Un ti­po di­fe­ren­te

Es­te fran­cés quie­re ser muy ori­gi­nal: sen­ci­llo, van­guar­dis­ta y eco­nó­mi­co. ¿Có­mo se com­por­ta en el día a día? ¿Man­tie­ne su ca­li­dad pa­ra un uso co­ti­diano?

Auto Bild - - TEST DE LARGA DURACIÓN -

QUÉ TI­PO MÁS LLA­MA­TI­VO! El Citroën C4 no pa­sa des­aper­ci­bi­do en el ga­ra­je de AU­TO

BILD. De co­lor rojo in­ten­so, con 110 CV y sus Air­bumps en ne­gro. Pe­ro se­ría in­jus­to de­cir que es­tas bol­sas de aire la­te­ra­les son las úni­cas que lla­man la aten­ción de su ca­rro­ce­ría. Su la­te­ral es real­men­te ori­gi­nal. Los di­se­ña­do­res se han em­plea­do a fon­do. Es un co­che con per­so­na­li­dad pro­pia. El Citroën C4 Cactus es un gi

ra­cue­llos, de los que lla­man la aten­ción. Pe­ro tam­bién tie­ne otras vir­tu­des. Su mo­tor de 1,2 li­tros con tres ci­lin­dros tie­ne una es­pec­ta­cu­lar au­to­no­mía de 1.100 ki­ló­me­tros. En una con­duc­ción nor­mal, se­gún nues­tro test, con­su­me una me­dia de 5,6 li­tros y hay que de­cir que du­ran­te los 100.000 ki­ló­me­tros cir­cu­ló sin nin­gún com­ple­jo por el ca­rril iz­quier­do (de una au­to­vía ale­ma­na) a 191 km/ h. Su em­pu­je es muy no­ta­ble y tie­ne po­ten­cia de so­bra pa­ra cir­cu­lar con mu­cho brío.

El mo­tor es lo me­jor del Cactus, el res­to no es­tá al mis­mo ni­vel. El cha­sis, con lar­gos re­co­rri­dos de la sus­pen­sión, ba­lan­cea de­ma­sia­do y tam­po­co con­si­gue el ob­je­ti­vo de ser un co­che có­mo­do. Al tac­to del pe­dal de freno le fal­ta pre­ci­sión. El C4 Cactus re­cuer­da a clá­si­cos co­mo el 2CV pe­ro, ló­gi­ca­men­te, con

mu­cha más se­gu­ri­dad. Si quie­res rea­li­zar una con­duc­ción de­ci­di­da por ca­rre­te­ras de cur­vas, el eje de­lan­te­ro se es­ca­pa muy rá­pi­do y es­tos sub­vi­ra­jes re­quie­ren una co­rrec­ción in­me­dia­ta, a lo cual no ayu­da su di­rec­ción tan po­co di­rec­ta y pre­ci­sa.

Cuan­do uno lee el cua­derno de via­je con las ano­ta­cio­nes de los pro­ba­do­res, tie­ne la im­pre­sión de que exis­ten dos C4 Cactus : "Asien­tos óp­ti­mos", ano­ta un co­la­bo­ra­dor en una ho­ja. Su ge­ne­ro­sa ba­ta­lla ha cau­sa­do sen­sa­ción: "¡ Es co­mo con­du­cir en un sa­lón!", ano­ta­ba otro redactor. Pe­ro aña­día: "Los asien­tos aca­ban dan­do dolor de es­pal­da en tra­yec­tos lar­gos". Co­mo pue­des ver, ca­da uno tie­ne su pun­to de vis­ta.

Pe­ro, ¿ qué es el Cactus? Por fue­ra tie­ne el di­se­ño de un SUV com­pac­to, con el aña­di­do de los Air­bumps la­te­ra­les. Den­tro, el es­pa­cio es so­lo co­rrec­to. Si­mi­lar al de un co­che pe­que­ño o un com­pac­to me­dio. Tie­ne un ma­le­te­ro es­cue­to ( una ca­pa­ci­dad de 348 li­tros) y una bo­ca de car­ga ele­va­da, lo que di­fi­cul­ta so­bre­ma­ne­ra la car­ga de equi­pa­je. Es­te Cactus de­be­ría ser un po­co más prác­ti­co pa­ra ser un co­che más agra­da­ble de uti­li­zar a diario. Eso sí, en cual­quier ca­so, es un su­per­ven­tas en to­da Europa.

El con­duc­tor del Cactus pue­de pres­cin­dir del cuen­ta­vuel­tas, pe­ro no del sis­te­ma de ayu­da al apar­ca­mien­to, por­que los pi­la­res C no fa­ci­li­tan la vi­si­bi­li­dad trasera.

Fron­tal im­po­nen­te y cua­tro fa­ros. El Cactus mar­ca las nue­vas lí­neas de di­se­ño de Citroën.

Por des­gra­cia, la ilu­mi­na­ción es dé­bil,

75.259 km: en la re­vi­sión, hu­bo que cam­biar los dis­cos de freno.

Pre­cio to­tal: 294 eu­ros.

El C4 Cactus en­ca­ja en en­tor­nos con de­por­te y surf. Hay que de­cir que es­te SUV, con su ele­va­da bo­ca de car­ga y su ban­que­ta trasera co­rri­da es me­nos prác­ti­co de lo que apa­ren­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.