TEST Com­pro­ba­mos si en reali­dad d el Al­fa Romeo Giu­lia Ve­lo­ce es una al­ter­na­ti­va ter­na­ti­va sen­sa­ta a día de hoy

Su ape­lli­do lo de­ja cla­ro. Es­te Giu­lia no bus­ca so­lo lle­var­te a tu lu­gar fa­vo­ri­to de va­ca­cio­nes; lo quie­re ha­cer di­vir­tién­do­te con un motor que, con sus 280 CV, des­plie­ga fi­nu­ra y po­ten­cia a par­tes igua­les

Auto Bild - - SUMARIO -

HOY EN DÍA, Y TAL Y CO­MO OMO ES­TÁN LAS CO­SAS, ES­TOY SE­GU­RO de que si se ha­bla de una ber­li­na de 280 CV de ga­so­li­na, más de uno pon­dría el gri­to en el cie­lo. "¿Pa­ra qué tan­tos ca­ba­llos?", di­rían. La ra­zón por de­lan­te de la pa­sión. Lo que pa­sa es que es­ta­mos ha­blan­do de una mar­ca muy es­pe­cial: pe­cial: es Al­fa Romeo y a los ita­lia­nos les pue­de ue­de más lo se­gun­do cuan­do se tra­ta de ha­cer co­ches. De he­cho, es­ta versión Ve­lo­ce del Giu­lia no es ni de le­jos la más po­ten­te, pri­vi­le­gio que os­ten­ta la va­rian­te QV con na­da me­nos que 510 CV (pa­la­bras ma­yo­res). Es­tá cla­ro que el Qua­dri­fo­glio Ver­de fue un gol­pe en la me­sa pa­ra que la mar­ca ita­lia­na de­mos­tra­se al mun­do lo que era ca- paz de ha­cer. Pe­ro no ha­ce fal­ta ir­se tan arri­ba pa­ra di­ver­tir­se al vo­lan­te y ahí es don­de tie­ne ca­bi­da es­ta va­rian­te más mo­des­ta (si al­go tie­ne de mo­des­ta) y que re­pre­sen­ta per­fec­ta­men­te el es­la­bón de la versión de ga­so­li­na de 200 CV con el vi­ta­mi­na­do

QV del que ya te he ha­bla­do. Y pa­ra de­fi­nir bien a es­ta va­rian­te in­ter­me­dia de 280 CV han de­ci­di­do po­ner­le un ape­lli­do a la al­tu­ra: Ve­lo­ce. Y no, no ha si­do crea­do pa­ra aque­llos con­duc­to­res que van por la ca­lle con el co­do apo­ya­do en la ven­ta­ni­lla. No, es­te Giu­lia es un co­che que trans­mi­te, que te em­pu­ja a de­vo­rar ki­ló­me­tros y co­ger la ca­rre­te­ra más re­tor­ci­da pa­ra lle­gar a tu des­tino. ¡Ben­di­ta di­ver­sión! Do­ble ven­ta­ja: te aho­rras la au­to­pis­ta de pea­je y aca­bas con una am­plia son­ri­sa en la ca­ra.

¿ Qué es­con­de ba­jo el ca­pó? Se tra­ta de un motor de ga­so­li­na 2.0 de cua­tro ci­lin­dros con 280 CV. Es­tá cons­trui­do ín­te­gra­men­te en alu­mi­nio pa­ra re­du­cir su pe­so y ofre­ce va­rias tec­no­lo­gías co­mo la dis­tri­bu­ción va­ria­ble y tur­bo­com­pre­sor de do­ble en­tra­da. Aso­cia­do a es­te blo­que te vas a encontrar con la trac­ción in­te­gral Q4 de se­rie. Tie­ne un pe­so contenido de me­nos de 50 ki­los e in­cor­po­ra al­gu­nas sor­pre­sas co­mo un di­fe­ren­cial abier­to. Es el que se en­car­ga de en­viar, en ca­so de que sea ne­ce­sa­rio, el 60% de la fuer­za al eje de­lan­te­ro. Pe­ro en con­di­cio­nes nor­ma­les, es­ta trac­ción Q4 va a ha­cer

>> pre­va­le­cer el eje tra­se­ro ( 100%) pa­ra apor­tar una ma­yor de­por­ti­vi­dad (no ol­vi­de­mos que es­ta­mos ha­blan­do de Al­fa Romeo). ¿ La guin­da? El cam­bio au­to­má­ti­co de ocho ve­lo­ci­da­des que lle­ga de se­rie (úni­ca op­ción dis­po­ni­ble) y con unas enor­mes le­vas tras el vo­lan­te.

Y aho­ra, ya sa­bi­dos los se­cre­tos del Giu­lia Ve­lo­ce, es ho­ra de que me de­mues­tre qué sa­be ha­cer. Pi­so­tón al pie de­re­cho y le de­jo ha­cer... Las reac­cio­nes, sin ser bru­ta­les, son con­tun­den­tes: em­pu­ja con fuer­za y sube de vuel­tas con ale­gría. Es­to pro­me­te (no hay que ol­vi­dar que es­ta­mos me­ti­dos en una ber­li­na). A tra­vés del se­lec­tor Al­fa DNA pue­des se­lec­cio­nar en­tre tres mo­dos de con­duc­ción di­fe­ren- tes: Ad­van­ced, Ef­fi­ciency, Nor­mal y Dy­na­mic. En los dos pri­me­ros no hay mu­cha di­fe­ren­cia en la res­pues­ta, pe­ro el úl­ti­mo lle­va al Ve­lo­ce a un ni­vel de di­na­mis­mo más al­to. En una ca­rre­te­ra de cur­vas sor­pren­de: ofre­ce mu­cho aplo­mo y la di­rec­ción (qui­zá de­ma­sia­do asis­ti­da, aun­que no exen­ta de pre­ci­sión) te ayu­da a ir en­la­zan­do cur­va tras cur­va con un gran ni­vel de con­fian­za. Un de­ta­lle im­por­tan­te: el enor­me ta­ma­ño de las le­vas ha­ce que no ten­gas que sol­tar las ma­nos del vo­lan­te y así po­der ju­gar con el cam­bio con fa­ci­li­dad. Me es­tá gus­tan­do lo que ha he­cho Al­fa y a es­tas al­tu­ras lo úni­co que echo en fal­ta es es­cu­char con más fuer­za el bra­mi­do del motor des­de el ha­bi­tácu­lo. Es­pe­ra­ba otra me­lo­día pa­ra un co­che con es­te pi­can­te.

De to­das for­mas, no to­do son cur­vas en es­ta vi­da, so­bre to­do si ha­bla­mos de una ber­li­na fa­mi­liar que de­be tra­tar co­mo se me­re­ce a los que más quieres. El Gui­lia Ve­lo­ce lo ha­ce aun­que aquí no bri­lla tan­to, so­bre to­do por­que su es­pec­ta­cu­lar di­se­ño im­po­ne al­gu­nas li­mi­ta­cio­nes prác-

ti­cas. La prin­ci­pal es el ac­ce­so a las pla­zas tra­se­ras, cu­yo hue­co no es lo su­fi­cien­te­men­te gran­de co­mo pa­ra po­nér­se­lo fá­cil a per­so­nas cor­pu­len­tas o con po­ca mo­vi­li­dad. Lue­go, una vez den­tro, su bien pa­ra las ro­di­llas de­ja un hue­co con­vin­cen­te, no es así pa­ra la ca­be­za o los hom­bros. Y que­da ha­blar del tú­nel cen­tral de trans­mi­sión, de­ma­sia­do vo­lu­mi­no­so y que va a ser una tor­tu­ra pa­ra la per­so­na que via­je en la pla­za cen­tral. Me de­ten­go y me ba­jo del Giu­lia más equi­li­bra­do y di­ver­ti­do: no es el QV, pe­ro no lo he echa­do en fal­ta. El Ve­lo­ce es una op­ción muy re­co­men­da­ble pa­ra los que bus­can un pun­ti­to de pi­can­te en la con­duc­ción: tie­ne ca­rác­ter, gra­cias a un motor que em­pu­ja con ga­nas y a unas sus­pen­sio­nes rí­gi­das ( que no in­có­mo­das), que te per­mi­ten con­du­cir­lo a rit­mos ele­va­dos. Pe­ro no to­do es adre­na­li­na: es­te Giu­lia tam­bién se de­ja con­du­cir con sua­vi­dad pa­ra lle­var a to­da tu fa­mi­lia. Lás­ti­ma que el ac­ce­so a las pla­zas tra­se­ras o el ma­le­te­ro em­pa­ñen una ber­li­na tan di­ver­ti­da.

La es­té­ti­ca del Al­fa Romeo Giu­lia es agre­si­va en to­das sus ver­sio­nes. Es­te Ve­lo­ce no se dis­tin­gue del res­to de la ga­ma a sim­ple vis­ta, pe­ro es la va­rian­te más po­ten­te tras el ra­di­cal Qua­dri­fo­glio Ver­de

Las llan­tas de se­rie son de 18 pul­ga­das con di­se­ño de tur­bi­na, aun­que si te pa­re­cen po­co pue­des pe­dir otras de 19 por 961 eu­ros. Las pin­zas en ama­ri­llo de­no­tan que es­ta­mos an­te un sis­te­ma de al­to ren­di­mien­to

Motor tur­bo de ga­so­li­na 2.0 de 280 CV que va aso­cia­do a la trac­ción in­te­gral Q4 y a un cam­bio au­to­má­ti­co de ocho re­la­cio­nes

Asien­tos de­por­ti­vos en piel, vo­lan­te con el bo­tón de arran­que in­clui­do, pe­da­les de alu­mi­nio... Im­pre­sio­nan las enor­mes le­vas del cam­bio de­trás del vo­lan­te

Lo me­jor del Ve­lo­ce es có­mo pi­sa: aplo­ma­do, obe­dien­te a las ór­de­nes del con­duc­tor y muy di­ver­ti­do

Sus 480 li­tros de ma­le­te­ro no son pa­ra ti­rar cohe­tes. La bo­ca de car­ga im­pi­de me­ter ob­je­tos muy gran­des

Buen de­ta­lle: las sa­li­das de ai­re es­pe­cí­fi­cas pa­ra los pa­sa­je­ros de la fi­la tra­se­ra

El es­pa­cio en la fi­la tra­se­ra es so­lo co­rrec­to. El tú­nel cen­tral es muy vo­lu­mi­no­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.