¡Ay, có­mo he­mos cam­bia­do!

Auto Bild - - PRUEBAS -

Y pa­ra bien. Evi­den­te­men­te, tam­bién tie­ne sus pe­gas y no es na­da ba­ra­to, pe­ro el cam­bio que ha da­do este mo­de­lo en es­ta su se­gun­da ge­ne­ra­ción es co­mo pa­ra ha­cer­le la ola a sus crea­do­res. Te con­ta­mos to­dos los de­ta­lles

EL TO­DO­CA­MINO COM­PAC­TO

DE PEU­GEOT no era, ni mucho me­nos, un éxi­to de ven­tas. Y que­dar­se atrás en el seg­men­to más en al­za del mer­ca­do no era una op­ción pa­ra Peu­geot. Es­ta­ban obli­ga­dos a ac­tuar rá­pi­do. Ade­más, re­cien­te­men­te han sur­gi­do nue­vos com­pe­ti­do­res, co­mo el Re­nault Kad­jar y el Seat Ateca. Por lo que pa­re­ce, ese con­cep­to

cros­so­ver a me­dio ca­mino en­tre un mo­no­vo­lu­men y un SUV que te­nía la pri­me­ra ge­ne­ra­ción del 3008 no ter­mi­na­ba de con­ven­cer. Pe­ro eso ya es his­to­ria, por­que el nue­vo lle­ga con una nue­va ima­gen y ar­gu­men­tos de so­bra pa­ra ri­va­li­zar in­clu­so con las mar­cas pre­mium.

El di­se­ño ex­te­rior te pue­de gus­tar o no. Eso es al­go muy per­so­nal, así que no me voy a de­te­ner mucho en este apar­ta­do. So­lo per­mí­te­me que di­ga que a mí me pa­re­ce muy acer­ta­do: mo­derno,agre­si­vo, ro­bus­to, lla­ma­ti­vo. La ver­dad es que no le pon­go ni un pe­ro. Y a los que se gi­ran a mi pa­so con ca­ra de "mi­ra qué co­che tan chu­lo ha he­cho Peu­geot" tam­bién pa­re­ce que les gus­ta.

¿Y den­tro? De­ja que va­ya po­co a po­co, por­que tie­ne mu­cha mi­ga...

Cuan­do te sien­tas por pri­me­ra vez den­tro del nue­vo 3008, te que­das im­pre­sio­na­do. Al­gu­nos de­ta­lles me re­cuer­dan a ese es­ti­lo de cock­pit de ae­ro­na­ve con el que ya sor­pren­dió el DS 5; otros as­pec­tos son muy de mar­ca pre­mium, co­mo la ma­de­ra ve­tea­da que re­co­rre el sal­pi­ca­de­ro y tie­ne con­ti­nui­dad en las puer­tas en unos pa­ne­les con unas for­mas que pa­re­cen de con­cept car; o los de­ta­lles de alu­mi­nio anodi­za­do. Sin ol­vi­dar, el nue­vo i-Cock­pit, que aho­ra ofre­ce un cua­dro de man­dos com­ple­ta­men­te di­gi­tal, con unos grá­fi­cos en 3D tan mo­lo­nes y efec­tis­tas co­mo los del sis­te­ma Vir­tual Cock­pit de Audi.

Apues­ta to­tal por la di­gi­ta­li­za­ción

Y ya que men­ciono este nue­vo i-Cock­pit, aquí van al­gu­nas con­si­de­ra­cio­nes al res­pec­to: por un la­do, de­bo re­co­no­cer que ya no me cues­ta acos­tum­brar­me a un vo­lan­te tan pe­que­ño, co­lo­ca­do en una po­si­ción tan ba­ja pa­ra po­der ver el cua­dro de man­dos aso­man­do por en­ci­ma del aro. No obs­tan­te, en este ca­so, el vo­lan­te acha­ta­do por am­bos po­los en plan glo­bo te­rrá­queo ya me pa­re­ce ex­ce­si­vo. Re­co­noz­co que es una chu­la­da, pe­ro da la impresión de ser ca­si cua­dra­do y, des­de lue­go, eso no ayu­da en las ma­nio­bras rá­pi­das. Pue­de que me equi­vo­que, pe­ro creo que tar­de o tem­prano Peu­geot vol­ve­rá a un cua­dro de man­dos con­ven­cio­nal.

Por otro la­do, co­mo te co­men­ta­ba an­tes, me pa­re­ce tre­men­da­men­te acer­ta­do que ha­yan apos­ta­do por un pues­to de man­do com­ple­ta­men­te di­gi­tal. Eso sí es dar un pa­so al fren­te, un pu­ñe­ta­zo en­ci­ma de la me­sa y es ha­cer jus­to lo que de­be­rían

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.