LOS OTROS MUSK

El ex­cén­tri­co com­por­ta­mien­to de Elon Musk, co­fun­da­dor de Tes­la, ha te­ni­do nu­me­ro­sos pre­ce­den­tes en la his­to­ria

Auto Bild - - REPORTAJE - Vi­cen­te Cano

ES­TOS DÍAS, Y CUÁN­DO NO, ELON MUSK es ac­tua­li­dad. Mul­ta­do con 20 mi­llo­nes de dó­la­res por anun­ciar la po­si­ble sa­li­da de la bol­sa de Tes­la, la Co­mi­sión de Va­lo­res y Cam­bio de EEUU le obli­ga, ade­más, a de­jar la pre­si­den­cia de su em­pre­sa por un pe­rio­do de tres años, aun­que se­gui­rá co­mo CEO.

Co­mo el mis­mo Musk ha re­co­no­ci­do, es­te 2018 es su año más du­ro. Sin em­bar­go, tam­bién pue­de afir­mar­se que es su año más errá­ti­co y ya em­pie­zan a ver­se las con­se­cuen­cias. Al tiem­po que de­cía que el pró­xi­mo Roads­ter lle­va­rá cohe­tes de Spa­ceX - la úni­ca de sus em­pre­sas que hoy va vien­to en po­pa- con los que po­dría ace­le­rar más, se en­ca­ra­ba con un pe­rio­dis­ta du­ran­te la con­fe­ren­cia so­bre los re­sul­ta­dos de Tes­la del pri­mer se­mes­tre.

Mien­tras se su­ce­dían al­gu­nos ac­ci­den­tes con el Mo­del X y el Mo­del S, él se­guía ju­gan­do con la am­bi­güe­dad de sus anun­cios so­bre el Au­to­pi­lot y sus cons­tan­tes ac­tua­li­za­cio­nes. Y po­co des­pués de fu­mar­se un ci­ga­rri­llo de ma­rihua­na en un pro­gra­ma en di­rec­to mien­tras re­co­no­cía que su com­pa­ñía The Bo­ring Com­pany ha­bía na­ci­do co­mo una bro­ma, pre­sen­ta­ba con Spa­ceX un plan pa­ra lle­var a un tu­ris­ta a la Lu­na. Mu­chos han ca­li­fi­ca­do de ego­cén­tri­co el com­por­ta­mien­to de Musk - o

>> de mo­ral­men­te re­pro­ba­ble o de po­co pru­den­te-. Sin em­bar­go, lo cier­to es que sus ac­tua­cio­nes pa­re­cen más bien me­ga­ló­ma­nas.

Pe­ro Musk no es, ni mu­cho me­nos, el pri­mer per­so­na­je de la in­dus­tria del au­to­mó­vil que se com­por­ta así. Si Lee Ia­coc­ca, el sal­va­dor de Chrys­ler en los 80 e in­ven­tor del Mus­tang en Ford en los 60, hu­bie­ra te­ni­do re­des so­cia­les, qui­zá hu­bie­ra da­do más jue­go que Elon por su his­trio­nis­mo. Si En­zo Fe­rra­ri hu­bie­ra te­ni­do cuen­ta de Twit­ter, ha­bría he­cho y des­he­cho cues­tio­nes de su com­pa­ñía y de las vi­das per­so­na­les de sus pi­lo­tos al es­ti­lo Trump. O si Ins­ta­gram hu­bie­ra exis­ti­do en la épo­ca de Gio­van­ni Ag­ne­lli, quien le­van­tó el im­pe­rio Fiat, es­te ha­bría mos­tra­do allí sus nu­me­ro­sas con­quis­tas -y no me re­fie­ro a las in­dus­tria­les-.

To­dos ellos, por una ra­zón u otra, go­za­ron de un po­der en sus em­pre­sas co­mo el que Elon Musk tie­ne en Tes­la. La li­ber­tad to­tal de ac­ción es al­go que ra­ra­men­te se da en una mul­ti­na­cio­nal, pe­ro cuan­do és­ta, ade­más, la tie­ne la úni­ca per­so­na que pa­re­ce ca­paz de lle­var a una com­pa­ñía ha­cia su des­tino o, por lo me­nos, ase­gu­rar su sub­sis­ten­cia, se ha­ce mu­cho más di­fí­cil no caer en al­gún que otro ex­ce­so.

Ade­más de los men­cio­na­dos, aquí pue­des en­con­trar al­gu­nos otros per­so­na­jes de la his­to­ria del au­to­mó­vil que guar­dan uno o más pa­ra­le­lis­mos con el CEO de Tes­la. Aun­que, en reali­dad, nin­guno de ellos se plan­tea­ra me­tas tan al­tas y loa­bles co­mo Elon -trans­for­mar la mo­vi­li­dad pa­ra ha­cer­la sos­te­ni­ble o lle­var al hom­bre a Mar­te-, se­gu­ro que a los ac­cio­nis­tas de Tes­la les gus­ta­ría que el éxi­to co­mer­cial de la fir­ma fue­ra tan ro­tun­do co­mo el que al­guno de es­tos pre­de­ce­so­res de Musk con­si­guió. ¿Se re­pe­ti­rá la his­to­ria? De he­cho, en al­gu­nas de sus afir­ma­cio­nes y pro­yec­tos, pa­re­ce que Musk in­ten­ta lo­grar ha­za­ñas si­mi­la­res -o ir in­clu­so mu­cho más allá-a las que con­si­guie­ron al­gu­nos de sus ilus­tres an­te­ce­so­res. Es más, el ma­yor anun­cio de Elon ( a quien na­die pue­de ne­gar que es un ge­nio de la fí­si­ca) es­ta­ría to­da­vía por ha­cer­se, si es­toy en lo cier­to...

Chrys­ler fa­bri­có los cohe­tes que pu­sie­ron a los pri­me­ros as­tro­nau­tas nor­te­ame­ri­ca­nos en ór­bi­ta y que to­da­vía hoy po­drían sa­lir dis­pa­ra­dos con ca­be­zas nu­clea­res en su pun­ta; Henry Ford lle­gó a le­van­tar una ciu­dad en mi­tad de la sel­va ama­zó­ni­ca... Así, el no va más se­ría que, al­gún día, Musk di­ga que quie­re crear la pri­me­ra co­lo­nia de hu­ma­nos en Mar­te. Un mo­men­to: ¿es­to no lo ha­bía anun­cia­do ya?

EL TORPEDO DE TUCKER Pres­ton Tucker fue un Musk de los 40: for­zó al res­to de la in­dus­tria del au­to­mó­vil a in­tro­du­cir me­jo­ras, co­mo los sis­te­mas de se­gu­ri­dad. Sin em­bar­go, ad­qui­rió com­pro­mi­sos que no te­nía ca­pa­ci­dad pa­ra cum­plir con clien­tes que ade­lan­ta­ron cuan­tio­sas su­mas por co­ches que nun­cnun­ca lle­gó a fa­bri­car. Eso sí, quie­quien tie­ne uno de los 51 Tuc­kTuc­ker Torpedo, hohoy pue­de ven­der­lo ven­derl por 1.500.000 1.500.0 eu­ros. eu­ros

LA FORLANDIA DE FORD EN BRA­SIL A Henry Ford se le si­gue ve­ne­ran­do co­mo el crea­dor del ne­go­cio del au­to­mó­vil mo­derno, pe­ro en 1928 tam­bién se pa­só de fre­na­da: fun­dó Ford­lan­dia en ple­na sel­va de Bra­sil, una ciu­dad pre­fa­bri­ca­da de 10.000 ha­bi­tan­tes con la que ase­gu­rar­se el su­mi­nis­tro de cau­cho na­tu­ral pa­ra sus vehícu­los. Tras una in­gen­te ope­ra­ción y so­lo seis años des­pués, los edi­fi­cios fue­ron aban­do­na­dos (a la de­re­cha, ima­gen del hos­pi­tal) y el pro­yec­to se mo­vió 40 km al sur. En 1945 se in­ven­tó el cau­cho sin­té­ti­co y to­do el des­plie­gue de­jó de te­ner sen­ti­do.

TUR­BI­NAS DE MI­SIL PA­RA CO­CHE Con un con­tra­to pa­ra ha­cer cohe­tes de mi­si­les ba­lís­ti­cos Chrys­ler fi­chó a uno de los ma­yo­res ex­per­tos, Geor­ge Hueb­ner, co­mo je­fe de I+D. Es­te ade­más de­di­có diez años al desa­rro­llo de es­ta tec­no­lo­gía pa­ra co­ches, aun­que no lo­gró ba­jar los cos­tes ni el con­su­mo.

LLE­VAR UN TU­RIS­TA A LA LU­NA El le­ga­do de Musk es in­ne­ga­ble: ha he­cho cam­biar a to­da la in­dus­tria del au­to­mó­vil. "Sin Tes­la, no es­ta­ría­mos hoy aquí", afir­ma­ban en VW du­ran­te la pre­sen­ta­ción de la pla­ta­for­ma MEB -véa­se la pá­gi­na 62-. Pe­ro se­gu­ro que si es re­cor­da­do den­tro de 100 años, se­rá más por su apor­ta­ción a la ex­plo­ra­ción es­pa­cial. Spa­ceX ha abier­to la po­si­bi­li­dad a la NA­SA y a otras agen­cias ae­ro­es­pa­cia­les de po­ner ob­je­tos en ór­bi­ta a cos­tes mu­cho más asu­mi­bles. Y su cohe­te Fal­con Heavy, el más po­ten­te del mun­do, lle­va­rá en 2023 a una per­so­na a la Lu­na por en­tre 2.000 y 10.000 mi­llo­nes de eu­ros.

EL TUIT MÁS CA­RO DE LA HIS­TO­RIA La Co­mi­sión de Va­lo­res y Cam­bio de EEUU (SEC) ha mul­ta­do a Musk con 20 mi­llo­nes de dó­la­res por es­te tuit. El 7 de agos­to, así anun­cia­ba su in­ten­ción de sa­car a Tes­la de la bol­sa a 420 dó­la­res la ac­ción y ase­gu­ra­ba que te­nía fi­nan­cia­ción pa­ra ello. Ade­más, ten­drá que bus­car un nue­vo pre­si­den­te pa­ra Tes­la en 20 días.

Aun­que sea le­gal, que Musk se fu­ma­ra un ci­ga­rri­llo de ma­rihua­na en el pro­gra­ma Joe Ro­gan Ex­pe­rien­ce se­gu­ro que no fue idea de sus ase­so­res ni de nin­gún ac­cio­nis­ta de Tes­la

EL PRO­GRA­MA DE LE MANS DE HENRY FORD II En par­te gra­cias a Lee Ia­coc­ca, el nie­to de Henry Ford fue la per­so­na que con­si­guió man­te­ner la em­pre­sa en la sen­da del éxi­to des­de el fi­nal de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial has­ta los años 60. Des­de esa épo­ca es­tu­vo en ne­go­cia­cio­nes pa­ra com­prar Fe­rra­ri, aun­que la ne­ga­ti­va de En­zo a ce­der el con­trol del área de­por­ti­va lle­vó a Henry II a crear el pro­gra­ma Ford GT40 pa­ra ba­tir a los ita­lia­nos en las 24 de Le Mans. Gas­tó una for­tu­na en ello, pe­ro de ahí na­ció un co­che mí­ti­co y ga­nó la prue­ba cua­tro años se­gui­dos. En 1976 aca­bó echan­do a Ia­coc­ca de Ford por sus cé­le­bres desave­nen­cias per­so­na­les.

DELO­REAN Tras aban­do­nar la vi­ce­pre­si­den­cia de GM, John Z. DeLo­rean fun­dó una com­pa­ñía con su nom­bre pa­ra ayu­dar a la gen­te con co­ches me­jo­res y más ase­qui­bles. Su pri­me­ra y úni­ca crea­ción fue el icó­ni­co DMC-12 de 1981, que in­mor­ta­li­za­ría años más tar­de la sa­ga 'Re­gre­so al Fu­tu­ro'. La fal­ta de ca­li­dad hi­zo caer los en­car­gos, y los pro­ble­mas fi­nan­cie­ros y las acu­sa­cio­nes de in­ten­to de so­borno aca­ba­ron con el sue­ño de DeLo­rean.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.