PRI­MER CON­TAC­TO: Alfa Romeo Stel­vio QV, la ver­sión más de­por­ti­va

Ma­ri­dar las pres­ta­cio­nes de un italiano apa­sio­na­do con la ca­rro­ce­ría de un to­do­ca­mino pa­re­cía del to­do im­po­si­ble... has­ta que Alfa se pu­so a desa­rro­llar es­te Stel­vio. ¡ Gra­cias!

Auto Bild - - SUMARIO -

AUN­QUE PUE­DA PARECERTE MEN­TI­RA, los po­lí­ti­cos no son los úni­cos es­pe­cia­lis­tas en de­cir una co­sa y la con­tra­ria en la mis­ma fra­se sin pes­ta­ñear: ¿ ha­brías si­do ca­paz de ima­gi­nar el ate­rri­za­je en el mer­ca­do de un to­do­ca­mino con ai­res de su­per­de­por­ti­vo? Gra­cias a la apa­ren­te­men­te inaca­ba­ble de­man­da del seg­men­to se ha con­ver­ti­do en una reali­dad... que se­rá ca­paz de con­ven­cer a los afi­cio­na­dos más pe­trol­head por mu­cho que es­tos se em­pe­ñen en re­sis­tir­se. Sí, yo me in­clu­yo den­tro de ese gru­po y sí, los mal­di­tos ci­mien­tos de mi exis­ten­cia es­tán tam­ba­leán­do­se tras ha­ber pro­ba­do el Qua­dri­fo­glio.

An­tes de em­pe­zar a des­cri­bir­te las sen­sa­cio­nes que pu­de ex­pe­ri­men­tar al co­lo­car­me tras su vo­lan­te, dé­ja­me ha­cer un re­pa­so a sus abru­ma­do­ras ci­fras: el Stel­vio más sal­va­je de to­da la ga­ma es­tá pro­pul­sa­do por un blo­que V6 de 2,9 li­tros que, gra­cias a la ac­ción de dos tur­bos, es ca­paz de ero­gar 510 CV y 600 Nm de par que, en con­di­cio­nes nor­ma­les, son en­via­dos en su to­ta­li­dad al tren pos­te­rior. ¿Qué sig­ni­fi­ca eso? Que su de­li­cio­so sis­te­ma de trac­ción to­tal só­lo ha­ce tra­ba­jar a las rue­das de­lan­te­ras cuan­do las co­sas em­pie­zan a po­ner­se res­ba­la­di­zas... o de­ci­des aplas­tar el pe­dal de­re­cho sin mi­ra­mien­tos pa­ra con­se­guir com­ple­tar el 0-100 en los 3,8 se­gun­dos que pro­me­te la mar­ca. Con una pun­ta de 283 km/h. No, no es una erra­ta. Los ita­lia­nos se enor­gu­lle­cen de ha­ber crea­do el SUV más ve­loz de su seg­men­to y han sa­bi­do do­tar­lo, ade­más, de un com­por­ta­mien­to bru­tal a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias. ¿No te lo crees? Yo tam­po­co. An­tes.

Pa­ra lle­var a ca­bo es­te pri­mer con­tac­to con el Qua­dri­fo­glio Ver­de la mar­ca eli­gió un pa­ra­je tan es­pec­ta­cu­lar co­mo con­tra­dic­to­rio: la mon­ta­ña de Ja­bal Jais que, al­zán­do­se en mi­tad del desierto de los Emi­ra­tos, ofre­ce a sus vi­si­tan­tes más de 30 ki­ló­me­tros de cur­vas de to­do ti­po. Hay quien lo con­si­de­ra el Stel­vio de Orien­te. Yo, tras re­co­rrer­lo du­ran- te ho­ras sin dar­le nin­gu­na tre­gua al co­che, con­si­de­ro que quie­ro un Stel­vio. Co­mo te ha­brás ima­gi­na­do, su tac­to es mu­cho más de­por­ti­vo de lo que po­drías es­pe­rar de él y, gra­cias a una sus­pen­sión y unos fre­nos de­li­cio­sos, sa­be sa­car­le los co­lo­res a más de un de­por­ti­vo con pedigrí. ¿Tie­ne sen­ti­do un SUV así? No. Pe­ro el mun­do se­ría al­go peor sin él...

Car­bono, cue­ro y un se­lec­tor de mo­dos con la ins­crip­ción ‘Ra­ce’. ¿Ne­ce­si­tas más? Co­mo Alfa no sa­bía que era im­po­si­ble unir un de­por­ti­vo italiano con un SUV, ¡lo hi­cie­ron!

El cam­bio au­to­má­ti­co de ocho re­la­cio­nes del QV es el más rá­pi­do del mer­ca­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.