Es­pa­cio pa­ra to­dos

Con cin­co pla­zas y un ma­le­te­ro que ofre­ce 720 li­tros de ca­pa­ci­dad, el XLV tie­ne un ha­bi­tácu­lo con es­pa­cio de so­bra pa­ra to­da la fa­mi­lia y su co­rres­pon­dien­te equi­pa­je

Auto Bild - - PRUEBAS -

ES­TÁ BA­SA­DO EN UN SUV, tie­ne un di­se­ño y unas pro­por­cio­nes ex­te­rio­res que re­cuer­dan a las de un to­do­ca­mino y, sin em­bar­go, Ssan­gYong afir­ma que el XLV se en­cua­dra den­tro del seg­men­to de los mo­no­vo­lú­me­nes. En el fon­do da lo mis­mo có­mo quie­ras ca­ta­lo­gar­lo. Lo im­por­tan­te es sa­ber que so­bre el pa­pel es­te mo­de­lo ofre­ce un ha­bi­tácu­lo es­pa­cio­so, una gran zo­na de car­ga y un equi­pa­mien­to muy com­ple­to, por un pre­cio de ven­ta su­ma­men­te atrac­ti­vo, co­mo de­mues­tran los 22.000 eu­ros que cues­ta con el mo­tor dié­sel y aca­ba­do Li­mi­ted que he pro­ba­do.

Es más ase­qui­ble que la ma­yo­ría de sus al­ter­na­ti­vas, es­pe­cial­men­te si va­lo­ro la gran do­ta­ción de se­rie que in­cor­po­ra es­ta ver­sión, que en­tre otros ele­men­tos cuen­ta con te­cho

so­lar prac­ti­ca­ble, asien­tos y vo­lan­te de cue­ro con ca­le­fac­ción o un sis­te­ma mul­ti­me­dia con na­ve­ga­dor, pan­ta­lla tác­til de 8” y cá­ma­ra de mar­cha atrás. Es tan com­ple­to, que la úni­ca op­ción que po­drás se­lec­cio­nar es la pin­tu­ra me­ta­li­za­da, que tie­ne un so­bre­pre­cio de 410 eu­ros.

Eso sí, ten­go que re­co­no­cer que por muy equi­pa­do que ven­ga, el XLV no pue­de mon­tar mu­chos ele­men­tos que sí es­tán dis­po­ni­bles en al­gu­nos de sus ri­va­les. En es­pe­cial, aque­llos re­fe­ri­dos a los asis­ten­tes de con­duc­ción. Por ejem­plo, tie­ne con­trol de ve­lo­ci­dad de cru­ce­ro, pe­ro es­te no pue­de ser adap­ta­ti­vo y ca­re­ce de sis­te­mas que mo­ni­to­ri­cen el án­gu­lo muer­to de los re­tro­vi­so­res. Fun­cio­nes de las que sí pue­den pre­su­mir co­ches co­mo el Ci­troën C4 Pi­cas­so.

Ima­gen y com­por­ta­mien­to SUV

Si por as­pec­to re­cuer­da a un SUV, es nor­mal, pues el XLV se asien­ta so­bre la pla­ta­for­ma del Ssan­gYong Ti­vo­li, el to­do­ca­mino más pe­que­ño del fa­bri­can­te sur­co­reano. La dis­tan­cia en­tre ejes y la an­chu­ra de vías es idén­ti­ca en am­bos, lo que va­ría es la lon­gi­tud to­tal de la ca­rro­ce­ría, que es 24 cm ma­yor que la del mo­de­lo en el que es­tá ba­sa­do. Tam­bién com­par­ten mo­to­ri­za­cio­nes, la di­fe­ren­cia en es­te sen­ti­do ra­di­ca en que el Ti­vo­li sí que se ofre­ce con trac­ción a las cua­tro rue-

das, mien­tras que el XLV en Es­pa­ña so­lo es­tá dis­po­ni­ble co­mo trac­ción de­lan­te­ra.

Por pos­tu­ra de con­duc­ción y por com­por­ta­mien­to, con­du­cir el XLV re­sul­ta muy si­mi­lar a lle­var un to­do­ca­mino. Ac­ce­der al in­te­rior es fá­cil, ya que el asien­to que­da a la al­tu­ra per­fec­ta. Lo que no me ha pa­re­ci­do tan bueno son los ajus­tes que ofre­ce la co­lum­na de di­rec­ción, que so­lo es re­gu­la­ble en al­tu­ra, lo que im­pi­de que lle­gue a en­con­trar­me del to­do có­mo­do. Al me­nos el tac­to del aro del vo­lan­te, ta­pi­za­do en cue­ro y con for­mas er­go­nó­mi­cas que se adap­tan a las ma­nos, com­pen­sa li­ge­ra­men­te es­te pro­ble­ma.

El di­se­ño del ha­bi­tácu­lo y sus aca­ba­dos son me­jo­res que nun­ca en un Ssan­gYong. Se no­ta el es­fuer­zo que ha he­cho la fir­ma co­rea­na en es­te sen­ti­do, con ma­te­ria­les más agra­da­bles al tac­to y plás­ti­cos más vis­to­sos, aun­que es­tos si­guen sien­do de­ma­sia­do abun­dan­tes. Tam­bién ayu­da que por fin el sis­te­ma mul­ti­me­dia que­de in­te­gra­do en el con­jun­to y no

pa­rez­ca un ac­ce­so­rio co­lo­ca­do en el úl­ti­mo mo­men­to.

Las sen­sa­cio­nes que me ha trans­mi­ti­do el XLV me han re­cor­da­do a las de un to­do­ca­mino. Co­mo sue­le ser ha­bi­tual en es­ta cla­se de vehícu­los, la di­rec­ción, que es de asis­ten­cia eléc­tri­ca y re­gu­la­ble en va­rios ni­ve­les de du­re­za, no in­for­ma de­ma­sia­do de lo que es­tá su­ce­dien­do con los neu­má­ti­cos de­lan­te­ros. Las sus­pen­sio­nes, que apues­tan cla­ra­men­te por el con­fort, ab­sor­ben bien las irre­gu­la­ri­da­des de la cal­za­da, aun­que al tren tra­se­ro, que es un eje tor­sio­nal, se le atra­gan­tan un po­co las jun­tas de di­la­ta­ción de la ca­rre­te­ra.

El mo­tor dié­sel tie­ne 115 CV y 300 Nm de par. Su fun­cio­na­mien­to es agra­da­ble, li­neal y, ade­más, con­su­me po­co, pues en es­te test ha lo­gra­do una me­dia de 5,8 l/100 km. Lo que me pa­re­ce me­jo­ra­ble es la ru­mo­ro­si­dad que pro­du­ce es­ta me­cá­ni­ca, es­pe­cial­men­te en frío. Otro pun­to que no me ha con­ven­ci­do es el de la fre­na­da, pues du­ran­te la prue­ba, ne­ce­si­tó una dis­tan­cia pa­ra de­te­ner­se su­pe­rior a la de sus ri­va­les.

Por de­lan­te, el XLV es prác­ti­ca­men­te idén­ti­co al Ti­vo­li, don­de más se

di­fe­ren­cian es en la vis­ta la­te­ral y en la za­ga

Di­se­ño agra­da­ble y unos ajus­tes acep­ta­bles, pe­ro el as­pec­to tie­ne de­ma­sia­do plás­ti­co en al­gu­nos pun­tos El sis­te­ma mul­ti­me­dia tie­ne pan­ta­lla tác­til de 8" y co­ne­xio­nes USB y Blue­tooth Con un gas­to de 5,8 l/100 km, pue­de re­co­rrer más de 800 km sin re­pos­tar

En los la­te­ra­les y de­ba­jo del sue­lo del ma­le­te­ro hay hue­cos por­taob­je­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.