SHERLOCK HOLMES

Autofacil - - SUMARIO -

Descubre la erra­ta y llé­va­te un fan­tás­ti­co re­ga­lo

A fi­na­les de ve­rano reali­cé un via­je des­de Huel­va has­ta mi ciu­dad. Y, co­mo es ló­gi­co, coin­ci­dí en la ca­rre­te­ra con con­duc­to­res ex­tran­je­ros que vol­vían a sus res­pec­ti­vos paí­ses. El ca­so es que vi que es­tos co­me­tían al­gu­nas in­frac­cio­nes: des­de lle­var la car­ga in­co­rrec­ta­men­te a ex­ce­der los lí­mi­tes de ve­lo­ci­dad. ¿Có­mo se san­cio­na a es­tos con­duc­to­res por in­frac­cio­nes co­me­ti­das en Es­pa­ña si vi­ven en otros paí­ses y, so­bre to­do, có­mo se les co­bran las multas co­rres­pon­dien­tes?

GUI­LLER­MO CA­SA­DO (TE­RUEL)

RES­PUES­TA DE CRIS­TI­NA MU­ÑOZ, JE­FE DE EDI­CIÓN: En mar­zo de 2015, el Par­la­men­to Eu­ro­peo apro­bó, me­dian­te la Di­rec­ti­va 2015/413, el in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción en­tre los paí­ses miem­bros de la UE re­la­ti­vo a ocho san­cio­nes de Trá­fi­co: ex­ce­so de ve­lo­ci­dad, no te­ner pues­to el cin­tu­rón, sal­tar­se un se­má­fo­ro, con­du­cir ba­jo los efec­tos del al­cohol o las dro­gas, no lle­var cas­co en mo­to, cir­cu­lar por un ca­rril prohi­bi­do o uti­li­zar el mó­vil al vo­lan­te. Des­de en­ton­ces, los con­duc­to­res eu­ro­peos que in­cu­rran en una de es­tas ocho san­cio­nes po­drán re­ci­bir en su do­mi­ci­lio la no­ti­fi­ca­ción del or­ga­nis­mo re­gu­la­dor de Trá­fi­co del país don­de la co­me­tie­ron -que ave­ri­gua la di­rec­ción del in­frac­tor por el nú­me­ro de ma­trí­cu­la de su vehícu­lo-.

En es­ta car­ta, que se en­via­rá en el len­gua­je del país del con­duc­tor, se ex­pli­ca la san­ción -ojo, aun­que la in­frac­ción con­lle­ve en Es­pa­ña la re­ti­ra­da de pun­tos, co­mo es­te pro­ce­di­mien­to no es­tá vi­gen­te en to­da Eu­ro­pa, no se le re­ti­ra­rán a ese con­duc­tor-, la for­ma de pa­go o, in­clu­so, có­mo pue­de re­cu­rrir­la si no es­tá con­for­me.

En cuan­to al pa­go de la san­ción, el mo­do va­ría en fun­ción del país del con­duc­tor -las multas re­cla­ma­das en Fran­cia, por ej., se abo­nan a tra­vés de una web- pe­ro, si el con­duc­tor no la pa­ga, pa­sa­rá a ser re­cla­ma­da por el Juz­ga­do de lo Pe­nal de la lo­ca­li­dad en la que vi­va que, en úl­ti­ma ins­tan­cia, po­dría lle­gar a em­bar­gar los in­gre­sos del in­frac­tor. ¿Una cu­rio­si­dad? La Ley es­pa­ño­la in­di­ca que só­lo se tra­ta­rán de co­brar las san­cio­nes co­me­ti­das por con­duc­to­res ex­tra­je­ros cuan­do su cuan­tía su­pere los 70 €.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.