va­rá una ba­ca en el te­cho pa­ra que los tu­ris­tas pue­dan su­bir­se y ver me­jor a los ani­ma­les y el en­torno”. Fred di­ri­ge en es­tos mo­men­tos la

Bulli por el pue­blo Bu­ba­le, que no so­lo tie­ne una ga­so­li­ne­ra, sino tam­bién una ro­ton­da, jus­to en el me­dio, don­de se cru­zan las ca­lles prin­ci­pa­les. Fred da un par de vuel­tas pa­ra el fo­tó­gra­fo, al­go que ale­gra a los ha­bi­tan­tes del pue­blo. So­bre to­do a los ni­ños, que se acer­can eu­fó­ri­cos con el so­ni­do del mo­tor. Fred pi­sa más el ace­le­ra­dor y sa­lu­da por la ven­ta­ni­lla. Una vez en la ga­so­li­ne­ra, ha­bla con al­gu­nos lu­ga­re­ños que le pre­gun­tan cómo es po­si­ble que Betty es­té en tan buen es­ta­do.

Des­pués, Fred se ajus­ta su vi­se­ra, arran­ca la T2 y la con­du­ce, de nue­vo, por el ca­mino de tie­rra. Lle­ga­mos a nues­tro pun­to de sa­li­da y fi­na­li­za la ex­cur­sión, pe­ro Fred no tie­ne la tar­de li­bre: le toca lim­piar la ca­rro­ce­ría de Betty de la are­na ro­ji­za. Hay que man­te­ner­la en per­fec­to es­ta­do.

El ex­per­to de las fur­go­ne­tas Volks­wa­gen: “El mo­tor bó­xer es eterno si usas un buen acei­te. Por suer­te, sé dón­de con­se­guir­lo en Ugan­da”

Fred se de­tie­ne pa­ra com­pro­bar el es­ta­do de los ejes y ana­li­zar si ha su­fri­do un pin­cha­zo

‘Bulli' to­do­te­rreno: tras la épo­ca de llu­vias, en los ca­mi­nos se for­man ba­ches

Fred Se­ru­wo y Steven Cress­well fun­da­ron Kom­bi­tours en 2011. ¡Gran equi­po!

Are­na ro­ji­za en ca­da rin­cón: en Ugan­da lla­man "mu­rram" a es­tas ca­rre­te­ras de tie­rra. Cuan­do llue­ve, se con­vier­ten en una tram­pa pa­ra la T2

Las Volks­wa­gen T2 eran uti­li­za­das en Ugan­da co­mo ta­xis has­ta que lle­ga­ron las fur­go­ne­tas de To­yo­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.