UN ASIS­TEN­TE QUE PUE­DE SAL­VAR VI­DAS

Al­re­de­dor de 800 eu­ros cues­ta es­te ' ter­cer ojo'. Es­tá des­ti­na­do a evi­tar ac­ci­den­tes y lo he­mos pro­ba­do

Auto Bild - - PRACTICO -

LOS CO­CHES MO­DER­NOS TIE­NEN SIS­TE­MAS de asis­ten­cia a bor­do, que avi­san al con­duc­tor de po­si­bles ac­ci­den­tes, de pea­to­nes en la cal­za­da y, a ve­ces, in­clu­so to­man el con­trol del co­che cuan­do no hay tiem­po de reac­ción. Mo­bi­le­ye ofre­ce a los co­ches an­ti­guos un sis­te­ma pa­re­ci­do, ba­sa­do en una cá­ma­ra, que se pue­de ins­ta­lar a pos­te­rio­ri. Lo he­mos pro­ba­do. El Mo­bi­le­ye 630 Pro se de­fi­ne, de una for­ma rim­bom­ban­te, co­mo un "sis­te­ma de pre­ven­ción de ac­ci­den­tes". Su ob­je­ti­vo es re­co­no­cer po­ten­cia­les si­tua­cio­nes de pe­li­gro y avi­sar al con­duc­tor con se­ña­les acús­ti­cas pa­ra evi­tar co­li­sio­nes. Pe­ro an­tes de la pri­mer prue­ba, he­mos te­ni­do que ins­ta­lar­lo. Y eso es al­go que so­lo pue­den ha­cer pro­fe­sio­na­les. En Ama­zon cues­ta unos 600 eu­ros, pe­ro con el mon­ta­je el pre­su­pues­to ron­da­rá los 800. Una vez mon­ta­do, se ma­ne­ja por una pan­ta­lla in­di­vi­dual, que tie­ne mu­chas po­si­bi­li­da­des de co­lo­ca- ción. Tam­bién de con­fi­gu­ra­ción: el con­duc­tor de­ci­de a par­tir de qué dis­tan­cia res­pec­to al co­che pre­ce­den­te de­be ac­ti­var­se el sis­te­ma. Y tam­bién es­ta­ble­ce el li­mi­te le­gal de ve­lo­ci­dad des­de el que de­be avi­sar. Por su­pues­to, tam­bién pue­de re­gu­lar el vo­lu­men del al­ta­voz y el bri­llo de la pan­ta­lla. Es­te pro­ce­so no da pro­ble­mas. Lo po­si­ti­vo: la cá­ma­ra y la pan­ta­lla ape­nas lla­man la aten­ción. Y los ca­bles es­tán es­con­di­dos, sin agu­je­ros.

Pe­ro va­ya­mos a la ca­rre­te­ra. La pri­me­ra im­pre­sión: ¡es­te apa­ra­to me po­ne de los ner­vios! Y es que avi­sa tam­bién de si­tua­cio­nes en las que no hay un ries­go real. Pe­ro es­to se da so­bre to­do cuan­do reali­zo una con­duc­ción agre­si­va y so­lo en unas po­cas si­tua­cio­nes que el sis­te­ma no re­co­no­ce cla­ra­men­te. Pe­ro de­ja­rá tran­qui­lo a quien prac­ti­que una con­duc­ción re­la­ja­da, man­ten­ga la dis­tan­cia y la ve­lo­ci­dad ade­cua­das y use el in­ter­mi­ten­te con an­te­la­ción ca­da vez que cam­bie de ca­rril. En es­tos ca­sos, el sis­te­ma se ac­ti­va cuan­do

co­che y con­duc­tor es­tán real­men­te an­te un pe­li­gro po­ten­cial. Y de for­ma fia­ble. Es­pe­cial­men­te el ele­va­do tono que avi­sa de un pe­li­gro de co­li­sión pue­de evi­tar de for­ma muy efi­caz po­si­bles ac­ci­den­tes. Muy im­por­tan­te: el sis­te­ma no to­ma el con­trol del co­che. Los fre­nos, los in­ter­mi­ten­tes... son co­sa tu­ya. En cual­quier ca­so, el Mo­bi­le­ye te apor­ta­rá más se­gu­ri­dad. Lue­go, ca­da uno de­be de­ci­dir si 800 eu­ros son de­ma­sia­dos. Al fi­nal, cuen­ta el re­sul­ta­do. Y el ter­cer ojo cum­ple lo que pro­me­te.

Pe­que­ña cá­ma­ra, gran fun­ción: el sis­te­ma Mo­bi­le­ye re­co­no­ce po­si­bles pe­li­gros en la cal­za­da y avi­sa al con­duc­tor en si­tua­cio­nes de ries­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.